Loading

Sin repuntar venta de pescados y mariscos

Aunado a que el respeto a la Cuaresma ha disminuido en los últimos años y ahora en plena pandemia del COVID-19, los expendedores de pescados y mariscos, a poco más de un mes de haber iniciado el periodo del ayuno católico señalaron que la venta de los productos de mar “no levanta en el principal centro de abasto, que algunos achacan al poco nivel adquisitivo de los campechanos, otros a la pérdida de las creencias religiosas y principalmente a la contingencia actual del Coronavirus.
Según expendedores de estos productos marinos, la poca afluencia de personas ha provocado una caída drástica en la actual temporada cuaresmal, afectando severamente sus bolsillos por los pocos ingresos que obtienen al día.
Porfirio Acal confirmó la escasa demanda de especies de escama que se viene arrastrando desde hace varios años y a cuatro semanas del inicio de la Cuaresma 2020, la situación se ha recrudecido en el principal centro de abasto.

“Ya son varias semanas en que la venta está mal, y de todo el producto que ofrecemos solo logramos vender un 20 o 30 por ciento”, expuso, al lamentar que la crisis de salud por el Coronavirus los ha golpeado fuertemente, pues ‘los pasillos están vacíos y no hay gente, pese que mantenemos precios accesibles para nuestros clientes’.
Reconoció que todos los comerciantes han hecho un esfuerzo por mantener los precios estables, aún y cuando algunos han encarecido por el desabasto provocado por el virus; sin embargo persiste la ausencia de gente en el mercado principal, además de que esta creencia católica no es muy practicada por las nuevas generaciones.
“La gente ya no viene, más ahora con el tema del Coronavirus y a ello le sumamos que casi no se respeta la Cuaresma, ya es como cualquier otro día, solo en vacaciones viene gente de fuera y consume camarón, pescado y otros mariscos, pero con este tema de la contingencia de salud será difícil ver un repunte”, sentenció.
En el ‘Pedro Sainz de Baranda’ se pueden adquirir productos de mar como el cazón fresco, cuyo precio oscila entre los 50 y 65 pesos el kilo, el asado entre 120 y 140 pesos; además del camarón que varía de 160 a 180 pesos, el caracol negro a 100 el kilo, y pescados como el chac-chi a 50 pesos siete piezas.

  • CAMPECHE

error: Content is protected !!