Loading

Titulación y escudo de San Francisco de Campeche en la numismática

Por Gustavo Moisés Chablé Uribe

Felipe Domingo Víctor de la Cruz, nació el 8 de abril de 1605 en el Palacio Real de Valladolid y murió 17 de septiembre de 1665. Fue el tercero de los ocho hijos y primer varón del matrimonio habido entre Felipe III de España y su prima segunda (sus abuelos Felipe II de España y Carlos II de Estiria eran primos) la archiduquesa Margarita de Austria.
A las siete semanas de nacer fue llevado a la pila bautismal de la iglesia conventual de San Pablo de Valladolid en brazos Felipe III, el Duque de Lerma.
Fue llamado el Grande o el Rey Planeta fue rey de España desde el 31 de marzo de 1621 hasta su muerte, y de Portugal desde la misma fecha hasta diciembre de 1640.
Su reinado de 44 años y 170 días fue el más largo de la casa de Austria y el tercero de la historia española, siendo superado sólo por Felipe V y Alfonso XIII, aunque los primeros dieciséis años del reinado de este último fueron bajo regencia.
Durante la primera etapa de su reinado compartió la responsabilidad de los asuntos de Estado con don Gaspar de Guzmán, conde-duque de Olivares, quien desplegó una ambiciosa política belicista en el exterior y reformista en el interior que buscaba mantener la hegemonía española en Europa. Tras la caída de Olivares, se encargó personalmente de los asuntos de gobierno, ayudado por cortesanos muy influyentes, como Luis Méndez de Haro, sobrino de Olivares, y el duque de Medina de las Torres.
Los exitosos primeros años de su reinado auguraban la restauración de la preeminencia universal de los Habsburgo, pero la guerra constante de la Europa protestante y la católica Francia contra España condujeron al declive y ruina de la Monarquía Hispánica, que hubo de ceder la hegemonía en Europa a la pujante Francia de Luis XIV, así como reconocer la independencia de Portugal y las Provincias Unidas.
El Rey Felipe prohibió, el 10 de abril de 1625 y por segunda vez el 13 de febrero de 1627, que, por ninguna razón, los Virreyes, Audiencias, Gobernadores y Ministro de la Indias, por superiores que sean, den Títulos de Ciudades, ni Villas a ninguno de los pueblos, ni lugares de españoles ni indios.
El rey se reservaba, a través del Consejo de Indias el derecho exclusivo de otorgar, como gracia y privilegio, Títulos de Villas y Ciudades. La otra razón, no expuesta en la ley, es que el favor obtenido con estos nombramientos se pagaba con su servicio que debía beneficiar a la Corona.

I PRIMERA SOLICITUD
DEL TÍTULO
Reunidos el cabildo en la Sala Capitular de la Villa de San Francisco de Campeche, los Regidores ante de escribano público, Francisco Pérez de Lays, redactaron el 24 de marzo de 1714, el documento que daría inicio al proceso que permitiría el otorgamiento del Título de Cuidad a la Villa de San Francisco de Campeche.
El documento al que nos referimos que se publica aquí por primera vez empieza con una escueta relación de méritos de la Villa en la que se omite mencionar con la debida atención, el hecho de que a su costa se edificaron baluartes y muelles de puerto y construyeron fragatas y otras embarcaciones en sus astilleros, para defender las costas de Provincia.
El conjunto de peticiones ajenas a la solicitud del Título de Ciudad, desmeritó la intención del documento y provocó sin duda, la indiferencia de los integrantes del Consejo de Indias.

I SEGUNDA SOLICITUD
DEL TÍTULO
Se realiza la solicitud en 1720 la Villa de Campeche, la Cámara consulto al rey quien emitió una opinión favorable el 21 de julio del citado año de 1772.
El rey expone lo que espera a cambio del Título:
Espero que en continuación de su celo y por el honor de hacerla Cuidad, dispondrá a su costa la de fabricar dos fragatas de porte de treinta cañones, para que yo las destine a que sirvan de resguardo a aquellas costas y evitar los ilícitos comercios. La decisión del rey fue comunicada a la Cámara el 29 de mayo de 1724 y el 7 de junio se ordenó por oficio a un tal señor Ribas que conferenciase con el apoderado de la insinuada villa, sobre la disposición de la fábrica de las mencionadas dos fragatas y no hubo contestación.
El 20 de octubre, se expidió una Cedula para la Villa de Campeche, participándole la resolución Real y avisándole que hasta que ejecutara lo estipulado en ella y lo informara, se suspendía el despacho del Título de Ciudad.
La Villa de Campeche ni siquiera acusó recibo de la mencionada Cédula Real y el asunto quedó olvidado.
Se realizaron tres solicitudes para el otorgamiento del Título Ciudad para la Villa de San Francisco de Campeche, tuvieron que pasar 63 años para que finalmente se le concediera el anhelado Titulo.

I TERCERA SOLICITUD
DEL TÍTULO
La tercera petición ofrece una estructura totalmente distinta a la del documento que se presentó el 24 de marzo de 1714. El Fiscal reconoce que la solicitud de la Villa de Campeche se ajusta a lo que dice la ley 6ª.
El Consejo determina buscar en sus archivos, y consultar en las concesiones que pretende otorgar, encontró sorpresivamente en el archivo el expediente con la relación real del 12 de julio de 1722. De inmediato, se convocó al Consejo para el día 27 de enero de 1776 y se turnaron los dos expedientes al Fiscal.
Entonces se da cuenta de que el Rey había concedido a Campeche el Título de Ciudad en 1724, con la condición previa de que fabricase dos fragatas del porte de treinta cañones.
La solicitud y los documentos que la apoyaban fueron turnados a consulta el 17 de junio y aprobados por el Rey:
“YO, DON CARLOS POR LA GRACIA DE DIOS REY DE CASTILLA, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mayorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Cordoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarves, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas Canarias, de las Indias Orientales y Occidentales, Islas y Tierra Firme del Mar Océano, Archiduque de Austria, Duque de Borgoña, de Brabante, y Milán, Conde de Abspurg, de Flandes, Tirol, y Barcelona, Señor de Vizcaya, y de Molina,… (larga exposición de motivos) …., otorgo el Título de Ciudad, para la Villa de San Francisco de Campeche en la Provincia de Yucatán”
Fue un 1 de Octubre de 1777, el Rey Carlos III firmó en San Ildefonso el Título de Ciudad de San Francisco de Campeche.
Rey de Nápoles Carlos III, (1734-1759), A raíz de la guerra de sucesión de Polonia, entró en Nápoles (1734) y se apoderó de Sicilia.
Su reinado duró del 10 de agosto de 1759 -14 de diciembre de 1788.

I ESCUDOS DE ARMAS DE SAN
FRANCISCO DE CAMPECHE
El Escudo de Armas al ser elevada del título de Villa al de Ciudad de San Francisco de Campeche, el día 1 de Octubre de 1777 por el Rey de España Carlos III. Fue adoptado como Escudo Oficial del Estado de Campeche el 30 de diciembre de 1962 por mandato del Decreto Número 30 de la XLIV Legislatura del H. Congreso del Estado.
El Escudo formado por cuatro cuarteles. En el primero y cuarto, el Castillo de plata de tres almenas, representan la grandeza y poder en la defensa del territorio de San Francisco de Campeche, los campos gules (rojo) significan la Valentía, Firmeza y Honradez de los Campechanos.
En el segundo y tercero, el navío de plata, con dos áncoras, sobre ondas de mar, hacen remembranza de la custodia del importante puerto marítimo de Campeche, los campos de Fondo Azur significan: las virtudes de la pureza de sentimientos, lealtad y honestidad.
El escudo está rodeado con una bordura de oro del Cordón Franciscano, lleva por timbre, la Corona Real y por ornamentos exteriores, lambrequines con los colores predominantes del escudo.
La Plata de las Figuras significa: integridad y firmeza.
El escudo con la Bordadura de Oro significa nobleza y grandeza.
En la parte Superior Central se observa una Corona Real, que expresa Majestuosidad.
El Escudo habla por sí solo. Naves y Castillos en Armónica Combinación Heráldica, Ceñidos por el Cordón San Franciscano. Imagen Imperecedera del Recinto Amurallado y de su Vocación Marinera.
El Escudo del Estado de San Francisco de Campeche es uno de los más Bellos, Expresivos y más Ornamentados en el País concedidos por la Corona Española en relación con la Nueva España. Y que conserva su vigencia hasta nuestros días desde Épocas Coloniales.


error: Content is protected !!