Loading

Vecinos mantienen un rotundo no a reubicación

En un primer acercamiento con los 214 habitantes que poseen una propiedad ubicada en Santa Lucía, Bellavista, Camino Real y la Ermita con autoridades del Gobierno Federal, Estatal y Municipal que coordinan los esfuerzos del proyecto Tren Maya, se mostró la inconformidad de los vecinos por ser reubicados a otras zonas y se negaron a conformar un comité (cuatro hombres y cuatro mujeres), así como establecer mesas de trabajo.
En alrededor de una hora, en donde se les informó sobre la participación del organismo ONU Hábitat “Por un Mejor Futuro Urbano”, que forma parte del Programa de Naciones Unidas y cuya misión es promover cambios transformadores en las ciudades y los asentamientos humanos, los vecinos que se encuentran en las inmediaciones del proyecto expresaron su inconformidad, al considerar que es más costoso reubicarlos que construir nuevas vías fuera de la ciudad.

En la reunión en la que participó el enlace territorial del Tren Maya tramo Escárcega-Calkiní por parte de FONATUR, Xavier García Romero; el coordinador general del Tren Maya, Ramón Arredondo Anguiano; el delegado de la SCT en Campeche, Jesús Armando Araiza Armenta; y el director de ONU-Habitat para México, Eduardo López Moreno, los ciudadanos argumentaron que será complicado cubrir todos los aspectos, desde la parte laboral, educativa, entre otros.
Asimismo, externaron una vez más su preocupación por la presencia de las vías férreas dentro de la ciudad, recordando los múltiples accidentes del tren en esta zona que han causado daños en viviendas, y que, a tantos años, en lugar de retirar los rieles, hoy prefieren reubicarlos a ellos.
Aunque se les indicó que ONU-Habitat acompañará al Gobierno Federal de México, a través del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR), en la implementación del proyecto Desarrollo Integral Territorial y Urbano de la Región Sureste de México-Corredor Regional Tren Maya, que busca asegurar que durante el desarrollo del proyecto del Tren Maya se respeten los derechos humanos, se mejore la calidad de vida de todas las personas y se preserve el medio ambiente, el patrimonio cultural y la identidad histórica de la región, la postura general fue de rechazar la reubicación o realojamiento.
García Romero, al solicitar la conformación de un comité integrado por cuatro varones y cuatro mujeres, provocó el enojo de los habitantes, quienes gritaban que no aceptarían esta propuesta porque ellos quieren participar en todas las reuniones; además, se negaron a establecer mesas de trabajo para analizar cada una de las posibilidades que existen.
De la misma manera, aunque se informó que habrá más reuniones vecinales, no se estableció una fecha para un segundo acercamiento, aunque las autoridades coincidieron en señalar que en una primera reunión no se resolvería todo y, por el contrario, se reunirán cuantas veces sean necesarios, porque el objetivo principal recae en el bienestar de las familias. WM

  • CAMPECHE

error: Content is protected !!