Loading

Ni la burla perdona

A las mamás divorciadas o separadas y a los pensionados, no terminan de pagarles.
A trabajadores que tienen etiquetados e identificados con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que solo cumplen con su labor para llevar el sostén a sus familias, desde octubre no les dan un centavo. Y a quienes han tenido la fortuna de sí, sus aguinaldos todavía no aterrizan.
Es decir, están jugando con las necesidades del trabajador y su familia, llegando a la humillación. La idea es fastidiarlos, vencerlos, para que se vayan solitos, sin las quincenas trabajadas (seis ya), sin prestaciones y sin finiquitos.
La cara contraria es que se acaban de autorizar un incremento salarial de seis mil pesos mensuales para el alcalde, que ganará poco más de 93 mil pesos, porque su bici lleva nitrógeno en las llantas y es caro; los directores pasarán de 44 mil a 56 mil y los subdirectores de 19 mil 800 a 42 mil pesos mensuales.

Más información en la versión impresa…

  • OPINIONES
error: Content is protected !!