Loading

Reviven últimas horas de Jesús con lavatorio de pies

La Catedral, iglesia de la Inmaculada Concepción, volvió a revivir el día previo a la Crucifixión de Jesús Cristo, cuando en un acto de humildad y amor lava y besa los pies de sus apóstoles, por lo que en las iglesias de la Diócesis de Campeche se rememoró La Última Cena.
Los católicos acudieron a la misa de las 18:00 horas, porque en el día de Jueves Santo los católicos recuerdan el triduo pascual, en la lectura del Evangelio, según San Juan, lo que representa la Pasión y Muerte de Jesús Cristo, con el Viacrucis y Crucifixión que se escenifica hoy, mañana con el Sábado de Gloria o Vigilia y concluye con el Domingo de resurrección.
El lavatorio de los pies de los apóstoles es un pasaje del Evangelio en donde, de acuerdo a los creyentes, es la enseñanza que hace Jesús de servir con humildad y de corazón, aunque se hace hincapié en que la fe hacia Jesús, no solo es en este acto de rememoración, sino que se debe procurar la virtud del servicio, todos los días y vivir como servidores unos de otros.
De acuerdo a lo expuesto por el sacerdote es “un signo de humildad, de servicio y de entrega. Es ese el punto clave”, pero también Jesús “nos dio esa fuerza, esa proyección para que seamos también como Él, con sentido de servir, amar y perdonar”.
En el Evangelio de San Juan la reflexión es hacia el miedo, la angustia ante la muerte, pero también la tristeza de la traición, la soledad y el compromiso por cumplir la voluntad de Dios.
Por lo que durante el sermón se exhortó a los fieles a no solo acudir a misa e estos días en donde se recuerda los días de la pasión y muerte de Cristo, como es la Semana Santa o en diciembre, sino demostrar que es un acto de fe y de amor por quien dio su vida por los seres humanos.
En este sentido la alegoría que ofrece Jesús de que pese a la traición de Judas le otorgó su perdón y ofrendó su vida. Insistió en que acudir a misa no debe ser una obligación, ni una costumbre, sino asistir a la eucaristía como un reconocimiento a la ofrenda que hace Jesús con su vida, y los dones que nos da como el pan del cielo y principalmente el signo de humildad al arrodillarse y lavar los pies de sus discípulos.

PROCESIÓN AL SANTÍSIMO

Al término de la celebración eucarística, luego del lavatorio de los pies, los creyentes con los sacerdotes realizaron la procesión del Santísimo.
Como cada año los fieles caminaron por la calle 10 hasta la 63 para dar la vuelta y retornar por la calle 12, donde se pararon para hacer una oración en la iglesia de San Roque o San Francisquito, como se le conoce.
Continuaron por esta misma calle y posteriormente hacer otra oración en la iglesia del Dulce Nombre de Jesús, para continuar el recorrido y doblar en la esquina de la 57 para rodear de nueva cuenta el Parque Principal y volver a la Inmaculada Concepción. WCV

  • CAMPECHE
error: Content is protected !!