Loading

Siempre hay otros: Una polémica, lodos actuales

La paz es mucho más que una toma de postura.
María Zambrano

Vivimos, o más bien sobrevivimos, en tiempos de zozobra social, incertidumbre económica, dudas políticas y hartazgo discursivo de quienes en un tiempo se pensó que se retrataba la esperanza de casi todo un pueblo pobre.
No es el principio de una novela trágica, ni mucho menos pretendo aquilatar un solo espacio para describir la decepción, como el amor al volverse desencanto; huimos despavoridos hacia el otro extremo de la inquietud, buscando un poco de calma, bendita calma que tanto nos hace falta.
La política en el mundo globalizado sufre de amnesia y recurren y caen en la perversidad de hacerse a los chistosos. Muestra de ello es Donald Trump, a quien por cierto le han ido saliendo competidores para noviembre del año próximo; ya empezamos a dudar de su reelección.
Sucede con Inglaterra. El paro del Congreso de tres semanas está dejando las primeras renuncias, resistencias, diferencias profundas de pensamiento, aún en lo radical de una derecha sin concesiones.
Y México no es la excepción, ante la crisis económica global que se viene cual tsunami en el 2020, y donde no habrá recursos suficientes en el Fondo de estabilización para enfrentarla, estaremos ante la peor recesión de la historia en los tiempos modernos.
Un presupuesto a la medida del traje de la cuarta transformación, ahorros considerables en casi todas las Secretarías, con tres grandes excepciones: Bienestar, Seguridad y PEMEX.
No tenemos buenos hábitos para el ahorro, y le fueron arrebatadas conquistas al aparato gubernamental, aquel que echaron literalmente a la calle, sin posibilidades de una oportunidad, ni de quedarse ni de irse con una liquidación que les permitiera abrirse camino entre tanto lodo.
Polémica ha desatado el proyecto de presupuesto enviado al Congreso de la Unión, un presupuesto para ser votado por una mayoría insensible a las causas que les permitió allegarse del poder político, y que se nota a leguas, muchos desobedecen los llamados de su presidente y hasta de los coordinadores parlamentarios.
Hay una enorme grieta que se está abriendo entre las tribus que se disputaban los espacios en el PRD, y que ahora jalan por debajo de todo lo visible, para llevar agua y recursos a sus Estados, a sus reductos de poder, y así intentar perpetuarse a lo largo de los próximos sexenios, mientras la población que aún les cree se lo permite.
Quizá nunca más hallemos la paz en este México pulverizado por la ansiedad de poder; quizá nunca más encontremos quietud dentro de este territorio pisoteado por la maldad y el crimen, porque no es prioridad del actual gobierno. No hay planes ni estrategias, no hay la menor señal de atención de pendientes, no hay una mejora ni la habrá, en la calidad de vida raquítica que hoy tenemos consigo, y no sabemos por cuánto tiempo más.
Sorprendidos por un proyecto de presupuesto con mayores alcances recaudatorios, más impuestos, nuevos impuestos, las concesiones de televisión, y la repercusión en los usuarios. Más de una televisión se apagará en muchos hogares, hasta la venta por catálogo será gravada, en detrimento de las amas de casa, de jóvenes que venden esos productos para ayudar en sus hogares y sus estudios.
Estamos ante más de ese neoliberalismo que dijeron nos iban a quitar, al que maldecían, con fluctuaciones del peso no creíbles, y desviando la atención produciendo nuevos billetes, más circulante, dirán, para el consumo interno, ese que se debilita día a día; perdemos el poder adquisitivo de lo fundamental.
Vaya que no tenemos remedio, porque todavía habitan los ultras las redes sociales, porque vivirán en un pequeño mundo de cristal, ahí donde no se dan cuenta de las maldades del infortunio, de las ociosidades del inquilino desconocido, y de los ricos de México sacando sus capitales a otros países y paraísos fiscales. Espantoso el caso.

En primera línea

Hoy casi todo es show, la declaración más absurda, el anuncio más pequeño, la actividad más normal, todo basados en convertir lo rutinario en extraordinario.
Otros tantos más saltan al ruedo sin toro de por medio; hay sequía en la fiesta que se pondrá brava, no solamente políticamente hablando en Campeche. Los más audaces afirman que ellos van. Tanta realidad me abruma.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!