Loading

Realizan misa en honor al Cristo Negro de San Román

“El creyente abandona su hogar para venir a adorar a Cristo. Él se ha quedado por nosotros y así como quiso ser clavado en la cruz, también quiso estar en el pan y en el vino y a través de él encontramos la luz que necesitamos para caminar todos los días. Pongamos en sus manos todas nuestras necesidades. También las de otros”, señaló el obispo de Campeche durante la misa en honor del Cristo Negro, antes de regresar a su altar.
Bajo el cobijo de las bendiciones del “Negrito”, sin importar el intenso calor del mediodía, los feligreses se mantuvieron en el atrio del santuario de San Román, donde se realizó la misa. En la homilía, el obispo de Campeche pidió por la paz y la seguridad que todos necesitamos, ya que “vivimos en un país que parece que cada día se desangra más y se despedaza”.
Indicó que en el Evangelio Jesús nos invita a seguirle: “Nos dice que seguirle a él es la condición para llegar a la vida y que hemos de estar dispuestos a dejarlo todo, absolutamente todo, para seguirle”.

Ser cristiano es un llamado a crecer como personas, a madurar, a ser responsables, a vivir en libertad, a tomar nuestras propias decisiones, a arriesgar. No es porque así ganemos el premio de la vida, sino porque esa forma de vivir es la vida en sí misma. El “designio de Dios”, como dice la primera lectura, es que vivamos en libertad-.
Dijo que Jesús nos invita a liberarnos de todas las ataduras que nos esclavizan: “Ser cristiano y seguir a Jesús tiene mucho que ver con aprender a ser libre y en libertad, descubrir que somos hijos de Dios y hermanos de todos. Jesús nos muestra el camino y nos enseña que sólo dejándolo todo podremos encontrarnos con la vida y la felicidad”.
Señaló que cargar con nuestra cruz significa aceptar nuestras heridas y limitaciones, nuestros errores del pasado, “no negarlas sino asumir que son parte de nuestra historia, de nuestro ser, y caminar con la mirada puesta al frente, confiando en que Dios curará todas esas heridas, confiando en que el don de la libertad, del encuentro gozoso con el hermano y con Dios, compensará con creces todo lo que hayamos dejado atrás”.
En el improvisado altar, el Cristo refulgía en su cruz de plata con el ropaje que hace un homenaje a nuestra cultura criolla, con una especie de rebozo a un costado y rematado con una flor realizada con el mismo ropaje.
El rector del santuario, Martín Mena, informó que el Cristo estará recibiendo a los gremios hasta el 29 de septiembre y después de 29 años retorna el gremio de ferrocarrileros. Dijo en 15 días se efectuará la procesión por del Señor de San Román por tierra y para evitar el sol la misa será a las seis de la mañana.
Recordó que el día 13 de septiembre se realizará la serenata al Cristo Negro a partir de las nueve de la noche y el día 14, a las seis de la mañana, Las Mañanitas para celebrar el aniversario 454 de su llegada a tierras campechanas. GK


error: Content is protected !!