Loading

Mal empiezan y terminan el año

El único Ayuntamiento que no hace ruido, es el de Candelaria.
El alcalde reelecto, Salvador Farías González, no se va a echar piedras encima. Sería tanto como reconocer que la regó. Es el único que en tres ocasiones ha estado en el cargo.
En los demás, llevan casi tres meses llorando los alcaldes, lamentándose que no hay dinero, que lo que si encontraron es un montón de deudas que los tienen atorados.
Cada tres años, la misma historia.
¿Para qué carajos contienden por las alcaldías, si se la van a pasar llorando?

Más información en la versión impresa…

  • OPINIONES
error: Content is protected !!