Loading

Siempre hay otros: La otra patria, la de los pobres

Ya no hace gracia. El combate se está embarrando que da miedo. Y asco.
Luz Sánchez-Mellado

Imposible que todo gire alrededor de la fatalidad, la desilusión, y nos traiga como consecuencia el encono, el desquite o lo que es peor, el revanchismo como argumento para saldar las cuentas de un pasado lastimoso e inagotable en corrupción.
Eso no debería darle derecho a los que planean, día a día, el gran espectáculo de un mal circo, dándole la espalda a millones de desempleados, negocios quebrados, empresarios abandonados a su suerte, pero además una multiplicación de la pobreza que no se dimensiona en los números, como las más de 44 mil muertes por un virus que los mexicanos padecemos.
Este lunes el avión presidencial que compró Felipe Calderón, usó Enrique Peña Nieto y desechó la 4T como un gran argumento de campaña política, sigue la ruta de una vendimia donde no se entregará, y por supuesto es el Ejército el beneficiado, porque no hay Estado Mayor Presidencial.
Una cuarta parte de los billetes, se afirma, se han vendido, cuando tenemos septiembre a la vista, y el sector salud continúa sufriendo las inclemencias del mal tiempo, como podemos observarlo en las quejas en los hospitales, los médicos y enfermeras se mueren cumpliendo con su deber y son ignorados por un gobierno insensible.
No podemos pasar por alto que cada ser humano que muere por negligencia, falta de medicamentos o de camas en los hospitales, debe tener uno o varios responsables, pero hoy en México está prohibido hablar del virus, del cubrebocas, del lavado de manos, del lazo rojo en la basura quirúrgica que se tire, y que puede contagiar a los trabajadores de limpia que cumplen con sus tareas.
El país que habitamos no nos gusta; hemos sido inconformes porque somos empedernidos idealistas, y con tristeza y desilusión observamos la ignorancia de quienes prometieron hacer algo distinto, y se sigue desgastando más de lo mismo.
Nos dicen que cero préstamos, que no más impuestos, que bajará el IVA y el ISR en el sur sureste, cuando los diputados y senadores no le dan entrada a la modificación a la Iniciativa del Fondo para el retiro de los trabajadores al servicio del Estado.
Videos y entrevistas del pasado reciente desnudan a actores políticos de la 4T, con grandes mares de diferencias con su gran tutor, y dejan secuelas las renuncias, dudas, palabras al viento al final del camino, porque todo se diluye, y tan solo queda un desencanto indiscutible de los afectados, huérfanos de una infinita procesión de silencios.
Pocos muestran la otra cara de la democracia, en la participación que será obstruida en las urnas en 2021 por el miedo al contagio, con o sin vacuna. La abstención ganará la batalla, cuando un órgano electoral como el INE, carece de credibilidad, porque defienden los recursos públicos, y sí, tiene razón el presidente, excelentes sueldos y prestaciones, como la transparencia que está a años luz de servirnos para algo.
Por ello tenemos como ciudadanos que cuidar lo más preciado, esa salud que se deterioraba menos, con más cuidados y medicamentos, aminorando la llegada del último aliento, cuando ahora leemos que se trata de depurar el padrón mundial de habitantes, que la vacuna está lista antes del virus y que el G5 es otra utopía.
Ya no sabemos a quién creerle; se nos adelantaron nuestros mejores ejemplos, nuestros ídolos, nuestros padres. Ahora ni hurgando en el arcón de los materiales cosas afines y las personas afables, nos brindan la posibilidad de un feliz retorno.
Salud sin atención ni medicamentos nos lleva a un callejón sin salida; desempleo sin oportunidades nos lleva a más pobreza, y economía en pausa será la catástrofe casi perfecta en un día despejado.
Inundaciones de todo tipo, filtraciones medidas, amagos en la confabulación de un mal circo, donde pareciera entretenimiento al puro estilo de denostación, corrupción y basura para el proceso que deben ejecutar con algún chivo expiatorio.

En primera línea

En México no existe la presunción de inocencia, esa a la que tiene derecho todo indiciado; acuerdos en lo oscurito, no van por justicia, sino por golpes bajos.
Una Reforma Energética que, nos sirva o no, les sirve a los medios afines para linchar mediáticamente lo incierto de las certezas, millones y la danza entre legisladores.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!