Loading

Siempre hay otros: Las tres edades de la existencia

Como daba besos lentos duraban más sus amores.
Ramón Gómez de la Serna

n estos días recientes donde intentamos ordenar nuestras ideas, los pensamientos mágicos y los otros, buscando la mejor ruta, no de escape, sino de coincidencias para retornar al camino a esa inquebrantable rutina que luego se posa frente a nosotros.
Y nos resistimos a ser más de lo mismo. Las lecciones poco a poco se van digiriendo, asimilando a cuentagotas, en el craso error de pensarse que la memoria tiene que ver solo con el pasado.
Hemos dejado atrás incontables anécdotas, y ahora nos proponemos iniciar una etapa en el simplismo de la tercera edad, cuando las pausas son innecesarias y la vida corre sin matices ni pretensiones de sobresaliente.
Ayer compartíamos una frase en las redes sociales, donde la palabra clave es reconocer. Al derecho y al revés dice tal cual; reconocer.
Somos muy dados a justificarnos, a intentar sin éxito lograr metas inalcanzables, y cuando agotamos los tiempos de espera, desesperados por los suspensos de quien no resuelve, nos sentimos terriblemente frustrados, agobiados, y hasta hartos de la mentira maquillada.

Más información en la versión impresa…

  • OPINIONES
error: Content is protected !!