Loading

entre líneas: Siempre sí y no

El Tribunal Federal Electoral dio reversa y avaló la encuesta para elegir al dirigente nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Esta la declaró empatada el Instituto Nacional Electoral, porque la ventaja fue de dos décimas de Muñoz, lo que quiere decir que habrá otra para el desempate.
La pelea está entre Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado. Uno de los dos será el presidente del partido. Aunque en realidad, es un todos contra todos.
Envían un mal mensaje, no a la militancia, por los enfrentamientos, las acusaciones y toda una serie de descalificativos que se ventilan en los medios de comunicación.
Exhiben un partido con una cúpula conflictiva, que va extendiendo sus eslabones a la militancia y simpatizantes de cada tribu.
Son incapaces de la conciliación; cuando menos de ponerse de acuerdo para no ser exigentes. A cada acción de uno de los aspirantes, corresponde una reacción en contra de los otros. No coinciden, pretextan que de eso se trata la democracia. El asunto es que cada quien cree tener la razón y el resultado es que es un caos. Es un partido donde impera la anarquía, donde la ambición de poder está sobre todas las cosas.
Se acusan de todos y lo menos que se dicen son corruptos.
¿Cómo confiar en ellos, si ellos no se tienen confianza entre sí?
¿Por qué lo harían los ciudadanos?
Quien resulte el próximo dirigente nacional va a encontrar una dura resistencia al interior, porque tienen como deporte la confrontación, las descalificaciones y no estar de acuerdo con nada que venga de otra tribu.
Cosecharán los frutos en el 2021 y no serán precisamente los que creen. Están muy confiados, en el pecado llevarán la penitencia.
No son mejores los de enfrente, pero los morenos se están ganando a pulso la animadversión de la ciudadanía.
Están en modo autodestrucción desde que Andrés Manuel López Obrador ganó la Presidencia de la República. No han sabido comportarse como vencedores.
En tanto a nivel nacional organizan encuesta del desempate, en el estatal siempre no es el dirigente estatal, José Ramón Magaña Martínez. Esta semana mandaron a Sara Ferrer y Daniel López, de la dirigencia municipal de Carmen, a declarar que “es títere” de Ramón Ochoa, Manuel Zavala y Rocío Abreu. No hay necesidad de decir de qué lado están.
Patricia León es, de nuevo, quien “dirige”.
Así entre comillas, porque es la dirigente del grupo encabezado por el senador Aníbal Ostoa y José Luis Flores, esto es, el Laydismo.
Como ve, la paz, la concordia y la armonía reinan en Morena. Hasta parece que adelantaron diciembre.
Criticable que no se pongan de acuerdo en nada, salieron peor que a quienes criticaban.

Gané: Muñoz Ledo

Gané y me robaron, declaró Porfirio Muñoz Ledo al conocer el resultado.
En realidad así fue, aventajó por dos décimas a Mario Delgado.
Muñoz Ledo aseguró que este lunes tomará posesión del partido para trabajar en la unidad que tanta falta le hace.
Labor imposible.
Para empezar, no lo dejarán tomar posesión, deberá esperar el resultado de la próxima encuesta del INE y este nuevo episodio para renovar la dirigencia generará más encono, más polarización.
Mario Delgado sostuvo que la tercera es la vencida. De quedar debajo de nuevo, confirmará que su liderazgo no es del tamaño que creía y que creen sus seguidores, que no más no le da.
¿Y si hay otro empate?

Pregunta

A todo esto ¿a quién reconocerá la alcaldesa de Álvaro Obregón como dirigente?

Layda no se descarta

Aunque sabe que está sujeta a la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador.
En entrevista con Milenio, afirmó que hace más de tres años vive en la Ciudad de México y desde el 2018 no ha vuelto:
“Desde que salí de Campeche y me vine aquí a la campaña, hace como tres años y pico, no me he parado un día, una hora o un minuto en Campeche. Seguimos caminando y trabajando con toda intensidad, además sin regateos”, apuntó.
Reconoció que “sí hay encuestas que nos ponen (…) que nos favorecen”; dijo ser parte de un proyecto de nación y “siempre me he sentido una ficha de… modesta… un peón del tablero de ajedrez que maneja el presidente Andrés Manuel López Obrador como un gran estratega”.
Layda Sansores fue senadora de 2012 a 2018, siendo una de las principales críticas de Peña Nieto. A pesar de que está trabajando de lleno en la alcaldía capitalina, no descartó del todo ir por la candidatura a su Estado, “sí se puede dar Campeche, se puede dar, pero no ahora”, y es que explicó que lo urgente es estar al 100 por ciento en la demarcación , aunque, “(…) esto no se define ahora sino en diciembre o enero; ni para que adelantarse y ahora concentrémonos en esto, en la alcaldía. Nosotros hicimos 22 años de campaña en Campeche sin pausas, nunca dejé Campeche. En el momento que digan: tienes que irte para allá, tienes que irte (…) nos iremos”, explicó.
Un día antes, el 8 de octubre, colocó un tuit: “Que no existan dudas, estamos trabajando concentrados al 100% en la @AlcaldiaAO. Vecinos, no caigan en #Fakenews”.

Sin solución

Aprovechando el mal tiempo, las autoridades pesqueras dejaron “plantados” a los pescadores del Camino Real, que buscan la regulación de los desembarques en ese sector y que provocó un zipizape la semana antepasada.
De nuevo, la misma estrategia: darle largas.
Los funcionarios están para mediar y solucionar los conflictos, no para complicarlos.
En este, como en otros que tienen que ver con el sector, prefieren seguir nadando de muertito todos los involucrados, desde el funcionario municipal pasando por el estatal y el federal.
Deben conciliar los intereses de los grupos involucrados y darle a cada cual su lugar, antes que el conflicto tome otros niveles.
Dieron una muestra con los “palazos” que se dieron. Raúl Uribe y Ramón Ochoa Peña, ambos exdiputados locales priistas, no pueden seguir en la política del avestruz.

El país al revés

Han desaparecido los 109 fideicomisos que, asegura el presidente Andrés Manuel López Obrador no desaparecen los apoyos, sino que se entregarán directamente y el secretario de Hacienda, Arturo Herrera dijo que “no van a disminuir los apoyos a las instituciones científicas y de investigación en México. Al contrario, al venir los recursos directamente de la Tesofe tendrán un proceso más corto y eficiente” y se integrará un grupo de ocho funcionarios para realizar un diagnóstico de cada uno.
En la mañanera del siete de octubre, López Obrador anunció que ocho funcionarios de la administración realizarán un diagnóstico, un “Quién es Quién” en los fideicomisos, que evaluarán su funcionamiento y los resultados serán informados posteriormente.
Comenzaron por el final. Esto lo debieron hacer antes de proceder a borrarlos, porque no todos son malos, innecesarios, ni cajas chicas de dudoso destino. Tienen su razón de ser, cumplen metas y proyectos, son útiles y de gran importancia para este país.
Por supuesto que los hay más opacos, que la sola solicitud de información en sus páginas espanta a quienes los manejan o simplemente no dan razón de nada, como los hay los de investigación y científicos que mucho contribuyen en este país, donde la fuga de cerebros es importante y lamentable, cuando debiéramos procurar que emigren, pero los políticos que saquean.
Es cierto, en el caso del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) que no es del todo transparente aun en nuestros días, que nació torcido, que hacían oración los funcionarios para que una tragedia ocurriera, porque significan millones de millones de pesos que se podían desviar y nunca llegaban a los beneficiarios. Hay casos actuales.
De 1985 a la fecha se han ido corrigiendo sus reglas de operación, que son cada vez más estrictas que, hay que decirlo, no ha impedido la corrupción. Si las malas prácticas continúan, es porque no se ha sancionado a quienes han incurrido en los malos manejos, o han sido los menos.
Este era el camino, sancionar a quienes han abusado y corregir lo que se tenga que corregir, no borrar todo de un plumazo.
Y el diagnóstico debió ser el punto de partida, no el final.
¿Qué pasará con los fideicomisos que el diagnóstico arrojen que operan bien?
De todas maneras no tendrán presupuesto para el próximo año, porque está próxima la propuesta del Presupuesto de Egresos del 2021.
Desafortunadamente en esta administración federal donde huelen corrupción en todo borran todo, cuando no debe ser así.
No todo está podrido.

¿Reconciliación?

Apenas está empezando a darse cuenta que se está quedando solo.
En los dos años que lleva al frente del Ayuntamiento se ha dedicado a romper relaciones, a sumar adversarios, incluidos los de casa, a quienes le ayudaron a llegar, aunque al grueso de la población todavía no logra convencerla de que ganó a la buena.
Para nadie son un secreto que está peleado con Ramón Peralta y recientemente ordenó la salida de la dirigencia del PRI Carmen a Ramón Rodríguez.
Para nadie es un secreto los desaguisados que ha protagonizado con militantes y cabezas del partido en el que milita, a quienes no solo ha ignorado, sino ha enfrentado.
Con todo en su contra y su proyecto de reelegirse, está condenado a la derrota, solo que ahora sin sus aliados.
Esta semana se le prendió el foco, le llegó la reflexión y le cayó el 20 que estaba sumando más enemigos políticos de los que ya tenía. Al fin le entró la razón y así Óscar Rosas quiso mostrar que ya regresó a ser el otro que era antes de ser alcalde.
Eso sí, como su austeridad republicana es más austera que la del Gobierno de México, el café lo invitó en su oficina, para que le quede efectivo para seguir repartiendo pollos y sus derivados, que por cierto tiene tiempo que no hace.
No precisamente ofreció disculpas, habló de malos entendidos, de gente empeñada en sembrar discordia para cosechar cizaña. Prácticamente como Pilatos, se lavó las manos. Pidió borrón y cuenta nueva y hasta se comprometió a darle una chamba a Ramón Rodríguez.
La reconciliación, que no es reconciliación, porque el daño está hecho, la sellaron con una foto que fue subida a las redes sociales. Demasiado tarde.
Esto es como un matrimonio: uno de los miembros de la pareja corre al otro de la casa, le dice hasta de que se va a morir antes de poner un pie en la calle y además le cuenta a quien quiere escuchar las peores cosas del corrido.
Después de todo esto, nada es igual.
Esto es: si en la elección pasada su triunfo fue dudoso, en la del 2021 no hay ninguna garantía siquiera de que sea candidato.
Perdió el piso y se hundió sin ayuda de nadie.
Motín

Solo duró unas horas en el cargo y estuvo a punto de costarle la vida a la fugaz directora del Centro de Reinserción Social de Kobén, María del Carmen Baeza. Su antecesora, Virginia Cáliz, llegó en la administración de Fernando Ortega Bernés y duró nueve años en el cargo. Quien la ratificó el sexenio pasado, la cambió en este: Jorge Argáez Uribe.
El nombramiento de la licenciada Baeza se hizo con absoluto sigilo. Más tardó en entregarlo el secretario de Seguridad Pública, que en organizarse los internos para “darle la bienvenida”, para hacer ruido y alborotar
el penal.
Armaron un motín en cuestión de minutos, desestabilizando el reclusorio, agrediendo custodios y a los propios internos, movilizando a 300 efectivos entre policías estatales, la Guardia Nacional y el Ejército. La tensión al interior y exterior era patente. Y lo más peligroso: la intención era lastimar o matar a la recién nombrada directora.
Cosas de la vida, un interno se interpuso y resultó con varias heridas de un arma punzo-cortante.
Bajar al área de galeras la misma tarde de su nombramiento, para ponerse al día, la puso en un riesgo innecesario, porque obviamente no es lo mismo que estar en el Centro de Reintegración para Adolescentes de Kila Lerma, donde fue reinstalada para su tranquilidad.
Quien quedó a cargo y despacha en el penal de Kobén desde la tarde del viernes es la licenciada Claudia Góngora.
Son cargos complicados de sobra, cargados de tensión y estrés, que muchos prefieren no aceptar por todo lo que conlleva.
A ver cómo le va a la nueva directora.

No es mala la idea

Ahora que en el país siete Estados han regresado a semáforo naranja, debido a un repunte en los casos de coronavirus y el riesgo latente que existe, la idea de campañas virtuales propuesta ya por la consejera presidenta del Instituto Electoral del Estado de Campeche, Mayra Bojórquez, es una buena opción.
Permitiría no poner en riesgo a los candidatos, aunque los aspirantes y suspirantes en estos días andan desesperados, y a la población en general, además de ser un buen ahorro de varios millones de pesos.
A ver quiénes dicen yo.
Alguien dijo por ahí que primero es la salud.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!