Loading

Arrancó el FIC virtual

Catrin Finch & Seckou Keita abren el telón

Del 14 al 18 de octubre se llevará a cabo  el Festival Internacional Cervantino y tendrá una amplia variedad de eventos culturales que se transmitirán gratuitamente en las redes sociales, televisión abierta y plataforma “Contigo en la distancia”. En el caso de Campeche llegará por medio de transmisiones en vivo totalmente gratuitas y sin registro previo a las redes sociales de la Secretaría de Cultura y por TRC Televisión. De esta manera, los espectáculos que se transmitirán en Campeche serán “Catrin Finch and Seckou Keita”, “Compañía Nacional de Danza”, “Tompak”, “Set Glier” y “Lii y Fencha”.  
Sin embargo, el Festival Internacional Cervantino en su edición número 48, contará con 27 espectáculos escénicos de danza, teatro, música y ópera; además de 12 exposiciones, dos instalaciones y 11 actividades académicas, al igual de transmisiones diferidas y experimentos en nuevos formatos de colaboración en línea.
El encuentro cultural más importante de México se adaptó a la situación actual por la pandemia del Covid-19, y con la finalidad de salvaguardar la vida y la salud de las personas se optó por ofrecer una edición virtual.  
De esta manera, ayer arrancó a las 12:00 horas con  “Catrin Finch and Seckou Keita”, espectáculo  sublime, aclamada por la crítica y galardonada con múltiples premios entre dos músicos virtuosos aventureros: la arpista galesa Catrin Finch y el kora senegalés Seckou Keita, quienes ofrecieron una impresionante exhibición de maestría musical de clase mundial.  
Basándose en sus propias tradiciones diversas y transformándolas con una sinergia notable, Catrin y Seckou han construido una reputación formidable por sus extraordinarias actuaciones. Tras el éxito de su álbum debut ‘Clychau Dibon’ en 2013, su tan esperado segundo álbum ‘SOAR’ se lanzó en abril de 2018.  
El  programa titulado Why Fly?  incluyó piezas como Bach to Baussou y 1677, esta última poderosamente melancólica, pues se inspira en la pieza Clarach, tema que evoca el vuelo del águila pescadora que migra cada año de la costa occidental de África a la del norte de Europa. Su viaje es más libre y bello que el que tuvo Seckou y tantos inmigrados más. Una metáfora del poder de la música para elevarse y librar las fronteras. I IHH


error: Content is protected !!