Loading

Batalla campal entre ribereños

Seis lesionados, lanchas dañadas y palapas destruidas, el saldo

Las viejas rencillas entre los dirigentes pesqueros de la zona del Camino Real provocaron ayer una batalla campal entre ribereños que dejó como saldo inicial al menos seis personas descalabradas, varias embarcaciones ribereñas dañadas y palapas destruidas, además que se evidenció la falta de ordenamiento pesquero para el embarque y desembarque de los diversos grupos de cooperativas pesqueras que operan en la zona.
El enfrentamiento verbal comenzó a las ocho de la mañana entre Ramón Enrique Suárez Yam, quien se identificó como presidente de Permisionarios y Cooperativados del Camino Real, quien señaló que Javier Antonio Ordóñez Canché, “se la pasa ocupando espacios que no le corresponden, además de traer gente de Champotón y Seybaplaya a desembarcar a zonas que no le corresponden”.
Cabe mencionar, que Ordóñez Canché desde la tarde-noche del domingo solicitó la presencia de los medios de comunicación ya que denunciaría irregularidades en el sector del Camino Real, además de acusar a Suárez Yam de haberlo amenazado con una pistola.
“Se lo dijimos ayer (por el domingo) a las patrullas; desde ayer le dijimos, a las ocho de la mañana les esperamos porque va a haber problemas; yo levanté un reporte ayer de que me amenazaron con arma de fuego y les dije mañana a las ocho de mañana van a haber problemas porque estos señores usan arma y son bien autoritarios y prepotentes”.
La tremenda batalla campal fue protagonizada por pescadores ribereños pertenecientes a la zona conocida como Camino Real, disputa que terminó a golpes y en la que literal se dieron hasta con la jimba, derivada de viejas rencillas entre los líderes pesqueros Ramón Enrique Suárez Yam y Javier Antonio Ordóñez Canché, quienes se pelean las zonas de embarque y desembarque, por lo que se acusan mutuamente de cometer irregularidades en el manejo de sus espacios.
Un conflicto que además evidenció la falta del ordenamiento pesquero.
Desde temprano los pescadores de ambos grupos se concentraron en medio de una tensa calma en el muelle del malecón, cerca de los cocteleros, pero la violencia se desató cuando presuntamente el líder Enrique Suárez ordenó destruir una palapa propiedad del hermano de Javier Ordóñez.
El saldo fue de al menos seis pescadores descalabrados, varias embarcaciones ribereñas afectadas, así como daños en chozas que se ubican a la orilla de la playa y en donde expenden sus productos los pescadores.
Entre los afectados estuvieron los propios líderes Suárez Yam y Ordóñez Canché, quienes fueron atendidos por paramédicos, mientras que los quejosos fueron apoyados por elementos de la Policía para trasladarse a la Fiscalía General del Estado a interponer sus denuncias penales.
Sin embargo, llamó la atención la ausencia de representantes de la CONAPESCA y de la SEPESCA, que son las instancias encargadas de manejar los temas pesqueros.

  • CAMPECHE

error: Content is protected !!