Loading

Educar, una inversión siempre rentable

¿Los “Ni Nis” son un problema o un resultado?

Por: Socorro Quijano Villanueva

Es una constante advertir que los múltiples problemas de desocupación laboral involuntaria llevan a las personas a vivir una vida en que la esperanza se va tornando más difícil y los vicios o actividades ilícitas, a causa de la necesidad económica, van poniendo en peligro el equilibrio social.
Esta semana, leyendo Sobre la educación en un mundo líquido de Zigmunt Bauman me encontré estos interesantes datos :
“En el informe “Pas de rentrée pour les “Ni Nis” “Le Monde explica la historia de Yetzel Decerra, un chico de 17 años que vive con sus padres en el norte de México y que es uno de los activistas del Movimiento de Aspirantes Excluídos de la Educación Superior, fundado en el año 2006. “En la escuela pública no hay lugar para mí, no hay lugar para estudiar en una escuela privada, y tampoco hay trabajo.” Decerra habla de las dificultades de su condición y de la de los cientos de miles de compañeros de miseria. Las universidades estatales son de calidad alta, pero son muy pocos y, desde luego, resultan de acceso muy remoto (de los 122,750 que este año presentaron solicitud para entrar en la Universidad Nacional Autónoma de México, sólo 10,300 consiguieron plaza; si se hacen cálculos a escala nacional, resulta que sólo uno de cada tres candidatos puede tener la esperanza de ser admitido) De los veintiocho millones de mexicanos que están en edades comprendidas entre los 15 y los 29 años, diecinueve millones no asisten a ninguna institución educacional, mientras que siete millones y medio buscan en vano un empleo. El Movimiento de Aspirantes Excluídos de Decerra lucha por conseguir plaza universitaria para doscientos mil jóvenes que carecen de medios económicos, pero que están ansiosos por estudiar.
Este panorama y las voces que lo habitan son similares desde el Hudson hasta el Vístula, pasando por Ciudad de México. Y lo que se oye en todas partes es el ensordecedor estrépito de puertas y candados que se cierran y se atrancan, en el desagradable cuadro de una situación en la que la cantidad de esperanzas frustradas se amontona y aumenta con rapidez.”

Niveles de ayuda

¿Cómo podemos ayudar la gente de a pie a solucionar lo que no han podido hacer las autoridades?
Al parecer abrir más escuelas y universidades económicas puede ser una solución, darles ayuda monetaria durante un tiempo mientras se inscriben a una universidad también parece lógico, pero, de fondo, ¿cuál es el problema? Que los recursos para educación no llegan a su destino, el recorte mismo de este dinero afecta el ámbito educativo o ¿será que el resquebrajamiento de la familia y de la educación básica y Ética que conlleva es el origen? ¡Yo, pienso que sí!
En la familia y desde la familia se aprende a ser honesto, a estudiar, trabajar y divertirse ordenadamente.
Pero, esta es una solución a largo plazo y a menor tiempo, ¿cómo podemos ayudar?
Recientemente, escribí una larga lista de proyectos de ayuda integral y social que sacan adelante monitores voluntarios de varios países del mundo. Cfr. El amor puede más.
Sería muy oportuno, organizar una lluvia de ideas para ayudar a resolver la situación de los NI Nis ya que la duración de sus circunstancias puede revertirse en mayor violencia social.


error: Content is protected !!