Loading

El Betis certifica la salvación matemática ante Osasuna

Sevilla, España— El Betis goleó por 3-0 a Osasuna y selló de forma matemática su salvación en un partido que dominó por completo ante un rival con los deberes ya hechos, mermado por las bajas en ataque, con su identidad perdida y que pecó de relajación para evitar fallos defensivos que acabaron por condenarle.
Tras un primer tiempo en el que los sevillanos superaron con un claro 2-0 a un rival despistado, muy endeble en defensa y con la identidad perdida, merced a los goles del argentino Guido Rodríguez y de Alfonso Pedraza, en el segundo el Betis siguió con el control absoluto del choque y amplió su renta en el último instante con un tanto de Aleñá.
En la cuarta cita sin público en el Villamarín desde el regreso de LaLiga se medían dos equipos con retos diversos: el Betis quería mejorar su imagen y sellar una salvación casi virtual por sus 9 puntos sobre el descenso; y Osasuna, a 6 puntos del séptimo y con muchas bajas en ataque, apurar sus complicadas opciones europeas.
Ambos técnicos renovaron sus onces, con cinco cambios en el verdiblanco (el meta Dani Martín, Pedraza acompañando en la izquierda a Álex Moreno, Joaquín por el sancionado Canales y arriba el galo Fekir -tras su sanción- y Borja Iglesias), y siete en el rojillo: sólo repitieron el meta Sergio Herrera, Aridane, Kike Barja y el exbético Brasanac, con José Arnaiz solo en punta).
El equipo de Alexis Trujillo tuvo una salida incontestable y, mucho más concentrado y con Joaquín Sánchez -relevo del sancionado Canales- moviendo a su equipo y asociándose con la calidad de Nabil Fekir, pronto le asestó el primer golpe a un Osasuna perdido, carente de tensión y sin peligro arriba.
A los cuatro minutos, tras una cabalgada de Álex Moreno que acabó en saque de esquina, Joaquín recibió en corto y le puso un preciso centro a Guido Rodríguez para que, de cabeza, lograra el 1-0 tras validar el VAR su gol al no estar en fuera de juego.
Muy despistado y endeble en defensa, con sus señas de identidad perdidas, se vislumbraba que no iba a ser la noche de Osasuna, que no reaccionó, salvo en un intento de Arnaiz que tapó la zaga local, ante un Betis muy superior y que movió bien el balón ante las facilidades que le dio un rival sin su clásico sello de orden y solidez. EFE


error: Content is protected !!