Loading

Siempre hay otros: La obsesión del presidente

…Y si todos los demás aceptaban la mentira que impuso el Partido, si todos los testimonios decían lo mismo, la mentira pasaba a la Historia y se convertía en verdad.
George Orwell

La mayoría de los que piensan y razonan sobre las estrategias políticas más adecuadas justifican sus planes antes de iniciar una campaña y se van insertando o dejando de lado algunos considerandos, pero en el recuento del resultado final se debe observar no sólo el árbol que puede ser la victoria.
Hoy en México entre la crítica periodística se deja poco a la imaginación. Podría ser verdad que las cajas chinas han vuelto, por el grado de detonación y expansión de las noticias que conllevan su apertura, pero lejos de otorgar beneficios mediáticos incalculables por cierto, estarán los puntos finales, ahí donde hoy hay pausas no tan prolongadas.
Por más contradictoria que pueda parecernos la gestión del actual Gobierno Federal, no lo es, porque al final del camino lo que más importará serán los beneficios a la población más vulnerable, y los deportistas son una ráfaga de viento; lo que más importará es si le logran bajar dígitos a la pobreza, y los pleitos palaciegos serán anecdotarios.
La obsesión del presidente está centrada en dos ejes fundamentales, que trae desde su primera campaña política de 2006, primero los pobres y combatir en todos los sentidos posibles, y con los instrumentos del Estado mexicano la corrupción que se ha apoderado de casi todos los espacios político-administrativos, en una democracia echada a perder.
Se han corrompido las instituciones, las ha masacrado el dinero público, ese que presupuestan y que cada año, dentro del proyecto de presupuesto enviado por el ejecutivo a la Cámara de Diputados no se sabe de dónde va a salir el dinero para los hospitales, medicinas, vacunas, libros, escuelas, infraestructura, y sobre todo el enorme gasto corriente, donde por cierto no se trabaja por objetivos.
Cada inicio de periodo de sesiones en septiembre llegan cartas adelantadas a los reyes magos, que ni son reyes y que nunca han sido magos.
El incremento siempre es notable, para obras y servicios, y los ramos cancelados han sido parte de la negra historia de las canonjías no más permitidas, porque se utilizaban de manera discrecional para beneficio de los legisladores y en muchas ocasiones ese recurso no aterrizaba, se quedaba en el limbo de alguna cuenta en un paraíso fiscal, por ejemplo.
Los fracasos están ahí expectantes, dentro de una oposición hasta ahora silenciosa y marginal, apenas iniciado unos spots publicitarios de legisladoras panistas, nada extraordinario. Con ello no hay convencimiento de nada, más de lo mismo.
Tensiones no existen, porque toda pregunta tiene una respuesta, de que eso calle bocas o logre aminorar la exclusión de los denominados “intelectuales”, que no están más por ningún lado, lejos de los dos desplegados al inicio de este gobierno.
Para algunos expertos en temas financieros les es muy difícil explicar, los proyectos con PEMEX por ejemplo; otros tantos se dan de topes porque lo administrativo no ha llegado adonde el presidente ha instruido, pero no reparamos que nada ha sido nunca de la noche al otro amanecer.
México está con políticas públicas distintas, en un gobierno que le apuesta a un cambio con sentido humano, pero además sin triangulaciones que puedan derivar en otra estafa maestra.
Y nos queda claro que quien se retira, más allá de darse por vencido por las inercias que no lo dejaron operar de forma eficiente, son derrotados por ese tedio de no ver la salida de emergencia en caso de un brusco viraje más adelante

En primera línea

Las balaceras que continúan en los Estados Unidos pondrán más nervioso a Donald Trump, quien ahora tiene en su agenda discursiva a México cada 24 horas.
Seguramente le alcanzará para reelegirse, con lo cual tendrá que lidiar Marcelo Ebrard y compañía, muy dado a obtener de manera discreta resultados a favor.

  • OPINIONES

Historia Previa

Siempre hay otros: No discutamos

error: Content is protected !!