Loading

Siempre hay otros: La gran nota de sinceridad

En una sociedad moderna, cualquier delito tendría que tener una respuesta clara.
Ai Weiwei

Se han ido totalmente los primeros seis meses de la administración de la llamada Cuarta Transformación, encabezada por un cuestionable liderazgo, que impondrá a sus alfiles el día de mañana domingo 2 de junio, y ganará dos gubernaturas, una del centro del país, Puebla, y otra del norte; Baja California.
No hay nada oculto bajo el sol. Es obvio que la sociedad, 30 millones de ciudadanos mexicanos, nos dieron una gran lección en las urnas el año pasado, y no queremos ser aves de mal agüero, pero al parecer se equivocaron al votar por un tabasqueño alejado de la estruendosa realidad que vive el país.
Ayer viernes nos permitimos viajar a los municipios de Michoacán que están a poco más de dos horas y media de la capital del país, hermosos paisajes de nuestro México a lo largo de las autopistas, desde la que nos lleva a Querétaro, hasta la desviación para Guadalajara y Michoacán, impecables; un par de cuadrillas en mantenimientos de los fantasmas en una de ellas, nada extraordinario.
Nos adentramos a un par de municipios, donde la violencia ha sembrado sus reales, y es asombroso el silencio que debe tener en las noches sus calles, de arena aún; letreros viejos en sus tiendas, un par de puestos sobre la carretera de ida y vuelta, ya en un camino angosto, topes peligrosos, por lo solitario del camino.

Más información en la versión impresa…

  • OPINIONES

Historia Siguiente

Qué bueno

error: Content is protected !!