Loading

Un tercio de los niños del mundo están intoxicados con plomo, según UNICEF

Madrid, España— Un tercio de los niños del mundo, unos 800 millones en total, están intoxicados con plomo, una neurotoxina que puede causar daños irreparables en el cerebro, según alerta un informe publicado ayer jueves por la Unicef y la ONG Pure Earth.
El estudio asegura que uno de cada tres niños tiene niveles de plomo en sangre iguales o superiores a 5 microgramos por decilitro, el nivel en el que se considera necesario actuar.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluso los niveles más bajos de plomo pueden estar vinculados a una menor inteligencia, dificultades de comportamiento y problemas de aprendizaje en menores.
Aunque el problema se da en todo el mundo, las zonas más afectadas a día de hoy son los países con pocos recursos. Casi la mitad de esos 800 millones de niños intoxicados viven en la región de Asia Meridional.

UN ENVENENAMIENTO A ESCALA MASIVA

El estudio, el primero que se efectúa a esta escala, según sus autores, concluye de forma inequívoca que niños en todo el mundo están resultando “envenenados a una escala masiva y previamente no reconocida”.
“El plomo, que apenas genera síntomas al principio, causa estragos silenciosos en la salud y el desarrollo de los niños, con consecuencias potencialmente fatales”, señaló en un comunicado la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore.
Según Fore, “conocer el alcance de la contaminación por plomo y comprender la destrucción que causa en las vidas de las personas y las comunidades debe inspirar medidas urgentes para proteger a los niños de una vez por todas”.
El informe, titulado “La tóxica verdad: la exposición de los niños a la contaminación por plomo socava el potencial de una generación”, ha sido verificado mediante un estudio aprobado para su publicación en Environmental Health Perspectives.

GRAVES CONSECUENCIAS

El plomo, un metal pesado muy utilizado desde la antigüedad para una gran variedad de aplicaciones, es una potente neurotoxina que resulta especialmente dañina para niños y, sobre todo, para los menores de cinco años.
A esas edades, en las que el cerebro no se ha desarrollado plenamente, la sustancia puede causar un deterioro neurológico, cognitivo y físico para toda la vida.
Numerosos estudios han vinculado la exposición infantil al plomo con problemas de salud mental y de comportamiento y con un aumento de la delincuencia y la violencia.
En el caso de los niños de más edad y los adultos, se considera que una exposición prolongada al plomo aumenta el riesgo de problemas de salud, incluidas complicaciones cardiovasculares y renales.

FUENTES DE INTOXICACIÓN

El estudio apunta al reciclaje informal y deficiente de baterías de plomo habituales en los automóviles como uno de los principales factores que contribuyen a la intoxicación de los niños que viven en países de ingresos bajos y medios, donde el número de vehículos se ha triplicado en los últimos veinte años.
Ese aumento, junto a la falta de regulación e infraestructuras para el reciclado, hace que hasta el 50 % de las baterías de plomo ácido se reciclen de manera peligrosa en la economía sumergida, denuncia Unicef.
Ello pone en peligro a los trabajadores, pero también a las personas que viven en zonas cercanas, que se exponen a humos tóxicos.
Otras fuentes de intoxicación incluyen el plomo en el agua procedente del uso de tuberías fabricadas con él; el plomo de actividades como la minería, la pintura y los pigmentos a base de plomo o la gasolina con plomo, que ha disminuido considerablemente en las últimas décadas. EFE

  • MUNDO

error: Content is protected !!