Loading

entre líneas: Lozoya Austin es testigo protegido

La extradición aceptada por Emilio Lozoya Austin -acusado de delincuencia organizada, cohecho y lavado de dinero- desde España, puede tener varias lecturas, pero la más certera a los ojos de los mexicanos, que están pendientes de este estercolero en que se ha convertido “la política a la mexicana”, es una alianza con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, viejo zorro de la política sucia, que a todas luces pretende hundir, de primera intención, al Partido Acción Nacional, el verdadero enemigo de AMLO en las elecciones del próximo año.
En este tejemaneje operado de manera inteligente se escuda López Obrador en su acérrima persecución verborrea contra la corrupción en México, la bandera que le rindió frutos durante 18 años como opositor y que hoy sigue enarbolando para posicionarse en las preferencias electorales, no para perpetuarse en el poder, pero si para acabar con los partidos políticos que de una u otra forma le taparon el paso a la Presidencia en tres ocasiones y en este caso, el que siempre se prestó a estos juegos palaciegos fue el PAN.
Es indudable que en este acuerdo entre Lozoya y López Obrador ya hay escrita una trama perfecta para que se vea el sketch muy “natural”; la Fiscalía General de la República proporcionó todos los datos del vuelo que trasladó al exdirector de PEMEX desde el aeropuerto Madrid-Barajas, donde abordó el avión Bombardier Challenger 605, mismo que transportó a EL Chapo Guzman en su extradición a Estados Unidos y trajo de Guatemala al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte.
Las crónicas señalaron que “en medio de un operativo realizado con mucho secretismo, Lozoya Austin, salió de la cárcel de Madrid IV en Navalcarnero a las 16:20 horas tiempo local (09:20 horas tiempo de México) a bordo de una furgoneta custodiada por elementos de la policía española para ser llevado al aeropuerto madrileño de Barajas, de donde salió a las 17:57 horas tiempo de Madrid (10:57 de la mañana, hora del Centro de México).
De esta manera, Lozoya Austin estará aterrizando en suelo mexicano entre la 01:00 y las 02:00 horas de este viernes, luego de que la aeronave haga una escala en Canadá y después retome su vuelo hacia México”.
Al menos entre la policía española hubo secretismo, pero la Fiscalía mexicana abrió la información a todos los mexicanos para urdir una faramalla en la llegada al ex-Hangar Presidencial del aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México en la fecha y hora señalada en las crónicas españolas. Un convoy con vehículos blindados trasladó al supuesto acusado hasta el Reclusorio Norte de la capital, pero Lozoya Austin nunca abordó ninguna de las camionetas resguardadas por un numeroso grupo de seguridad y los periodistas de delfines.
Y si fue un sketch bien montado, pues tendría que ver el rostro del presidente en su acostumbrado papel de vocero de todas las mañanas cuando se le lanzó la pregunta que dónde estaba Emilio Lozoya Austin. El secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, también desempeñó bien su papel en La Mañanera; esperó unos minutos mientras averiguaba y después dijo que el recluso se encontraba resguardado en un hospital privado por un malestar estomacal.
Pasaron dos días más sin saber del exdirector de PEMEX, hasta que López Obrador, quien hace perfectamente bien la chamba de Jesús Martínez, su vocero, pero no la de presidente de México, pudiera volver a tocar el tema de Lozoya Austin: con ese tono de inocente y sarcástico y como si las palabras fueran sacadas con tirabuzón dijo que “ya había empezado a decir cosas”. Ese mismo día le dio un nuevo calificativo al acusado de delincuencia organizada, cohecho y lavado de dinero: testigo protegido de la Fiscalía General de la República.

Emilio Lozoya, parte del show

Lozoya Austin desde su aceptación de ser extraditado a México, filtró que tenía información que implicaba a altos funcionarios de la administración pasada y que la pondría a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR). El Gobierno de México se ha encargado de difundir a cuentagotas esta información a través de los periódicos nacionales que más golpean a López Obrador, para que el camuflage sea válido. Así por ejemplo el diario Reforma publicó antes del fin de semana que el exdirector de Pemex confirmó sobornos por más de 52 millones pesos a entonces diputados del PAN, dinero que estaría relacionado con la reforma energética del expresidente Enrique Peña Nieto.
Estos son los personajes implicados por Emilio Lozoya, sus cargos y su presunta participación en actos de corrupción: Luis Videgaray Caso, exsecretario de Hacienda; Ricardo Anaya Cortés, exdirigente nacional del PAN; Ernesto Cordero Arroyo, expresidente de la Cámara de Senadores; Francisco Domínguez Servién, exsenador de la República y actual gobernador de Querétaro; Francisco García Cabeza de Vaca, exsenador de la República y actual gobernador de Tamaulipas, y Jorge Luis Lavalle Maury, exsenador de la República y expulsado del PAN .
De acuerdo con el periódico Reforma, el exdirector de PEMEX señaló a Luis Videgaray Caso, exsecretario de Hacienda, como el principal orquestador de la estrategia de sobornos a los legisladores del PAN. Luis Videgaray, también exsecretario de Finanzas del Estado de México, se encargó de coordinar la campaña presidencial de Peña Nieto, y al ganar las elecciones de 2012, lideró al equipo de transición.
Una vez nombrado secretario de Hacienda, dirigió las negociaciones que condujeron a la firma del ‘Pacto por México’, el acuerdo que hizo posible que el Congreso de la Unión aprobara las reformas económicas más significativas del país en décadas. En 2017, Videgaray Caso fue nombrado secretario de Relaciones Exteriores. Al concluir el gobierno de Peña Nieto, el exfuncionario se mudó a Boston, Estados Unidos, y ahora se dedica a la academia en la escuela de Negocios del Instituto Tecnológico de Massachusetts.
En la primera parte del sexenio pasado, Ricardo Anaya Cortés fue diputado federal por el PAN y de 2013 a 214 estuvo al frente de la Mesa Directiva de la Cámara Baja. En ese periodo impulsó las 13 reformas estructurales propuestas por el entonces presidente Peña Nieto. Según el señalamiento de Lozoya, Luis Videgaray, entonces secretario de Hacienda, le solicitó enviar 6.8 millones de pesos a Ricardo Anaya. En 2014, cuando las reformas de principal interés fueron aprobadas (energética, telecomunicaciones y educación), Anaya Cortés asumió como secretario general del PAN, y luego fue nombrado dirigente nacional del mismo.
En 2017 renunció a la dirigencia del partido para emprender su campaña rumbo a la Presidencia del país, la cual se vio opacada por señalamientos de presunto lavado de dinero. Después de la contienda, Anaya Cortés ‘desapareció’ de la vida pública y política, y en 2019 se unió la Universidad de Columbia, en Nueva York, como docente de un programa de primavera.
Ernesto Cordero Arroyo fue secretario de Hacienda en el gobierno de Felipe Calderón. En 2012 resultó electo como senador y, al asumir el cargo, fue designado coordinador parlamentario del PAN. Después fue presidente del Senado de la República. En su carrera legislativa apoyó las reformas estructurales impulsadas por el entonces presidente Peña Nieto. De acuerdo con Lozoya, Ernesto Cordero fue uno de los legisladores panistas que recibió sobornos millonarios del gobierno priista. En 2018, Cordero Arroyo anunció que al concluir la legislatura se retiraría de la vida política para dedicarse, de forma independiente, a la consultoría económica y financiera. En 2019 empezó a trabajar como secretario técnico de la Coparmex.
El actual gobernador de Querétaro también resultó implicado por el exdirector de Pemex. Francisco Domínguez Servién fue senador del PAN de 2012 a 2015, cuando se aprobaron las reformas estructurales. Ese último año dejó su escaño para contender por la gubernatura de su Estado.
El actual gobernador de Tamaulipas también es señalado de presuntamente haber recibido sobornos para votar por las reformas estructurales. Francisco García Cabeza de Vaca fue senador del PAN de 2012 a 2016, cuando se llevó a cabo el ‘Pacto por México’. Hoy, su hermano, Ismael García Cabeza de Vaca, es quien ocupa un escaño en el Senado por el PAN. Es considerado uno de los hombres más cercanos al expresidente Felipe Calderón, de quien fue coordinador operativo de campaña (2006) y, una vez en el poder, titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP). En 2012 resultó electo como senador, donde presidió la Comisión de Energía. En la actualidad no ocupa ningún cargo público, pero asiste a los eventos del PAN.
Jorge Luis Lavalle Maury en 2012 fue electo senador del PAN por Campeche; en ese cargo presidió la Comisión de Administración, a través de la que presuntamente recibió sobornos. En 2018 fue expulsado del PAN junto con Ernesto Cordero y la exdiputada Eufrosina Cruz Mendoza.

Cordero y Lavalle: ‘Falsas, sin sustento’

En las postrimerías de la Revolución Mexicana para apaciguar a los generales que se rebelaban al nuevo régimen, el presidente de la República, Álvaro Obregón, conocía la fórmula perfecta, de tal suerte que dicen que acuñó esta histórica frase que se ha extendido hasta la “Cuarta Transformación”, quiera o no quiera su creador López Obrador: “No hay general que aguante un cañonazo de 50 mil pesos”.
En el Congreso de la Unión el cabildeo para sacar adelante cualesquiera de las reformas, trátese de la importancia que se trate, estructurales o nimias, se recurre siempre al famoso “cochupo”, término coloquial mexicano que se usa para designar un acuerdo deshonesto, implícito o tácito, mediante el cual dos personas o más resultan beneficiadas de una acción al margen de la legalidad y/o de los intereses de la sociedad. Numerosas fortunas han salido de esta acción monetaria, sin que nadie les compruebe o sustente algo.
Ernesto Cordero Arroyo, exlegislador del Partido Acción Nacional (PAN) implicado en los señalamientos de sobornos millonarios por parte de Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (PEMEX), se deslindó de las acusaciones.
Fue a través de su cuenta de Twitter que el exsenador panista, entre 2012 y 2018, rechazó haber sido parte de una red de corrupción para aprobar las reformas estructurales del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), entre ellas “la energética”, presuntamente ligada al caso de la empresa brasileña Odebrecht.
“Rechazo categóricamente las acusaciones en mi contra que aparecen en diversos medios de comunicación, atribuidas a Emilio Lozoya. Son falsas, sin sustento ni pruebas”, twiteó.
Además, el también exsecretario de Hacienda durante el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012), aseguró haberse desempeñado de manera ejemplar durante la 62 Legislatura. “Siempre he actuado con legalidad en las responsabilidades que he desempeñado como servidor público”.
En agosto de 2018, Cordero Arroyo “se retiró de la vida política”. Actualmente, ocupa el cargo de secretario técnico de la región centro-bajío-occidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX).
También otro expanista que se sumó a estos deslindes en la misma red social, fue Jorge Luis Lavalle Maury. “Es absolutamente falso que haya recibido algo a cambio de mi voto y trabajo para lograr la aprobación de la iniciativa panista que se transformó en la reforma energética”.
Al igual que lo hizo Ricardo Anaya, Lavalle afirmó que tanto él como el PAN llevaban años impulsando la reforma energética, la cual fue aprobada en agosto de 2013.
“Esta reforma fue planeada desde hace muchos años por el PAN y resulta absurdo que se pretendan ligar los malos manejos que se hicieron en la administración anterior con la aprobación de una reforma que era y sigue siendo necesaria para México”.
Además, dijo desconocer las intenciones de estos dichos “que involucran a mi persona y las perversas intenciones que las generan”.
Cabe recordar que, en junio de 2018, el PAN expulsó de sus filas tanto a Ernesto Cordero como a Jorge Luis Lavalle Maury, sin precisar las razones.
“La Comisión de Orden y Disciplina Intrapartidista del Consejo Nacional del Partido Acción Nacional, resolvió hoy las solicitudes de sanción contra los militantes Ernesto Javier Cordero Arroyo, Jorge Luis Lavalle Maury y Eufrosina Cruz Mendoza, determinando de manera unánime su expulsión del partido, lo que se les notificará de conformidad con la normatividad aplicable”, detalló en ese año el partido en un comunicado.

De concesiones y Falsas verdades

La primera vez, el 21 de enero de este año, colocaron sus camiones a un costado del Centro Internacional de Convenciones Campeche XXI luciendo gigantescas pancartas alusivas a la negativa del gobernador del Estado de concederle un incremento a las tarifas de servicio urbano de pasajeros en la ciudad capital; el paro fue al 50% para no perjudicar a los usuarios, dijeron casi al unísono los 11 presidentes de los consejos de administración del mismo número de líneas de camiones urbanos y no cooperativas como se mal informa. Por parte del gobierno hubo mutis y volvieron al redil las ovejas descarriadas, sin nada para nadie.
Exactamente seis meses después se repite la misma historia, pero con consecuencias más graves. A través de las redes sociales -la vocería de moda para los desvalidos- hicieron llegar a las redacciones de los periódicos de la ciudad capital sus negras intenciones de dejar sin servicio de transporte público a todos los campechanos, porque estaban a la orilla de la bancarrota y a punto de morirse de sed porque carecían de recursos financieros para llenar de diésel sus destartaladas unidades.
Dicen las abuelas que antes “los perros se amarraban con longaniza”, en alusión a que eran tan inocentes que no atrevían a comérsela, pero los tiempos han cambiado y la manera de hacer política también. Ya los camioneros difícilmente volverán a ser usados para los famosos “acarreos” en actos partidistas y en días de elecciones, donde desde luego el servicio que prestaban no era de gratis, recibían el dinero de sus gastos y además ejercían una fuerza dentro de la política por el saber que eran indispensables, tanto para el pueblo como para sus gobernantes.
Desde las épocas de la extinta Cooperativa Esperanza, S. C. de R. L., tampoco esta funcionó como lo estipulaba el Código de Comercio. Eran cooperativados de mentiras, pues la administración real de la sociedad cooperativa la operaba un “interventor” del Gobierno del Estado, quien era el director y gerente general de la empresa camionera, pero esa particularidad administrativa permitió que los mismos cooperativados, que a su vez eran los conductores de los camiones urbanos, fueran adquiriendo una cadena de grandes vicios.
La imagen del conductor de camiones era peculiar: vestido de camisa impecable blanca, pantalón y kepis gris con el escudo con dos alas, brazos fuertes y plagados de pulseras y extensibles de oro con lujosos relojes, gruesas cadenas al cuello de oro puro, y despilfarrando el dinero en los bares y cantinas, desde luego, dinero que deberían de ingresar a las arcas de la sociedad mercantil era sustraído desde el momento de hacer el conteo de las ánforas de antaño; antes de rendir cuentas al “tesorero” de la singular cooperativa, tomaban su parte.
En la época moderna, ya sin ninguna cooperativa de por medio, con una nueva Ley de Transporte que es más rigurosa para las empresas camioneras que han producido “carretadas de dinero” desde los viejos tiempos, los nuevos empresarios, que no conductores de camiones, se han enfrentado a un sinfín de marrullerías entre los nuevos choferes de los autobuses urbanos -que además son una caterva de patanes que solo tratan bien a la concubina que es la primera que recibe el dinero que debería de ir a la bolsa del patrón- que han impedido un crecimiento sostenido de esta noble actividad económica, aunque los mismos concesionarios no han pugnado por una administración limpia y transparente del transporte, porque la actividad da lo suficiente, sin necesidad de llorar con “papá gobierno” que no hay para el combustible.

Lección número dos a los transportistas

Ante el proceder ilegal de los empresarios del transporte urbano, que no cumplieron con los estipulado en la Ley de Transporte del Gobierno del Estado de avisar que realizarían un paro general de las actividades, que deberían de ejercer los gobiernos, pero que son concesionadas a ellos, el Poder Ejecutivo en primera instancia remedió la falta de servicio de camiones en la ciudad capital y después advirtió a los concesionarios que se aplicaría la Ley a quien no cumpliera con su obligación de prestar el servicio.
Pese a que, en lo oscuro, protegidos por el anonimato en las redes sociales, lanzaron la amenaza de paro, no fue el camino correcto y se los hizo saber el titular del Poder Ejecutivo con la indiferencia, sin que ninguno de sus colaboradores los atendiera, pese a que después de pintar el mono y asustarse, acudieron al Palacio de Gobierno a solicitar una audiencia.
Solo el expolítico, hoy metido a empresario camionero, Eraclio Soberanis Sosa, lanzó sus peroratas en contra del Instituto Estatal del Transporte, mientras que el heredero de la línea camionera AMMUSCAM, Óscar Castillo, juraba y perjuraba que no volverían a hacer un paro.
Los 14 vehículos que el Gobierno del Estado autorizó para cubrir el mismo número de rutas en toda la ciudad capital, pese a que al día siguiente los transportistas reanudaron el servicio, todavía permanecieron hasta hoy domingo auxiliando a los usuarios campechanos.

Gubernaturas 2021: 8 para el PAN, 4 para Morena y 3 para el PRI

Eso asegura el conocido columnista político Francisco Rodríguez, en su conocido espacio informativo índice Político y lo señala de la siguiente manera:
Ya no son tiempos de amarrar perros con longaniza. Los acontecimientos han rebasado las predicciones en todos los ámbitos y niveles. A nuevos tiempos, vendrán nuevos sucesos, hechos inéditos, cosas que no deben parecerse al pasado.
El temor del “caudillo” lo lleva a chocar de frente con todos. Los ideólogos le redactan respuestas que sobrepasan los límites de la razón, de la verdad objetiva y de la cordura. El régimen está herido de muerte. El peor momento de un sujeto iluminado, poseído por su exagerada importancia personal, llega cuando es presa del miedo. Ahí sí, ni cómo ayudarlo.
Si tempus fugit, carpe diem, si el tiempo corre, aprovecha el momento, diría Virgilio. Qué triste es que el poder se escape de las manos y del control, sin haberlo ejercido, sin saber para qué servía, sin llegar a sentirlo o conocerlo. Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde. Recomendaciones de Perogrullo que nadie quiso o pudo darle.

Votaron por él en 2018, hoy es su objeto de burla e imprecaciones

La noche cae sobre esa pantomima de la 4T que se ha convertido en la Cuarta Decepción. ‎Los organismos latinoamericanos e internacionales auguran no sólo un sexenio perdido, sino una década, tal vez más, de una generación tirada al caño. Por eso el mandarín, en cada visita a provincia, se ve obligado a llegar en las madrugadas a los fortines militares, sabedor de que un poco más tarde recibirá el escarnio de las poblaciones. Así, ¿para qué va?
En todos los lugares donde fue objeto del voto popular consciente, hoy es el centro del rechazo, de la mofa, de la imprecación. Y los que reclaman no son fifís, ni conservadores. Son, simplemente, los que le dieron los sufragios para ungirlo con el poder prestado por los ciudadanos. Ese que se retira cuando ya no hay materia ni sentido.
Dinero caro, precios inflados, escasez… se perdió la esperanza
Hasta los empresarios favoritos que lo acompañaron a esa mofa de la Casa Blanca están desesperados. Comentan entre ellos que no entiende, menos se deja aconsejar o siquiera ayudar. Él es el dueño de la razón y, si está equivocado, no hay poder humano que sepa más que él. La triste historia de un aldeano enamorado. ‎ Tal vez hay quienes quisieran equivocarse, pero la terca realidad se impone. Todos hemos perdido.
Gracias a sus descabelladas imposturas y decisiones de quinto patio los datos son duros: se fugan miles de millones de dólares de inversionistas trasquilados, se pierde el grado de inversión, de confianza en el país, se encarece el dinero, se inflan los precios, escasean las subsistencias, se pierde la esperanza. Llegó el aquelarre.

Morena, partido autodestruido. No puede ni renovar su dirigencia

Y, ante ello, la descomposición interna de los altos mandos de Morena afectó las relaciones del partido con Palacio. Todos colmaron el plato, ya no hay que repartir. Las posiciones y las postulaciones, antes anheladas, hoy son plato de segunda mesa. Nadie es la solución, todos han pasado a formar parte del gran problema. Las arengas se han vuelto insultos. Ya no pueden ni renovar la mesa directiva.
Un estudio maldito salido de las entrañas de la coordinación de programas especiales del bunker, acallado antes de darse a luz, comprueba las tendencias para los resultados del año próximo en la elección de 15 gubernaturas. Sólo asumía la realidad, por eso fue ahogado bajo las montañas de papeles inútiles:
Baja California será para el PAN, igual que el Estado del sur de la península. Ambas pagarán los ímpetus reeleccionistas. En Sonora, deberán pagarse caras las agresiones contra la familia Le Barón, así como los estropicios ambientales del protegido Grupo México. Chihuahua continuará en manos blanquiazules.
Nuevo León no será distinto. Ningún candidato del “caudillo” alcanza a compensar el empuje del panismo neoleonés, ni a contentar a los empresarios y la clase media. Lo mismo en Querétaro, San Luis Potosí y Nayarit. No hay candidato con figura humana para oponerlo al descontento.

La mayoría en la Cámara de Diputados será adversa a Morena

Ciudad de México tiende a dejar de ser la joya de esa corona. Las tendencias electorales en las alcaldías apuntan a repartirse entre el PAN, el PRD y el PRI y Morena, con sus oportunos aliados. Y ahí sí, eso ya no puede comprarse ni con dinero, más si la gente ya sabe de dónde
viene.
Según el estudio de marras, Sinaloa, Colima y Campeche serán retenidas por el priismo. Morena podrá cantar victoria en Zacatecas, Guerrero, siempre y cuando apoye a Luis Walton, el que ha hecho las ligas con el Movimiento Ciudadano, Tlaxcala, gracias a la influencia del Verde poblano en esa elección y Michoacán, si postula un buen candidato.
Así, 8 para el PAN, 4 para Morena y 3 para el PRI. Ya no la aplanadora ni el carro completo que cantó Ramírez Cuellar. Estos resultados a vuela pluma arrojan una conformación de la Cámara de Diputados adversa a la mayoría de Morena, por donde se le quiera analizar, toda vez que la oposición arrasará en los estados con mayor padrón electoral.

Obras faraónicas no detonaran desarrollo, ni inversión, ni empleo

Lo peor es que nadie pronostica recuperación en el caso de la economía mexicana. Es no otra cosa que la depresión total. Por eso se les acaba el dinero y se lanzan a la extorsión, al chantaje fiscal y a la cacería de brujas. Apretarle el cuello al ganso hasta que no pueda respirar, como todo en este país.
Vienen tiempos inéditos y acontecimientos inexplorados. Las obras faraónicas no detonaran desarrollo, inversión o empleos, salvo en el momento en que se hagan, de ahí en adelante sólo chuparan más presupuesto de los dineros públicos. Serán más caprichos empobrecedores. Y al tiempo que acabarán con recaudación, también con inversión y con crecimiento económico. Albarda sobre aparejo, pues.

i Poseído por el miedo. Su peor consejero. Todo por no estudiar

Pero el objetivo de la Cuarta Decepción sigue siendo recaudar el dinero que alcance para las maletas electorales, para meterle dinero a fondo perdido a Pemex y comprar medicinas en el extranjero, desdiciendo aquella lanzada de que había medicamentos a pasto. Aunque a la industria farmacéutica nacional se la cargue patas de catre. Con ella se va otro punto del producto interno bruto.
Los sectores productivos tienen rotas las relaciones y el diálogo con el gobierno. Las ramas industriales conexas y similares, también. Los empleos se fueron para quizá no volver, mientras está pesadilla dure.
Y el “caudillo”, poseído por el miedo. El peor consejero. Todo por no
estudiar.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: El estudio del que le platiqué líneas arriba no toma en cuenta tres factores –o variables, como dijeran los neoliberales— que son la nueva integración del INE con cuatro nuevos consejeros, la muy posible integración condicionada de al menos cuatro nuevos partidos políticos (tres de ellos satélites de Morena) y, claro, los golpes mediáticos que surjan a partir de las cantatas en do mayor del sapo Emilio Lozoya
Austin.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!