Loading

Nicaragua, al borde de una guerra civil

Por errores del gobierno, afirma el magistrado Rafael Solís; fue operador político y amigo de Daniel Ortega durante varias décadas

Managua, Nicaragua.— El magistrado nicaragüense Rafael Solís anunció su renuncia a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por estar en desacuerdo con las políticas del presidente Daniel Ortega, de quien era aliado, operador político y amigo personal desde hace varias décadas.
En una carta pública dirigida al mandatario y a su esposa Rosario Murillo, actual vicepresidenta, Solís lanzó duras críticas contra la pareja presidencial y advirtió que Nicaragua está al borde de una guerra civil a causa de la cadena de errores que se han cometido desde el “gobierno autoritario”.
Explicó que en tres ocasiones desde el inicio de la actual crisis pensó en dimitir, pero confiaba en que “el gobierno presidido por ustedes pudiera corregir los graves errores cometidos”. Sin embargo, agregó, “finalizó el año 2018 y nada de eso ocurrió; más bien todo lo contrario”.
Solís denunció que el gobierno “fue endureciendo sus posiciones hasta llevarnos a un aislamiento internacional casi total y no veo sinceramente la más mínima posibilidad que ahora en el 2019 se retome un verdadero y nuevo diálogo nacional que logre la paz, la justicia y la reconciliación en nuestro país”.
El magistrado detalló que su renuncia aplica también para “todos los cargos políticos, incluida la militancia en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)”, partido gobernante en Nicaragua y que llevó al poder a Ortega en 1979 luego de luchar por la vía armada.

OEA activa la Carta Democrática

La Organización de Estados Americanos (OEA) activó la Carta Democrática Interamericana contra Nicaragua para analizar la crisis sociopolítica en ese país desde abril de 2018, durante la cual han muerto más de 300 personas.
NOTIMEX

  • MUNDO

Historia Siguiente

Murieron 87 mil mujeres en 2017

error: Content is protected !!