Loading

Utilizan el Viernes Santo para manifestarse en contra del presidente de Nicaragua

MANAGUA, NICARAGUA– Las procesiones religiosas del Viernes Santo en la capital de Nicaragua adquirieron un tono político, ya que fueron aprovechadas por algunos para manifestarse contra el gobierno del presidente Daniel Ortega.
Mientras cientos de fieles caminaban en la tradicional procesión del Viacrucis hasta la catedral de la ciudad, docenas de manifestantes gritaban “justicia” y cargaban cruces de madera con los nombres de quienes fallecieron durante las movilizaciones del año pasado. Ondeaban la bandera nicaragüense, que se ha convertido en un símbolo de la oposición.
Cuando la protesta continuó afuera de la catedral, policías antimotines se movilizaron para dispersarla con granadas aturdidoras y gas lacrimógeno. Algunos manifestantes jóvenes arrojaron piedras e intentaron guarecerse entre los fieles tras las puertas de la catedral. La policía rodeó el lugar.
José Pallais, miembro del grupo opositor Alianza Cívica que ha participado en un diálogo con el gobierno, dijo que el nuncio apostólico Waldemar Sommertag estaba mediando entre las autoridades y la oposición para que los manifestantes pudieran salir a salvo de la catedral.
Posteriormente algunos inconformes salieron de la catedral, pero ya avanzada la tarde la policía seguía afuera del lugar y unos 100 manifestantes continuaban en el interior, temerosos de salir, señaló Pallais. Dijo que había oído de dos lesionados, incluida una mujer joven lastimada por una lata de gas lacrimógeno. AP

  • MUNDO

error: Content is protected !!