Loading

Siempre hay otros: Entre la desilusión y el desparpajo en la vida

Conservar algo que me ayude a recordarte sería admitir que te puedo olvidar.
William Shakespeare

Prácticamente a un mes de la navidad del presente año, entramos a esa recta final en línea recta, enfilados al derrotero de vencer la adversidad en salud, con el obligatorio cubre bocas desde que salimos de casa, a sabiendas que podemos ser contagiados por todos aquellos con los cuales caminamos en una ciudad a punto del color rojo.
En esos contrastes de los tiempos de la llamada “nueva normalidad”, no hubo árboles navideños naturales, al menos no los hemos visto por alguna parte, ni en los supermercados de costumbre, donde año con año hacíamos la compra.
Ahora después de pensarnos hacia donde irá el 2021, tras la determinación del Instituto Nacional Electoral, en los sanos equilibrios entre mujeres y hombres para las 15 gubernaturas en disputa, el escenario es ideal para la piratería política, los camaleones y los saltimbanquis.
Será un diciembre de todo tipo de destapes, porque no puede ocultarse lo que a leguas se nota, la enorme disparidad y la ociosidad de algunos acompañantes adelantados a un festín en proceso, aduladores los más, que vayan que encuentran cualidades en sus apuestas, siendo la constante la falta de compromiso de los inmaculados.
No sabemos ni tenemos idea hasta donde les alcanzará a los tres que debutan, hablando de partidos políticos, que irán con los desechos que dejen las alianzas y los llamados “grandes”, estos últimos con padrones de dudosa ratificación en los procesos pasados.
Los porcentajes serán determinantes. Hay jóvenes que se van a enlistar de nueva cuenta, porque estuvieron cerca de llegar a sus metas electorales en 2018, pero los 90 días previos a la próxima contienda, serán únicos por los riesgos ante el evidente virus que no cede, lo cual dejará bajas importantes, adultos mayores que deberán cuidarse en demasía, haciendo llamadas, apoyando desde el posible anonimato, aquello que la autoridad no verá para sancionar.
Para quienes se dedican de tiempo completo a hacer política, México se ha convertido en un país de notables desgastes en el lenguaje, de compromisos incumplidos desde esa oposición que grita antes de llegar, y cuando asume poder y recursos, les falta el do de pecho, esa experiencia para aceptar que hace falta algo más para ser diferentes.
Notoria la corrupción que sigue galopando en PEMEX, que a la mayoría de quienes acompañan al presidente de la República les mueve más el interés personal que el colectivo; cada año menos dinero a los pobres, menos programas sociales, y las mediciones de los alcances son prácticamente nulos.
Todos en su momento se autonombran honestos, los mejores, pero la pandemia llegó en el peor momento. Nunca hay un mejor momento para que mueran decenas de miles de mexicanos y la cifra está por alcanzar los 110 mil.
Y cada que termina un sexenio, elección tras elección, sale a relucir la corrupción, de los más expuestos, que obviamente lo niegan. Las evidencias en la medida de lo posible son borradas, pero con la figura del “testigo colaborador” ya hasta Rosario Robles está por confesar de lo que está enterada a su paso por dos Secretarías donde la danza de los millones fue parte de una estafa llamada maestra.
Muchos comentan que es probable elegir a los mejores, porque esos no los dejan llegar, menos a competir. Todo es muy oscuro en las definiciones y decisiones partidistas, cuando debiera transparentarse hasta los diálogos para conocer en las alianzas que se tejen, lo que están dispuestos a aportar a los pueblos.
Desilusión, desánimo, malos humores, pero algunos siguen caminando. El sol cae menos fuerte en el otoño, pero en la primavera del 2021 tendrán que tejer muy fino, con nuevas estrategias y más realismo, de lo contrario la banca fría de un parque en solitario les espera.

En primera línea

En los acompañamientos de los proyectos, al escuchar a la gente, están las soluciones a esos problemas ancestrales. La dinámica es actualizarse para cambiar.
Todo es posible en esta maraña enfermiza de un virus letal, que no escapa de nuestras preocupaciones, menos aun en un invierno que se vislumbra muy frío.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!