Loading

entre líneas: Inseguridad crece en Carmen

En Ciudad del Carmen y el Municipio, el Ayuntamiento está prácticamente paralizado.
Da la impresión que el alcalde Óscar Rosas González se gastó el presupuesto antes de tiempo. Anda buscando entre comerciantes, hoteleros y restauranteros recaudar recursos para continuar su marcha.
La industria está empezando a moverse, porque la pandemia apenas le está dejando hacerlo.
Los únicos que no se han detenido son los delincuentes, sobre todo la delincuencia organizada.
Y no los han detenido ni las fuerzas de seguridad pública, a quienes parece tenerles tomada la medida.
Lamentablemente cada vez son más frecuentes las ejecuciones, sin distinción de sexo.
La mayoría de las víctimas eran jóvenes, que apenas iniciaban sus vidas.
Las fuerzas de seguridad no han podido hacerles frente y poco a poco se va incluyendo en el menú de lo cotidiano.
Los carmelitas están contra la pared, porque la delincuencia común está desbordada y cada vez emplean más violencia. Se le ha sumado, dando cada vez más muestras de ello, el crimen organizado, en tanto las fuerzas del orden no han reaccionado con la celeridad que el problema exige.
Preocupante, por supuesto, porque la tranquilidad se ha
trastocado.
Las autoridades involucradas deben de hacer un compás de espera, dejar por un momento el COVID y la política, para dedicarle tiempo al tema de la inseguridad, que sigue ganando terreno y que genera muerte e incertidumbre.

Se peleó con quien da la lana

Para quienes no estaban enterados, Ramón Rodríguez fue hasta la mañana del jueves dirigente municipal del Partido Revolucionario Institucional en Carmen.
Fue, porque renunció ese día, mejor dicho lo obligaron a hacerlo.
Hasta antes de pelearse con el alcalde Óscar Rosas González, a quien parece que desde hace tiempo no le calienta el sol, había pasado desapercibido. Y conste que “dirigía” al tricolor desde noviembre del 2019, aunque creemos lo hacía desde una consola de play station o desde el fornite.
Lo más destacado que hizo fue enfrentarse con el edil. En ese momento fue cuando los carmelitas priistas de los seccionales se enteraron que tenían dirigente.
Lástima que eso le costó su “renuncia” a pesar de la “confianza que le había depositado la militancia”. Antes de eso, se hizo notar por aventarse la puntada de un tik tok desde la oficina del PRI Municipal con el que inauguró su estancia, que fue el hazmerreir de la concurrencia. Bueno, no de toda, porque sus tres cercanos amigos lo aplaudieron hasta el cansancio.
Pagó cara su novatez, pero que gachos sus amigos. Nadie le dijo que no debía pelearse con quien allega recursos al Comité Municipal; que si lo hacía patearía el pesebre y la canasta de los huevos.
Seguramente en estos momentos eso le ha quedado claro.

Le sigue doliendo

Como un golpe en las partes bajas, así le duele todavía al expresidente Felipe Calderón la negativa del Instituto Nacional Electoral de otorgarle el registro a su partido México Libre.
A más de una semana su coraje lo sigue manifestando, sobre todo en las redes sociales, acusando de todo a todos los involucrados en el rechazo y en un rato de paz interna, ofreció disculpas a Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, por haber involucrado a su padre difunto, Arnaldo Córdova, en un tuit que escribió, obviamente reclamándole su proceder, el voto en contra.
Su enojo tiene varias razones; la primera, la más poderosa: se embolsaría poco más de 160 millones de pesos por concepto de prerrogativas. Nada menos.
¿Qué empresa tiene tantas ganancias, sin mayor esfuerzo, sin inversión?
Es un buen negocio, el mejor, no queda la menor duda.
Pero ¿para qué querían los mexicanos que Felipe Calderón encabece un partido, si ya demostró su incapacidad y soberbia para gobernar?

Más partidos, no es igual a democracia

Hay quienes opinan que negar el registro a nuevos partidos políticos es atentar contra la democracia. En contraparte, quienes señalan que nuestro país está para dos o tres, no más.
En los hechos, aumentar el número de partidos no ha significado una mejor vida política, ni mejor desarrollo de este país, ni más participación de la sociedad, ni mayor afluencia de votantes en las elecciones.
Se ha convertido, sí, en una costosísima burocracia.
Además los dirigentes de los partidos más que pugnar por los intereses de la sociedad, se convierten en defensores de sus propios intereses, y la mayor parte de las veces en comparsas o satélites de los institutos políticos llamados grandes. Los ejemplos están a la vista, tanto en el Estado como en el país.
Avances no hay en este sentido. Las mismas mañas, los mismos arreglos, los mismos cochupos. Se unen para acceder al poder por el poder, sin importarles ideología y principios.
La excepción es el Movimiento de Regeneración Nacional que nació como eso y posteriormente se convirtió en un partido que, gracias al fenómeno López Obrador, obtuvo los votos que no se imaginó. Que se repita, se ve muy, pero muy difícil. Morena en menos de dos años en el poder ha dado amplias muestras de lo mismo.
Quienes opinan que debe seguirse dando el registro a más partidos, pues pueden dárselos e integrar 100 o 200, siempre y cuando dejen de costarle a los mexicanos. ¿Por qué los impuestos deben seguir financiando a los partidos políticos?
Como contempla la Ley Electoral que puede haber más partidos, así también debiera decir que deben ser un financiamiento mínimo, simbólico. Que la misma canasta se reparte entre siete o entre 15 y sea equitativo. Si quieren más recursos, pues que lo aporte la militancia que presumen tener.
Hay prioridades y demasiado costosos son hoy en día los siete partidos políticos.
Más partidos no es igual a más y mejor representación ciudadana, ni a mejores políticos. Demostrado está, pruebas existen, muchas.
No hay que seguir exprimiendo a los mismos, ni ordeñando la caja.

¿Y Enrique Ku?

El hoy director general del Conalep, Enrique Ku Herrera, se perfilaba como el candidato a la gubernatura por Redes Sociales Progresistas.
Él lo impulsó en el Estado, se encargó de organizar las reuniones y de dialogar con los liderazgos de todos los sectores.
Aquí no tuvieron problema para reunir a los militantes que requerían en las asambleas, pasó la prueba.
No obstante, a nivel nacional no cumplieron, no corrieron con la misma suerte.
El resultado lo sabemos. El Instituto Nacional Electoral no le otorgó el registro, esfumándose la posibilidad de que sea el candidato por RSP, cuya promotora principal es la exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales.
Optará por Encuentro Solidario; es pregunta.

Banderazo de salida

El lunes 7 inició el año electoral a nivel federal.
Aquí reformaron la ley para que inicie en enero, pero ya les enmendó la plana a los diputados locales el Instituto Electoral del Estado de Campeche, cuyos consejeros han mostrado que son buenos aliados.
Por ello ha establecido que “del 29 de octubre al 11 de diciembre de este año, y del 13 de noviembre de 2020 al 10 de enero de 2021, serán los plazos para que de acuerdo a sus estatutos, los Partidos Políticos determinen el procedimiento de selección de candidatas y candidatos a  la Gubernatura del Estado, así como a Diputaciones, Ayuntamientos y Juntas Municipales, respectivamente”.
En el Estado se elegirán gobernador, diputados federales, diputados locales y por primera vez 13 ayuntamiento, porque se incluirán Seybaplaya y Dzitbalché.
De pronósticos reservados.

Pregunta

¿Qué va a pasar en el partido Morena si Layda Sansores no viene de candidata?

Mal debut de Seybaplaya yDzitbalché

Con la novedad, que aunque no es definitivo, en el Presupuesto de Egresos del 2021, se contempla un recorte de mil 500 millones de pesos a Campeche.
Son malas noticias, por supuesto.
Si de por sí este año por los recortes no les fue nada bien a los ayuntamientos.
Si es de todos conocidos que el mismo monto que se reparte entre 11, se dividirá entre 13, porque no da para más la economía del Estado, con este recorte previsto la estrechez será mayor.
Esto se traducirá en que no veremos avances, ni obras, ni cambios, que signifique, que exhiba el brinco de Junta Municipal a Municipio.

A dos años

Está por cumplirse dos años de administración de los actuales presidentes municipales.
Si en estos casi dos años en los 11 ayuntamientos es casi nada lo realizado, el 2021 será otro año perdido.
La situación es compleja y se complicará mucho más; no habrá ni para pagar a los boots.
El primer año los alcaldes se la pasaron criticando lo que dejaron de hacer sus antecesores y quejándose que no dejaron dinero en las cajas, ni en la chica. Sin embargo, ninguno de los acusados o denunciados tuvieron que devolver lo que dicen se llevaron, ni están en la cárcel quienes así lo merecían.
Lo aprovecharon para sacar rencores, cobrarse algunas afrentas (unas reales y otras ficticias), despedir a personal que le resultaba incómodo y perseguir, en algunos casos, enemigos políticos. En eso perdieron valiosos 12 meses.
Estos 12 meses que están corriendo, en términos prácticos el segundo año, la inacción la están atribuyendo a la pandemia. En parte, puede que sea así, pero tiene que ver más con la ampliación de la incapacidad mostrada el año anterior.
En resumen han hecho nada y a quienes mejor les ha ido, poco. Y todavía hay más de uno que no va a cumplir sus tres años al frente del Ayuntamiento, van por la reelección o por otro cargo de elección popular, engañados por su adláteres de que han hecho un buen trabajo, el mejor de varias administraciones.
Malas administraciones municipales y malos alcaldes es lo generalizado. Si existe alguna excepción, hay que aplaudirla, pero nadie se salva, están convertidas en administraciones de saliva, selfies e histrionismo.

Prisión a agresores

Pues al alcalde capitalino, Eliseo Fernández Montufar, le encanta la confrontación.
No reconoce sus errores, ni ha entendido de qué se trata ser servidor público.
En su informe dominical, no solo no reconoció que está mal, que un ayuntamiento y sus autoridades están para atender las demandas de los ciudadanos, no para promover confrontaciones, menos para justificar que sus trabajadores anden armados, sino que de nuevo arremetió contra un individuo llamado Noé, de quien dijo provocó a sus esbirros y ha tratado de sobornar a la diputada Biby Rabelo.
El caso es que no “funcionó que le avisen a los familiares de los detenidos que pronto saldrán”, como declaró horas después de los disparos y agresiones de los trabajadores del Ayuntamiento a vecinos de la colonia 20 de Noviembre, porque cinco están en prisión y lo estarán como medida preventiva.
Lamentable que tenga que ser así, pero en el encierro entenderán que el hecho de trabajar para el Ayuntamiento y de estar a las órdenes directas del alcalde no es patente de corso para agredir, lastimar, ni poner en peligro la vida de los ciudadanos, por el simple hecho de disentir, de reclamar sus derechos.
Entenderán también que por más protección que tengan por parte de las autoridades municipales o funcionarios de otro nivel, no es suficiente para pasar la aduana de la ley cuando se delinque, cuando hay terceros afectados y se pone en peligro la vida.
Que por más que el alcalde y la diputada hayan justificado el actuar, delinquieron. Y no es delito menor cuando se dispara un arma de fuego contra otra persona, o se usa un arma blanca para herir.
Las autoridades, de cualquier nivel, están para fomentar el orden, la convivencia y poner el ejemplo.
Se ha confundido en los últimos tiempos, los funcionarios se sienten intocables e innombrables. No se les puede tocar ni con el pétalo de una rosa.

Ampliamente

Tanto en el ámbito nacional, como en el estatal, Movimiento de Regeneración Nacional está dando amplias muestras, con las acciones y actitudes de sus cabezas, que son más de lo mismo.
No hay diferencia, no hay cambios. Mismas ambiciones, mismas conductas.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!