Loading

¿Procederán?

Pues ahora sí una Comisión del Congreso del Estado hizo su trabajo. Al menos eso parece.
Obligados a esperar el desenlace, el final de la historia, para saber si lo hizo completo o fue a medias. O la Comisión sí y las otras instancias involucradas, no.
Suman 16 las denuncias presentadas en contra del exdirector y funcionarios del Instituto Estatal del Transporte, Candelario Salomón Cruz, por presunta venta de concesiones apócrifas y el expediente completo fue turnado a la Fiscalía General de Justicia, a la Contraloría, a la Auditoría Superior del Estado y a la Fiscalía Anticorrupción.
Estas instancias determinarán, con base en las investigaciones que hagan, si son, culpables o no; si procede inhabilitación o privación de la libertad.
Hay elementos suficientes para fincar responsabilidades, aseguró el presidente de la Comisión Especial para la Investigación y Seguimiento de los Sucesos Ocurridos en Escárcega, José Luis Flores Pacheco, secundado por Etelvina Correa Damián, Carlos Jasso, Luis Hernández, Dora María Uc y Álvar Ortiz.
Pedían entre 35 y 150 mil pesos para la entrega de concesiones y permisos.
“Preocupa que funcionarios públicos hayan violado la ley con acciones y omisiones, resultando vulnerados los derechos de quienes se dedican al transporte público”, sostuvo Flores Pacheco en la rueda de prensa ofrecida por los integrantes de la Comisión en la sala “María Lavalle Urbina” del Congreso del Estado.
Subrayó que “existen elementos suficientes para fincar responsabilidades a Candelario Salomón y colaboradores”.
La Comisión surge a raíz de un enfrentamiento entre taxistas y policías que se da en Escárcega, pero antes habían denunciado corrupción el actual director del IET, Juan José Castillo Zárate; un grupo de prestadores de servicio de Champotón acusó que fueron timados.
Y las denuncias surgen a raíz de que Candelario Salomón deja la dirección del IET y es nombrado subsecretario de Gobierno en la zona norte del Estado, de donde renunció por este caso y anunció que procedería contra quienes los acusan.
Hubo un impasse y muchos ya dábamos por archivado este asunto, basados en que Flores Pacheco reveló que había temor de los afectados a denunciar; por lo tanto no había el elemento principal para darle seguimiento.
El caso si prosperó y queda en manos de las segundas instancias, las encargadas de sancionar o desechar.
Esperemos que lleguen hasta las últimas consecuencias y se sancione a quienes defraudaron, porque varios vendieron lo que tenían con la esperanza puesta en que un taxi les cambiaría para bien la vida.

Más información en la versión impresa…

  • OPINIONES

error: Content is protected !!