Loading

Campeche volvería al semáforo rojo

Ayer se registraron 88 casos y 7 defunciones

Aunque oficialmente no se ha dado a conocer, el Estado de Campeche regresaría al semáforo rojo por el aumento de casos de COVID-19. A través de las redes sociales lo dio a conocer el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, después de una reunión de la CONAGO, información que también replicó Denise Maerker en el noticiero En Punto de anoche.
Alfaro dijo que “la realidad del país es verdaderamente preocupante, el día de hoy, simplemente para que nos imaginemos, de estar en semáforo naranja pasaron al semáforo rojo los Estados de Coahuila, Guanajuato, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán, Chiapas y Campeche”, por lo que será hoy en la tarde cuando la Secretaría de Salud federal confirme o descarte lo señalado por el mandatario tapatío.
Por otra parte, mientras que el Hospital General de Zona 01 del IMSS suma otra denuncia por maltrato, al mantener hospitalizada a una mujer en el área de pacientes COVID sin tener sintomatología del virus, la Secretaría de Salud informó de 88 nuevos casos positivos, 227 activos y siete defunciones.
Anoche, durante la actualización del panorama COVID-19 en el Estado, el responsable de Urgencias Epidemiológicas y Desastres, Manuel Julián Zaldívar Báez, explicó que de los 88 nuevos contagios: 41 son de Campeche; 18 de Carmen; nueve de Escárcega; siete de Champotón; seis de Calkiní; tres de Tenabo; dos de Hopelchén; uno Hecelchakán y Calakmul, respectivamente.
Expuso que, actualmente, se tienen dos mil 213 casos confirmados acumulados, de los cuales 195 son ambulatorios; mientras que 110 personas se encuentran hospitalizadas y mil 685 se han recuperado.
De total de positivos: 998 se ubican en Carmen, 865 en tierra y 133 costa afuera; 775 en Campeche;165 en Escárcega; 69 en Champotón; 54 en Calkiní; 50 en Hecelchakán; 39 en Candelaria; 26 en Tenabo; 20 en Hopelchén; 10 en Calakmul y siete en Palizada.

Detalló que se han estudiado a cuatro mil 795 personas, de ellas 513 se encuentra a la espera de resultados de laboratorio y dos mil 69 han sido negativos.
Además, en la plataforma nacional se registraron siete defunciones, de los cuales seis son extemporáneas y uno ocurrió este miércoles, con lo cual suman 223 personas han fallecidos, 202 locales y 21 de otras Entidades.
Asimismo, indicó que en el Estado se encuentran 227 casos activos, distribuidos de la siguiente manera: 117 en Campeche; 53 en Carmen; 19 en Escárcega; 12 en Calkiní; 11 en Hecelchakán; cinco en Champotón y Tenabo, respectivamente; tres en Calakmul y dos en Hopelchén.
Destacó que es fundamental que los Municipios de Campeche, Carmen, Escárcega, Calkiní y Hecelchakán se refuerce con mayor severidad el resguardo domiciliario, la disminución de movilidad, el lavado frecuente de manos y el uso de cubrebocas, al mantener más número de casos activos.
Finalmente, dijo que hoy se informa del semáforo que regirá la próxima semana, el cual será resultado de los indicadores correspondientes donde la participación social y la capacidad de atención médica tienen un rol fundamental.

DENUNCIA NEGLIGENCIA MÉDICA

Olga María Ucan Poot denunció el maltrato de que fue objeto dentro del Hospital General de Zona 01 del IMSS, solicitando ayuda de la población y autoridades para su diagnóstico, tratamiento y alimento de su familia, luego de estar hospitalizada en el área de pacientes COVID sin diagnóstico oficial, sin atención médica, pero con mal trato de médicos y enfermeras del IMSS.
Sin presentar fiebre, dolor de cabeza, secreciones, diarrea y solamente dificultad para respirar, la derechohabiente del IMSS fue canalizada al HGZ 01 del IMSS, donde permaneció durante tres días, como sospechosa de COVID-19, sin que se le hicieran análisis ni recibiera diagnóstico alguno, por lo que la mujer optó por firmar su alta voluntaria.
“Estuve tres días ingresadas, entré porque me faltaba la respiración y me dijeron que era probable para COVID-19. Me ingresaron, me subieron a piso dos, estuve en la cama 225, pero hasta el día de hoy no me han hecho ningún tipo de estudios… no hay ningún diagnóstico. Firme mi alta voluntaria, así solamente subió un doctor y me regañó, diciéndome que yo no tenía por qué estar allá”.
Empleada, pero sin incapacidad y con su salud deficiente, la señora Olga Ucan, madre de dos hijos dependientes de ella, asegura no tiene ingresos ni salud para atender a sus hijos, a quienes teme contagiar, de lo que sea que esté enferma, por lo que pide ayuda de las autoridades para su diagnóstico, tratamiento y a la población en general, para poder alimentar a sus hijos y cubrir los gastos básicos de su hogar.
“Que me ayuden porque yo soy madre soltera, mis hijos dependen de mí. Me dieron medicamento para comprar, pero sin trabajo, de donde voy a comprar los medicamentos, no tengo para comprar los medicamentos. Lo que pido es que nos ayude, porque los doctores dejan morir a los pacientes”.

  • CAMPECHE

error: Content is protected !!