Loading

Siempre hay otros: Con gente de aquí y de allá

Alguien me dijo que vivo en un mundo de fantasía. Casi me caigo del dragón.
Anónimo

Estamos atrapados del todo, entre una enorme manifestación de alcances inusitados, que desquició gran parte de la capital del país y la zona conurbada de la Ciudad de México, y las fatalidades expuestas debido a la política migratoria de los Estados Unidos, que no respetan tratados internacionales, ni los derechos humanos.
Hacía mucho tiempo que no escuchábamos y sobre todo veíamos una declaración del presidente Donald Trump, que no nos sorprende por supuesto, porque es invariablemente predecible. Ataca a su vecino, porque no es su amigo, y en la relación de socios no lo respeta.
Del otro lado de la mesa hacemos el ridículo con discursos fuera de lugar, donde nada tiene que hacer el pueblo de México, que no quiere ni desea amistad con los estadounidenses, sino al menos que la relación bilateral conserve la identidad de una política de altura de miras y no un ridículo de ruegos ante el evidente daño con una sanción reversible, sí, pero tardía.
Así como Santiago Nieto se confronta con Alejandro Gertz por el protagonismo mediático, queriéndole quitar reflectores a las mañaneras, así también los republicanos y demócratas en el Congreso de los vecinos incómodos no hicieron la tarea de aprobar el nuevo tratado de comercio entre tres los países, y esas señales jamás las visualizaron los mexicanos extraviados en el limbo de la maquinación en contra de priistas y panistas en el Gobierno Federal actual.

Más información en la versión impresa…

  • OPINIONES

Historia Previa

Barandilla: Cerro de Paula

Historia Siguiente

Siempre hay otros: Punto de inflexión

error: Content is protected !!