Loading

Desigualdad, los peldaños del poder

No solo en la reforma energética hubo estas presiones económicas para votar a favor.
Ricardo Monreal

Coexisten muchas frases que se acuñan, después de un somero análisis en algunos caso. Una de las máximas es aquella que “la realidad supera la ficción”, y hoy no estamos muy lejos de ser verdad, por todo el entramado de montaje mediático para salvar la transición democrática en 2018.
Imposible perder la perspectiva del linchamiento de un pueblo, que se manifiesta en las redes sociales, pero con claros intereses de obtener algún tipo de beneficio, de ida está, y de vuelta debe tenerlo, porque nada es gratuito, todo en la política persigue metas inmediatas, rara vez a largo plazo, por los notables movimientos en el tablero, que destruyen castillos de arena sin tormenta tropical.
No hay exilio voluntario, todo debe y puede tener una explicación en la lógica, pero no en el tablero de las vicisitudes, que apunta hacia la ecuación donde casi nunca dos más dos no alcanza a sumar cuatro; es lo que vivimos en el tránsito austero y severo de la 4T.
Temor, incertidumbre, pesadumbre, desilusión, desánimo, miedo, castigo y hasta la penosa autoflagelación, son parte de los huérfanos de esa esperanza acotada, porque no esperaban tanta “austeridad”, donde la letra última de esta palabra hace falta.
Desde siempre el Poder Legislativo ha estado cooptado por el Ejecutivo Federal. También suele suceder en los Estados donde las mayorías en el Congreso acompañan a los gobiernos del mismo partido político; la obediencia es casi de rendición.
No extrañan entonces las declaraciones de quienes, como Ricardo Monreal, antes militaron en el PRI; después, ya con el PRD fue gobernador de su natal Zacatecas, y así por el estilo puedo citar nombres y apellidos de beneficiarios del poder político, que se han mantenido por años en un excelente nivel, por las razones obvias de conocer esas entrañas, todo aquello que la sociedad sospecha, y que no nos atrevemos en muchas ocasiones a ventilar.
Ejemplos de la paternidad del ejecutivo son todos a la vez, y cuando hay amagos como hace poco, con la elección de los cuatro consejeros del INE, es por el reclamo silencioso de los allegados a una legislatura austera, no pobre, que premia sólo a los hijos predilectos, no a todos, y Noroña es uno de ellos.
No asustarnos más, decepciones todas a la vez, cuando escuchamos las promesas para mantener tranquilas las aguas, no hacer olas y los notables incumplimientos, donde el cinismo es una palabra impropia, desgastada y de sumisión.
Nadie hoy en el pleno uso de sus facultades, al ejercer sus derechos políticos, considera prudente abrirse en el amplio horizonte de un espectro engañoso, donde cohabitarán la izquierda y la derecha, el conservadurismo y el neoliberalismo, y pueda que lleguen hasta a fundirse el agua y el aceite quemado, de otros vientos.
Una enorme desigualdad, abismal me atrevo a escribir, entre quienes gobiernan en la ceguera de no ver la realidad, y la inmensa mayoría de los ciudadanos caídos en desgracia, en cartera vencida, integrados al buró de crédito, porque el discurso sigue parámetros de dimensiones desconocidas, entre mayor sea la expectación, mayor la desilusión.
Mexicanos que continúan gastando gasolina sin razón, en sus automóviles, pidiendo que se vaya por quienes ellos mismos votaron hace un par de años, y cómo no obtuvieron lo prometido, ahora se convierten en adversarios, groseros, porque gracias a ellos el país se derrumba, un poco más de lo que han sido los últimos 18 años.
Emocionalmente no estamos derrotados. Por eso no debemos dejar de luchar todos los días, incluidos los fines de semana, por nuestros ideales, sin fallarnos, desde donde la vida nos ubica, sin temores, sin miedos, porque nada en la adversidad debe ser para siempre, y juntos podemos alcanzar lo que nos propongamos, en lo individual y en lo colectivo, pero creyéndonos de lo que somos capaces; sin ambigüedades.

En primera línea

Comentan que las vueltas virtuales en los caballitos de la feria salen mal. La gente desea distraerse un poco, pero las ollas han salido con defectos y ni a quien reclamarle, lo mismo que los coladores.
¿Será parte de lo que les espera a quienes se atrevan a subirse a alguna otra alternativa en la isla en el 2021?, porque hay quien se equivoca sin leer.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!