Loading

Siempre hay otros: Entre soledades, según pasan los años

De buen gusto es callar como la piedra.
Eliseo Diego

Hay quien asegura que las desgracias se atraen. A dos años de distancia hoy de la vuelta al pasado, con más de medio gabinete desgastado por el acumulamiento de pecados, sin penitencias por cierto, porque hoy todos son absueltos, más los malos que los buenos.
Nada se parece a lo que esperaban quienes aseguran votaron por otro cambio más, cifrado en una esperanza acotada por derrotas consecutivas, pero donde desde las instituciones se brindó certeza, aquella que no tenía el país en el mismo gobierno, que calificaba elecciones, siendo juez y parte.
Peligros a la vista en esas interminables mañaneras, donde se nota cuanto daña la soledad y el triunfo suspendido, porque lejos de avanzar, la justificante perfecta es la pandemia, “como anillo al dedo”, para culpar de la falta de empleos, la crisis económica, pero no todo lo demás.
Se criticó desde esa izquierda cómoda que señalaba al neoliberalismo como el mal de México, y que había que exterminarlo, porque le brindaba contratos por asignación directa a sus más cercanos, ahora eso es multiplicado y casi no hay convocatorias abiertas en las obras de infraestructura, todo en la opacidad, en el descaro que tanto señalaron.
Culpables siempre hay, pero más al final de cada sexenio, en el transcurso de los años que están en las mieles del poder, todo se niega. Se le culpa a esa maldita corrupción que no nos deja en paz, los conservadores ahora son liberales, y a estos se les acusa de lo que ellos son; son juegos perversos del lenguaje político, que aguanta eso y más.
Resultados positivos no los hay; ni una carretera nueva, ni una sola familia ha abandonado la pobreza extrema, los jóvenes se quedaron sin becas al extranjero, los niños con cáncer sin medicamentos, los médicos mexicanos sin empleo, porque se les dio a los cubanos que son aprendices, y las obras a los cuadernos de doble raya, los mismos que usurparon el poder y su disfrute en los años recientes. Los nombres y apellidos son de todos conocidos.
Pueden ser proféticas las palabras de uno de esos discursos del dirigente nacional priista. Morena será un ave de paso, por ahora es de tempestades sin enviar a los estados afectados por estas recursos de un FONDEN desfondado, al cual únicamente le dejaron tres mil millones de pesos en 2020, y apenas inicia la temporada de ciclones.
Ayer un año de una Guardia Nacional creada con elementos del Ejército Mexicano, la Marina y la Policía Federal, entre otras corporaciones policiacas. Son los mismos que han sido agredidos por la violencia de los malos, a esos que hay que perdonarle todo, no responder, dejarse robar las armas como ha sucedido, y no hay reacción.
Alfonso Durazo Montaño es uno de los peores servidores públicos de la 4T, expriista, exsecretario particular de Vicente Fox, inoperante, engreído, ignorante de los temas de la seguridad nacional, puro rollo en sus participaciones mañaneras, el compromiso es Sonora, si así lo permite Ana Gabriela Guevara, y veremos ahí en esa posición seguramente a alguien que si conozca de lo que se trata la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, un engendro que no hace nada, ni boletines de prensa.
La gran decepción PEMEX y su director, que ha ido cancelando contratos, dejando sin empleo a miles de trabajadores petroleros, tanto en esa empresa como en el sector privado, al hacerle efectivos esas suspensiones, y no reclamen, sino no se les dará nada en el futuro se advierte.
La Función Pública en esa duda del enriquecimiento inexplicable desde la academia; la CFE y las dudas de quien hizo que se cayera el sistema en 1988, y así la lista es interminable de quienes acompañan a un López Obrador en solitario, extraviado, sin cubrebocas, al parecer tentando al contagio, para quizá ser mártir.
Imperdonable mucho de estos dos años en un triunfo que imaginábamos sería diferente, pero es tal el desgaste que pareciera que van diez años y no dos.

En primera línea

Más de 15 personas para una entrega con recursos públicos, provenientes de los impuestos de los ciudadanos cumplidores, pero no es de ida y vuelta.
Fatalidades al margen de las inoperancias, así sentimos las decisiones a media luz, entre el bochorno de un calor sofocante y la soledad de las noches en el encierro.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!