Loading

La ciudad luce semivacía

Mientras que en el mercado principal Pedro Sainz de Baranda se reporta la caída de las ventas entre 50 y 90 por ciento, y más de la mitad de los locales cerrados por la crisis provocada por la pandemia del Coronavirus COVID-19, la otrora bulliciosa avenida Gobernadores, una de las arterias más importantes de la ciudad y que registra el mayor comercio, lució con poca carga vehicular y decenas de comercios bajaron sus cortinas al igual que en varias zonas de la capital.
Durante un amplio recorrido por el principal centro de abasto de la capital, se pudo corroborar que los empujones y pasillos repletos de gente son cosa del pasado. La nueva realidad son puestos cerrados, poca afluencia de los compradores y decenas de personas que no están generando recursos.
El presidente de los introductores de aves, Óscar Quijano Torres, confirmó que “la venta de pollo y gallina se ha caído en un 50 por ciento; esto apenas comienza y no sabemos hasta cuándo se va a prolongar; la gente viene, compra y se va rápido a sus casas. Hay temor por el virus”.
La reja de huevos se sigue vendiendo en 60 pesos, mientras que el kilo de pollo se comercializa en 44.90.
Las tradicionales venteras de frutas de temporada están ausentes; las carnicerías están cerrando, así como la zona húmeda y la denominada Sombrilla. El mercado está deteniendo su actividad.
Marbella Martínez, que se dedica a la venta de limones y otras frutas, confirmó que “la gente no sale por temor a la enfermedad; nuestras ventas están por los suelo, el mercado se ve triste por la falta de gente”.
El locatario Carlos Carreño Rosas, quien se dedica a la venta de gafas y otros artículos, dijo que “las ventas cayeron en un 90 por ciento. La preocupación es que tenemos que pagar los impuestos y la energía eléctrica; le pagamos hasta mil pesos a la CFE, los impuestos municipales. La verdad que está crítica la situación”.
El área de venta de ropa prácticamente se encuentra cerrada; las coctelerías y los puestos de venta de antojitos lucen con muy poca ocupación. Hasta Chucho, el vendedor de condimentos se ha visto afectado por la poca presencia de compradores.

SEMIVACÍA LA CIUDAD

Además de la avenida Gobernadores semivacía, la escena se repite en las calles del Centro Histórico, donde hoteles, restaurantes y comercios en general está sintiendo la segunda semana de poca ocupación y bajas ventas, incluso algunos negocios cambiaron los horarios y estarán trabajando únicamente de 10 de la mañana a seis de la tarde.

La Plaza Galerías mantiene sus puertas abiertas, aunque al interior hay pocos locales abiertos. El estacionamiento luce vacío.
La avenida Central y la avenida López Mateos de igual forma registraron poca carga vehicular y si muchos comercios cerrados.
El presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios Turísticos (CANACO-SERVITUR), Jean Dubar del Río, hizo un llamado a los establecimientos que aceptan “los vales CANACO que sigan recibiendo esa forma de pago, porque muchas personas los están usando para hacer sus compras ante la contingencia”.
Reconoció que “el comercio en la ciudad se ha visto seriamente afectado, pero tenemos que resguardarnos por la pandemia, en los próximos días estaremos hablando de los números por las pérdidas económicas”.
Don Gerardo, quien tiene un puesto ambulante cerca del IMSS, dijo que “la situación se está complicando para todos, no hay ventas, la gente que tiene sus tienditas se comenzarán a comer sus productos, habrá gente que está pidiendo préstamos, ya vimos que ha comenzado la emergencia, pero no sabemos para cuándo terminará”.

  • CAMPECHE

error: Content is protected !!