Loading

Layda sí

Había la duda, pero ya no.
Ayer terminó la incertidumbre que se había generado alrededor de militantes y simpatizantes.
Ayer confirmó en un video y en un tuit que si viene a contender por la gubernatura bajo las siglas y los colores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), más los partidos que se agreguen, que será más de uno.
“Que quede claro, que no haya duda: ¡Vengo por Campeche! ¡Estoy decidida! Me uno con la misma pasión indeclinable a ustedes. Luchemos por consolidar la #4ta Transformación, encabezada por nuestro líder, Andrés Manuel López Obrador. Nuestro pueblo generoso lo merece. Los abrazo.”
En la Casa Blanca al mediodía del sábado se reunió con legisladores y simpatizantes, fue la reunión del “destape”.
Será la cuarta elección que Layda Sansores esté en la boleta electoral de gobernador.
En la primera, la molestia contra el Partido Revolucionario Institucional que pretendía poner como candidato a Carlos Sales Gutiérrez, precipitó su renuncia, su salida y a la postre que no fuera la primera gobernadora. Si se hubiera esperado a que lo “destaparan”, hubiera ganado sin problema alguno.
El precipitarse le impidió acceder a la silla del cuarto piso, de acuerdo con los resultados oficiales de la votación que dio el triunfo a José Antonio González Curi, aunque todavía persisten las dudas de si así fue o hubo fraude.
En la segunda, el capital político había mermado y el partido que la postuló no tenía la fuerza, ni la presencia. Y en la tercera oportunidad tampoco le fue bien.
La cuarta ¿será la vencida?

Acelerados

Todavía no son candidatos, pero varios ya sienten que ganaron la elección del 2021.
Les ha servido de nada la “experiencia política” que dicen tener, asimilada de elecciones pasadas y las derrotas que cargan sobre sus espaldas.
Se autoengañan, pagan los me gusta y los elogios, pero aun así creen que son verdaderos, que son espontáneos, que influyen en quienes los ven, que son votos.
No aprenden.
De pronto se sintieron con ganas de dar los buenos días, las buenas tardes y las buenas noches todos los días a través de las redes sociales. Y, claro, también recordar las efemérides. Lo que se come en Campeche en la semana, entre otras ocurrencias, con tal de llamar la atención. Llegan hasta el ridículo, aconsejados por sus asesores de todo y de nada.
Cuando meses atrás no veían, ni escuchaban, ni atendían a nadie. Estaban en su nube.
Ni la pandemia los detiene.
Están acelerados y desesperados.
Andan por todos lados, dizque recogiendo las necesidades y la problemática de los campechanos. Ya se las saben de memoria, lo importante es que lleven las propuestas que tienen para resolverlas, las reales por supuesto, porque las de saliva no se las cree nadie, ya no.
Menos en estos tiempos donde los recursos económicos escasean y cuando no escaseaban se despilfarraban. De todas maneras gastan a manos llenas, claro el dinero que no es de ellos, con sus excepciones, que las hay.
Seguramente los consejeros del Instituto Estatal Electoral y los del Instituto Nacional Electoral se han dado cuenta que hay varios en plena labor proselitista.
El reto no es que conozcan los problemas que aquejan al Estado y a los 13 Municipios, si en cambio cómo los van a resolver, cómo le van a hacer para que se deje de ser una economía dependiente del gobierno.
De 20 años para acá, o antes, las demandas son similares. Lo que tienen que hacer, en vez de pagar los me gusta y los comentarios, con la idea de que influyen favorablemente sobre el sentir de quienes lo leen, es llevar a los ciudadanos vías de solución.
Están muy bonitos los discursos y mejores las promesas, no resuelven nada. Los antecedentes no dejan mentir.
Compromisos y las propuestas son los que se requieren.

Quién pone orden

Con todo y pandemia, que no termina, que va para largo, los aspirantes no dejan de realizar su labor de proselitismo, de aparecer en todos lados, hasta en la sopa, todo lo contrario a los consejeros de los Instituto Electoral del Estado y Nacional Electoral, que hace unos meses lanzaron la advertencia de no aprovecharse de la pandemia, de las necesidades, porque habrían sanciones.
Quedaron en eso, porque los aspirantes siguen en lo mismo, en tanto los consejeros desaparecieron, se les ve virtualmente pero hasta ahí.
Como no hay quién o quiénes vigilen, los aspirantes, suspirantes y similares hacen lo que quieren.
Lamentable que no pongan orden quienes deben de hacerlo.

No va

Después de lo declarado por el alcalde Eliseo Fernández Montufar en el aeropuerto “Alberto Acuña Ongay” el jueves, queda más que claro que no habrá alianza entre los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional.
De hecho nació de palabra, para no concretarse.
Si ambos partidos, con sus respectivos aspirantes, tienen posibilidades de ganar, obviamente no la van a desperdiciar.
Lo hemos señalado en numerosas entregas, no procede.
Aun con el supuesto de que Eliseo Fernández Montufar no sea el candidato, como se maneja en algunos pasillos y cafés, tampoco se daría. No va a arriesgar ninguno de los dos su capital político, ni tirar lo que han construido en décadas.
Claro, digan lo que digan, está claro quién será el candidato de Acción Nacional.
En Morena ya está definido, al igual que en el Partido Revolucionario Institucional.
El próximo gobernador de Campeche saldrá de uno de estos tres partidos.

Sí va

La alianza entre Movimiento de Regeneración Nacional, el Partido del Trabajo va y el Verde Ecologista, sin su actual dirigencia.
De hecho han empezado a desmantelar a este último y en los próximos días su dirigente estatal, el diputado Alvar Ortiz renunciará para afiliarse al Partido Revolucionario Institucional.
Por cierto que Alvar Ortiz arrancó bien como diputado y en el presente año, con todo y pandemia realizó actividades diversas en el distrito del que es diputado.
Sin embargo, en los últimos dos meses desapareció, ¿le habrán pedido que se siente?
Si así es, están desperdiciando a un buen elemento.

De aparecidos y desaparecidos

La exalcaldesa Ana Martha Escalante Castillo apenas renunció a la delegación de Banobras, se ha dedicado a recorrer el norte y centro del estado, lo que quiere decir que será candidata y muy probable a una diputación federal.
De hecho no hay que descartarla para algún otro cargo de elección popular, salvo una diputación local que, creemos, no va por allá su estrategia ni aspiración.
Es una mujer preparada y sabe llegarle a la gente.
Hizo buen trabajo como presidenta municipal de Campeche, tomando en cuenta el regadero que le dejó la administración panista que le antecedió.

Pregunta

¿A qué partido se afiliará Carlos Ernesto Rosado Ruelas, cuando le digan que no será candidato a gobernador del PAN?

Mariguana, sí

Dieron luz verde al consumo de la mariguana, para efectos lúdicos.
Como dijo un senador, el día de la aprobación: “están autorizando que nos metamos un churro”.
La legalización, como es de suponerse, permitirá que se incremente el consumo de la yerba.
Cuando se legalizó el consumo de alcohol, se dijo que era para tener un control.
Nada que ver, no solo no se controló, sino que, cada año más y más personas se suman a la lista de consumidores y cada vez de menos edad.
Una situación similar tendremos con la mariguana, que los especialistas han dicho hasta el cansancio que es dañina para la salud. Quienes están a favor, dicen que es peor el alcohol y el cigarro. Queda claro que ninguna hace el bien, todo lo contrario.
Como ocurre con el alcohol, veremos en las esquinas y en las casas, en las reuniones familiares a personas consumiendo, incluido los hijos.
Claro, cada quien impone respeto, dicta las reglas y normas en sus hogares, pero permitido no hay impedimento.
¿Habrán medido las consecuencias?
Es una realidad que el consumo y la producción existen, como lo existen de otras drogas.
El riesgo aquí es que se puede generalizar y traer más problemas de los existentes, relacionados con los delitos. Sobre todo que el Estado nunca se ha hecho responsable de la problemática y cuando lo hace, es a medias.
Es una realidad que tiene sus restricciones, lo es también que se expone más a los jóvenes y menores, ya de por sí bombardeados por otras adicciones.
¿Qué nos espera?
Si con el alcohol han llegado muchos problemas como consecuencia, combinado con otras drogas los problemas serán mayores. Es cierto, se da en la actualidad, pero sin duda se dará con mayor frecuencia y el padrón aumentará.
Si no hay capacidad del gobierno de lidiar con el problema de alcoholismo, que se ha ido incrementando, que destruye familias, sueños y el futuro de quienes se han vuelto adictos, menos la habrá ahora que, quiérase o no, la patente de corso da libertad.
Es el país al revés: lanzan primero el problema y después, en unos años más, empezarán a buscarle alternativas y a implementar las estrategias de solución a las consecuencias, que no hallarán. No previeron la creación de la estructura, las instancias y el personal para atender todas las situaciones que surgirán en los próximos meses y años.
No hay capacidad para mantener instituciones para el tratamiento de adictos, por eso desaparecieron los Centros de Integración Juvenil, por eso la existencia de los Centros de Alcohólicos Anónimos, por eso los llamados anexos, la gran mayoría de los cuales no son reconocidos ni certificados, ni sostenidos por las autoridades sanitarias, tampoco clausurados, porque el Estado no tiene capacidad y quienes lo conducen están más interesados en generar simpatías para sus intereses políticos y económicos, que entender a fondo los planteamientos.
Los beneficios serán los mínimos, no los más como señalan los senadores.
Los problemas, esos sí, serán más. Al tiempo.
El problema de este país es que las leyes se aprueban por intereses políticos y con fines electoreros y no miden las consecuencias.

Lo corrieron

Como llegó se fue el dirigente del Frente Único de Trabajadores del Volante, José Luis Arjona.
A su antecesor lo corrieron acusándolo de todo, sentándolo en la silla que ocupaba. El jueves los socios le pagaron con la misma moneda, años después.
Poco le sirvieron sus amistades con altos mandos de la política.
No pierde poco, porque están vigentes las cuotas.
Lo que no está vigente es el Frente.
Desde que está vigente la Ley de Transporte del Estado ha venido a menos, al grado de convertirse en un membrete, no es el poderoso gremio de taxistas de antaño, porque fueron divididos en cooperativas y de paso restarles fuerza, que era el propósito.
Y el destituido líder desapareció desde hace varios meses, no precisamente por la pandemia, al grado que se enteró de lo ocurrido a las afueras del local social del FUTV, ubicado en el barrio de San Francisco de la capital del Estado, por llamadas telefónicas de los reporteros que lo cuestionaron sobre ¿qué opinaba de su destitución?
Atinó a decir que cuando viaje en los próximos días de Champotón a San Francisco de Campeche averiguará qué pasó y declarará al respecto.
Ahora entenderán porque lo destituyeron; solo falta que cuando regrese no encuentre la sede del Frente donde la dejó.

Se van, si quieren

Los diputados federales que aspiran a reelegirse o a algún otro cargo de elección popular no están obligados a pedir licencia o renunciar. Está prohibido sí que usen recursos públicos para promoverse, siempre y cuando los “cachen en la jugada”.
¿Qué va a pasar en la Cámara de Diputados federal?
Si nadie pide licencia, obviamente muchas curules permanecerán vacías y prevalecerá en cada sesión el riesgo de la inexistencia de quórum.
Esto ha originado una controversia entre la Cámara de Diputados y el Instituto Nacional Electoral y hasta entre los dirigentes de partidos. Mario Delgado, de Morena, señala que el INE se está extralimitando en sus funciones.
Aquí la presidenta de la Junta Local del INE, Elizabeth Tapia Quiñones, sostuvo que “renunciar al cargo para ser reelecto o postularse a algún cargo de elección popular por lo menos en la legislación federal no es un requisito indispensable, es decir las personas que están actualmente en cargos o en el servicio público no necesariamente tienen que renunciar a sus cargos para poder postularse, ellos pueden seguir haciéndolo siempre y cuando se apeguen a las disposiciones constitucionales”.
Por si faltaba algo.
Obviamente muchos no querrán dejar de cobrar la dieta y estarán en campaña. Quién dice no a dejar de trabajar y que te sigan pagando por dejar de hacer, dejar de cumplir con la encomienda.
Tienen suerte los que no cumplen, no trabajan y tienen la opción de seguir viviendo del erario y brincar a otro cargo.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!