Loading

entre líneas: Ya llegó

Así tenía que ser, tarde o temprano.
Ahora hay que convivir y sobrellevarla con el virus.
Al final será más la sicosis social
creada.
Al final los daños económicos serán mayores y se están teniendo desde ya. Se están reflejando en los bolsillos, en la quiebra de empresas, el despido de personal, el aumento de los precios de productos de la canasta básica, desabasto de otros, endeudamiento, cierre de bancos y descapitalización.
Avanzan simultáneamente con el contagio y los muertos.
Para cuando el coronavirus deje de ser noticia y de ocupar las primeras plantas de los periódicos, las consecuencias negativas estarán pegando con mayor fuerza a los hogares de este país.
Estamos hablando de recesión, que tendrá efectos mayores que, obviamente se reflejará en todos los sectores. Más, por supuesto, en los vulnerables.
Si quiere amortiguar los daños severos, el Gobierno de México debe liberar la inversión pública, dejar de regatearla, olvidarse de los subejercicios y fortalecer el consumo interno. Apuntarle a las obras y otros sectores estratégicos que permitan mover la economía.
Los gobiernos estatales y municipales deberán hacer a un lado los gastos de ornato para destinarlos a los sectores productivos y los que dinamizan la vida económica, para hacer menos pesada la carga que se tiene y la que está por venir, para apoyar a los afectados.
Los efectos negativos se están resintiendo con fuerza en los sectores que mueven a este país, como las remesas que envían nuestros paisanos avecindados en los Estados Unidos y la industria turística, con el cierre de hoteles y restaurantes, que son nada menos que los principales generadores de ingresos.
El problema generado por la pandemia apenas se está mostrando al mundo y al país, pero los mayores efectos negativos se resienten en donde las finanzas son débiles.
El Gobierno de México no debe ser insensible. A la par con la liberación de la inversión pública, debe motivar a la iniciativa privada, no desalentarla como lo está haciendo actualmente.
Los incentivos fiscales, postergar o posponer pagos de impuestos serán buenos paliativos para la compleja situación actual, que se prolongará a los próximos meses y años.
Estamos ante una situación inédita en los últimos 50 años y de ese tamaño es el problema.

Contra la pared

La industria, el comercio y los prestadores de servicio en Campeche están contra la pared.
La inactividad es patente y latente.
La reducción de la plantilla laboral, la nula ocupación hotelera, la escasísima presencia de comensales en restaurantes y las bajas ventas, son malas noticias para una economía que está cimentada en una nómina quincenal mermada, que padece ya el impacto negativo, que seguramente se agravará en las semanas por venir y que por lo mismo el tamaño del problema es enorme y será complejo salir del mismo.
Los gobiernos estatal y municipales tienen retos importantes a partir de ahora, para aminorar los efectos negativos.

La profeco brilla por su ausencia

Aprovechando la contingencia se han elevado los precios de los productos de la canasta básica como los huevos, la tortilla, el arroz y el frijol, con los consecuentes perjuicios para las personas de escasos recursos económicos, que son los más afectados por la crisis propiciada por el coronavirus.
No se diga del gel de alcohol, las toallas desinfectantes y hasta el papel higiénico, ya que la sobre demanda y las compras de pánico propiciaron desabasto y que vivales incrementaran los precios hasta en un 500 por ciento en el caso de los dos primeros.
Pues la Procuraduría Federal del Consumidor, que dirige acá Miguel Ángel Moreno Muñoz, que debiera estar frenando estos abusos y gandallismos, defendiendo al consumidor, está practicando a la perfección la política de la avestruz, con eso de que el coronavirus se contagia por boca, nariz, ojos y oídos.
No puede pretextar que estaban en cuarentena o cumpliendo con el “descanso obligatorio” decretado por el Gobierno de México, porque el problema mayor ocurrió en la primera quincena del mes en curso, cuando en Campeche no se había detectado un solo caso del coronavirus.
Lo mejor es que los abusos continúan, pero el personal de PROFECO que dirige sigue desaparecido y deja sin protección a los consumidores.
Así, ¿cómo para qué sirve la Procuraduría? y ¿para qué seguirle pagando a quienes no cumplen con la función encomendada?
¿De qué sirve que amenacen con imponer multas de hasta cuatro millones de pesos, si los abusos se están dando y no proceden?

Los excesos

A eso se ha llegado y no tienen toda la culpa los alcaldes, si mucho el miedo que se ha generado a partir del inicio de esta contingencia, que no es lo mismo que exhortar a la prevención para evitar el contagio.
Comenzó en la Junta Municipal de Bécal, Municipio de Calkiní, donde llegaron turistas procedentes de Holanda, quienes pasearon sin ningún contratiempo, compraron artesanías y se retiraron, dejando el temor entre la población, mismo que los llevó a cerrar la “entrada al pueblo” y los siguientes extranjeros, con la pena tuvieron que regresar por donde vinieron.
La semana que terminan los imitaron los Ayuntamientos de Calkiní, Hopelchén, Candelaria, Calakmul, Tenabo y Hecelchakán.
Estos dos últimos llegaron a los extremos: nadie que no sea vecino, habitante o poblador puede pasar, sea familia o esté de paso.
Es exagerado, porque si algo mueve dinero en Hecelchakán es la venta de cochinita todos los días. Centenares de personas hacen parada en el centro de la ciudad. La historia se repite en Pomuch con el pan.
De por si la situación no está para rechazar lo poco o mucho que ingrese; con esto se cierra la puerta a recursos muy necesarios en estos momentos.
En fin, que todo sea por la salud.

Un virus, uno solo

Tiene en jaque a todo el mundo y a sus respectivos jefes de Estado.
Lo que tanto habían intentado sus opositores, sin éxito, que el presidente Andrés Manuel López deje de marcar la agenda nacional, lo ha logrado el coronavirus, que lleva varias semanas en el país como el tema y personaje principal.
Junto con el movimiento de mujeres, que para decirlo en el lenguaje de su deporte favorito, le recetó un “chocolate caliente”, le han reducido la presencia y la popularidad.
Doloroso sin duda para quien está acostumbrado a ser el centro de atención.
Una encuesta realizada por GEA y Asociados y cuyos resultados fueron dados a conocer en la semana que terminó, muestra una caída en la popularidad del Presidente de la República, al 47 por ciento.
En diciembre del 2018 el 59 por ciento de la población aprobaba la labor del mandatario; en junio del 2019 subió exponencialmente al 66 por ciento y este mes se redujo 19 puntos porcentuales. Si el comparativo lo hacemos de marzo del 2019 con 64 por ciento a marzo del presente año con 47, la caída es del 17 por ciento.
Y esto viene ligado a diferentes factores, que tienen que ver con la situación económica y la inseguridad, dos puntos en los que la población votó, porque ofreció mejorar la primera y reducir la segunda. En este sentido la “esperanza” de que así ocurriera al inicio de su administración era de 48 por ciento y al día de hoy es del 34; en tanto el enojo pasó del 12 por ciento al 26; la preocupación se mantiene y el miedo ha aumentado un punto.
La aprobación incondicional al tabasqueño inició con un 25 por ciento y hoy se sitúa en apenas el 16 por ciento; la desaprobación comenzó con el 20 por ciento y hoy en día ha crecido al 46 por ciento.
Quienes creen que el país va por el rumbo correcto cayó del 60 por ciento en marzo del 2019, al 37 por ciento en el mismo mes de este año; mientras que quienes creían que iba por el rumbo equivocado creció del 25 por ciento al 48, casi el doble.
Respecto al tema de la inseguridad, el 68 por ciento respondió que es muy grave y el 26 por ciento algo grave, solo el 3 por ciento considera que es poco grave.
Finalmente, en el tema que anda en boca de todos, el 54 por ciento cree que la información que tienen es insuficiente, el 32 que es suficiente y el 14 no sabe.
Así anda Amlo en estos días.

Pregunta

¿Será cierto que los diputados locales no sesionarán, para evitar que los presionen para donar un mes de dieta para apoyar a las personas vulnerables y que están atravesando por una difícil situación?

No es el único

No obstante, no es el único damnificado.
A los dirigentes de los partidos de oposición los han tundido en redes sociales ante las críticas vertidas contra el Gobierno de México por la estrategia seguida para la prevención y combate, porque en su momento, cuando estuvieron en el poder asumieron acciones similares y tardías.
Incluido el expresidente Felipe Calderón Hinojosa, a quien le recordaron que durante la emergencia propiciada por la influenza AH1N1 en el 2009, pretendió minimizar el problema, hizo muy poco para evitar la propagación y el resultado es que murieron más de mil 300 personas.
La economía, le recordaron, cayó -6.5 por ciento del Producto Interno Bruto.

Las ocurrencias

Laura Rojas, presidenta de la mesa directiva de la Cámara de Diputados federal, propuso una reforma para que los legisladores sesionen a distancia en casos excepcionales, como el momento que se vive en la actualidad con el virus contagioso.
La idea no es mala. Lo malo sería que sesionen a distancia (cada diputado desde su casita emitiendo votos y participando en asuntos generales), pero exijan les paguen boletos de avión y gastos de representación. Que lo van a hacer, aunque no viajen, aunque no tengan que pagar comidas y otros fuera de su Estado de origen.

Los hazmerreir

Ambrocio López y Jorge Nordhausen para adelantarse a sus compañeros y mostrando que siguen las recomendaciones preventivas contra el coronavirus, subieron fotos con sus cubrebocas y guantes puestos.
Lo curioso es que ambos se los colocaron al revés y ya sabrán cómo les fue en las redes sociales.

Lo que son las cosas

Las gasolinerías que están dando más baratas las gasolinas en el Estado no pertenecen a los grupos que son propietarias de la mayoría.
No les interesa competir y se vieron obligadas a bajarle, no en la proporción de la de Atasta, Seybaplaya y Calkiní, que son la que más baratos expenden los litros de Magna, Premium y diésel, sino porque la afluencia de clientes les ha bajado de manera importante.
Supuestamente no están permitidos los monopolios, aunque la realidad es otra. Un grupo que maneja tres franquicias diferentes se tardó en bajarle a los precios y cuando lo hizo no fue en el porcentaje de las arriba señaladas.
Agréguele que sigue vigente la duda de si los litros que vende más caros, están completos.

Pide apoyar y da con el palo

El alcalde de Campeche, Eliseo
Fernández, es todo un caso.
No deja de subir videos a las redes sociales pidiendo a la Comisión Federal de Electricidad, la Procuraduría Federal del Consumidor, a los empresarios y al Seguro Social que apoyen en esta emergencia, pero no predica con el ejemplo.
Manda a cortar el suministro de agua a quienes no han pagado el primer bimestre de este año, cuando sabe perfectamente que los campechanos están atravesando por una situación extraordinaria, donde escasean los ingresos económicos, no hay circulante y por lo mismo muchos prácticamente están sobreviviendo.
Manda a clausurar negocios (la mayoría micros y familiares) y “corretea” a los locatarios de los mercados, que deben de trabajar todos los días para darle de comer a sus hijos.
Manda a prohibir la venta de tortillas en las tiendas de abarrotes y quiere obligar a los industriales de la masa y la tortilla a bajarle el precio al alimento.
Está poniendo el último clavo al ataúd y eso que a la peor parte del problema económico todavía no llegamos.
Hay que predicar con el ejemplo, no hacer todo lo contrario.

Saqueo

Las malas prácticas tienden a imitarse más rápido que cualquier otra cosa.
En Ciudad del Carmen se formó un grupo de WhatsApp que azuzaba para saquear los supermercados, más que por necesidad, aprovechando la situación que se vive y por el hecho de la notoriedad.
Afortunadamente fue detectado a tiempo por la Policía Cibernética del Estado, la que frustró las intenciones de estos sujetos, que seguramente lo volverán a intentar ante la difícil situación que se avecina y por el hecho de que las autoridades federales, estatales y municipales tienen centrada la atención y sus acciones en el virus.
Las autoridades policiacas estatales deben proceder como lo han hecho en otras entidades de la República, donde sí se consumaron los saqueos: fueron a buscar a los organizadores hasta sus viviendas, encarcelando a los cabecillas.
A otros les advirtieron de los castigos a que se harán acreedores en caso de llegar al saqueo.
Es mejor prevenir, así estarán advertidos los organizadores, para que luego no digan que no sabían. O que lo hicieron como una “broma”.

MORENA, en picada

De acuerdo con la encuesta de la GEA-ISA, MORENA ha estado disminuyendo notablemente la ventaja que tenía sobre el resto de los otros partidos políticos, además que su imagen se ha deteriorado en el último trimestre.
Así, en tanto que en noviembre del 2019 el 30 por ciento de la población se identificaba con MORENA, el 16 por ciento por el PAN, el 10 por ciento por el PRI, el tres por ciento por el PRD y el uno por ciento con otros partidos, en febrero del 2020 el apoyo al partido guinda disminuyó al 26 por ciento, el apoyo al PRI subió al 18 por ciento, el PAN y el PRD se mantuvieron en 16 y tres por ciento respectivamente.
Respecto de su imagen, de tener el 41 por ciento de aprobación en el segundo trimestre del 2019, descendió hasta en uno por ciento en el primer trimestre del 2020. El PRI tuvo -46 por ciento en ese mismo periodo y descendió al -34 por ciento también en el primer trimestre del 2020. El PAN tenía -26 por ciento en el segundo trimestre del 2019 y subió al -30 por ciento en el primer trimestre del 2020.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!