Loading

Se quejan locatarios por las bajas ventas

Pese a que se mantienen las quejas por parte de algunos locatarios por la falta de ventas en el mercado principal “Pedro Sainz de Baranda”, sobre todo por las restricciones, los baratilleros piden que se refuercen las medidas; mientras que tres comerciantes exigen que les dejen abrir sus puestos que fueron clausurados por el Ayuntamiento.
En un recorrido de CRÓNICA por el mercado principal “Pedro Sainz de Baranda”, se corroboró que a pesar de ser fin de semana no se registró tanta afluencia de compradores, lo que se atribuyó a que nos encontramos a mitad de quincena, además de que el COVID-19 ha impactado en la economía de las personas, por lo que no hay dinero.
“Hay poco movimiento y se podría poner peor, porque la crisis generada por el coronavirus aún está comenzando, luego de dos meses de parálisis la situación podría empeorar, la gente no tiene dinero para comprar, no hay trabajo”, sostuvo el comerciante de aves, Óscar Quijano Torres.A diferencia de otros fines de semana, el Pedro Sainz lució con regular afluencia. Los pasillos no estuvieron abarrotados, la gente no respetó al 100 por ciento la sana distancia, aunque todos usan cubrebocas, ya que es uno de los requisitos en los filtros que se mantienen en las cinco entradas autorizadas.

BAJA EN LOS PRECIOS

Otros locatarios de este centro de abasto, destacaron que hay algunas bajas en los precios, situación que no ocurre de manera seguida. La reja de huevo bajó de 64 y 60 pesos, hasta en 53 y 55 pesos, los huevos más chicos se venden en 50 pesos por reja.
En tanto, el kilo de pollo bajó de 44 y 45 pesos a 38 y 40 pesos, aunque se podría dar incremento de 50 centavos a partir del lunes, según confirmó Quijano Torres.
Mientras que, el kilo de tomate -que hace unas semanas alcanzó los 30 pesos, cuando comenzó la contingencia-, se vendió en 20 pesos; la cebolla blanca bajo a 10 pesos por kilo, cuando se vendió en 18 pesos, es decir, un 80 por ciento menos.
El kilo de limón paso de 18 y 15 pesos, a siete y ocho pesos, bajo más del 50 por ciento.
La baja en los precios, de acuerdo a los comerciantes, se debió a que se están liberando carreteras y caminos, lo que permite la salida de los productos que habían comenzado a escasear.

MEDIDAS SANITARIAS INSUFICIENTES

Al considera que solo aplicar gel antibacterial y tomar la temperatura no ha sido suficiente para evitar que los ciudadanos continúen aglutinando el mercado principal “Pedro Sainz de Baranda”, lo que pone en riesgo a los comerciantes de la tercera edad, el líder de los baratilleros de esta central de abastos, José Felipe Ehuán Chan, pidió reforzar las medidas de control de acceso a este espacio.
Ehuán Chan indicó que los fines de semana se puede ver a decenas de campechanos que ingresan al mercado principal de la manera más fácil, sin restringir el acceso a aquellos que acuden con su familia completa incluidos sus hijos.
Manifestó que la necesidad de adquirir los alimentos la tenemos todos, sin embargo, hay que ser conscientes de que no podemos ir con la familia entera ni al mercado ni a cualquier otro lugar, “porque nos ponemos en riesgo y en el mercado de nada sirvió poner vallas y cerrar algunos locales por que la gente sigue llegando y abarrotan los pasillos”.
Llamó a las autoridades municipales y de salud a reforzar el control de acceso al mercado y que se vea reflejado cuanto antes, pues de lo contrario se corre el riesgo de que no descienda el número de contagios y Campeche continúe en semáforo rojo.

SIN RESPUESTA

A 10 días de que inspectores del mercado principal “Pedro Sainz de Baranda”, desalojaran y clausuraran los espacios en donde vendían legumbres los huacaleros María Pat Collí, Yadira del Carmen Ordóñez Trejo y Renato Noh Tamayo, la Subdirección de Mercados del Ayuntamiento de Campeche no ha resuelto este asunto, en tanto los afectados continúan sin trabajar. En un recorrido de CRÓNICA por uno de los pasillos del principal centro de abasto de la ciudad, se encuentran algunos huacales con los sellos de clausurado, los cuales fueron colocados desde el pasado 13 de mayo. Son espacios de varios metros que se mantienen desocupados, debido a que no permiten que se coloque la mercancía de los afectados.
En entrevista, Noh Tamayo, a quien se le identifica como el líder de las huacaleritas, recordó que fueron víctimas de los inspectores de la Subdirección de Mercados del Ayuntamiento de Campeche y de su titular Eleazar Herrera Vázquez, quienes se la pasan amenazando a los locatarios.

  • CAMPECHE

error: Content is protected !!