Loading

Siempre hay otros: Supongo que esa fue la pregunta

Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea.
Benjamín Franklin

Sin sentido del humor suponemos que la vida es todo menos eso, en el andar por todos los demás rumbos en las distracciones, a sabiendas que podemos claudicar, nos preguntan domingo a domingo hasta dónde es posible el aguantar de un pueblo en la pobreza.
Las medicaciones este sexenio no son válidas, las instituciones que se construyeron en una democracia imperfecta, insuficiente, pero al final de cuentas aquella que le brindó viabilidad al curso de la gobernabilidad, no se le puede menospreciar, menos aquilatar.
El poder de la justicia está también atravesando por caminos sinuosos, por avatares que pueden complicar aún más la situación de desconfianza, de encono, por la violencia, pero además por la no presentación de demandas, porque se pierde tiempo y hasta se está en desenlaces no previstos.
Hasta los días de asueto, descanso o necesarios para la recarga de las pilas para una semana más de actividades cotidianas, leemos problemas que están en ese tintero de las fatalidades, los suicidios, esos que habitan en la pobreza es el último recurso para escapar de ella.
Desafortunados quienes no tienen ni una sola oportunidad en la vida útil, aquella que al convertirse en inútil y ver que son una carga para esa familia que deben apoyar, moral y económicamente, desfallecen, escapan por esa única puerta falsa de la cual no se retorna jamás.
Leíamos ayer en uno de los diarios de circulación nacional eso y más, un joven de apenas 17 años, porque no encontraba trabajo y era el varón a la partida de su padre, por los motivos que usted guste, debilidades de la especie humana, donde todos los caminos se oscurecen, no hay alternativas, y una tarjeta mensual que no ha llegado, con unos cuantos pesos, no es solución.
La carestía de la vida es más que evidente, cada día observo más indigentes en las calles, deambulan por el día y por las noches donde el cansancio los atrape ahí se quedan, con unos cuantos cartones, si los hay y una cobija en el mejor de los casos.
Vaya que duele México, y a los niños y a los jóvenes les quieren vender la idea de ese México democrático, participativo, incluyente, proactivo, con miras al futuro, cuando el debate es cuantos pobres habrá al final de este sexenio, porque al parecer así se miden, no van por el aniquilamiento de la lujuria, esa que es acompañante del poder por siempre.
A casi nada de un primer informe de gobierno, con un estilo único, donde se responde desde la ambigüedad, porque las cifras no cuadran, y el circulante cada vez es menos, los mexicanos continúan intentando cruzar a los Estados Unidos, es una manera de escapar de esta cruenta realidad, todos corremos en un mismo sentido, porque no queremos ni deseamos escapar por la puerta falsa, pero habitamos entre falsedades de quienes nos engañan todos los días, y el retrato de sentir el piso frio lo vivimos domingo a domingo, en las compras para la semana, ahora si cada vez más a dieta por necesidad, por las contrariedades de alcanzar a comprar lo que antes comíamos.
Pobre pueblo, antes no era así, antes se confrontaba, no nos burlábamos de quienes pensábamos distinto, porque los datos son duros, rudos, y las preguntas deben ser en idioma español y respondido en el mismo idioma, pero se burlan desde el poder, unos cuantos tras bambalinas deben carcajearse de lo que estamos sufriendo.
Negocios todos, y la pesca es infame, nada a la vista, nunca alcanzaremos a los países desarrollados, porque vivimos en la pobreza de espíritu también, no competimos para ser mejores, sino para permanecer dentro de una cubeta de jaibas o cangrejos en el mejor de los casos.
Supongo que la pregunta que todos nos hacemos, es cómo es posible sí México es envidiado por países que no tienen lo que nosotros, en riquezas de todos tipo, que no voy a enlistar ahora, nos pasamos la vida en lamentaciones, a pesar de los esfuerzos por salir adelante. Grandes frenos nos contienen, porque no son capaces de aceptar la crítica.

En primera línea

Otras causas equiparan a la posible recesión, apuntes de un buen amigo con el cual ayer intercambié puntos de vista sobre los precios del barril de petróleo.
El precio de referencia del gobierno 55 dólares, y está oscilando entre 60 y 70 dólares en la exportación de la mezcla mexicana. Increíble que México desaparió de los diez primeros lugares desde el año 2014.

  • OPINIONES