Loading

Taxistas y comercios del “Acuña Ongay”, en quiebra

Atraviesan severa crisis por la pandemia y la poca afluencia de pasajeros

Taxistas y comerciantes que prestan sus servicios en el aeropuerto internacional ‘Ing. Alberto Acuña Ongay’ pasan por serios problemas de liquidez ante la pandemia, los primeros están en quiebra ante la nula afluencia de pasajeros y los segundos han desalojado casi todos los locales debido a la crisis económica provocada por la pandemia del virus SARS-CoV-2 que afecta a la Entidad.
A ambos, comerciantes y ruleteros, la baja afluencia de viajeros y los pocos ingresos diarios les impiden sostener los elevados costos de la renta mensual, mientras que los taxistas se quejan que los pocos viajeros que arriban a esta ciudad son recogidos por familiares, amigos o conocidos.
En los comercios apenas sobreviven a la contingencia sanitaria un negocio de alimentos y bebidas, la Casa de Artesanías ‘Tukulná’ y algunos operadores del transporte privado que, a pesar de sus escasas ventas y contrataciones, continúan ofreciendo sus productos y servicios a los usuarios de la terminal aérea campechana.

Algunos operan con números rojos, por lo que corren el riesgo de ‘bajar sus cortinas’ si la situación económica local no mejora, y es que les es prácticamente imposible sostener las rentas de hasta ocho mil pesos mensuales, especialmente porque son casi nulas las ventas y escasa la afluencia de personas en el ya ‘aeropuerto fantasma’.

EN ‘QUIEBRA’ LOS TAXISTAS

Los taxistas dijeron estar en ‘quiebra’, pues la única aerolínea que opera actualmente trae el mínimo de pasajeros, pues la mayoría prefiere viajar vía Mérida; un afectado del Transporte Terrestre (TT), que prefirió guardar el anonimato por temor a perder su empleo, confirmó que a raíz de la contingencia sanitaria provocada por el virus SARS-CoV-2 han tenido que modificar sus días y horarios de trabajo, pues ya registran pérdidas económicas.
“Según como llegue la frecuencia del vuelo, es el horario que estamos trabajando, sacando los vuelos,
porque no hay más nada que hacer, no hay vuelos privados”, explicó.
Recordó que la terminal aérea campechana no cuenta con vuelos nacionales más que la corrida con destino a la Ciudad de México que ofrece Aeroméxico cuatro veces a la semana, por lo que mantienen guardadas las unidades los días que no hay partidas ni arribos.
“A veces el avión viene con 20 o 30 pasajeros, pero llega mucha gente a buscarlos, familiares o conocidos y no sale, no tenemos ni para la gasolina”, lamentó y agregó que los pocos ingresos que perciben son para combustible y/o dar mantenimiento a los vehículos.

  • CAMPECHE

error: Content is protected !!