Loading

Siempre hay otros: Un final anticipador

Pero si tú me olvidas quedaré muerto sin que nadie lo sepa.
Ángel González

Tenemos que contar con la capacidad de corregir, en este mundo convulso que habitamos y donde convivimos con personas responsables; e irresponsables, por supuesto hay que darle la mayor importancia a los tiempos en la preservación de la salud, amigables con el medio ambiente, pero también equivocándonos menos.
Los nombres si importan en la baraja de la acción política para el siguiente proceso electoral, donde el buen ejemplo es materia prima hoy en las generaciones que crecen en el caos, y brindarnos seguridad, ante la ola violenta de propuestas y simulaciones, unos vestidos de etiqueta, otros más con maquillaje barato que se cae en la primera llovizna.
Pero además de ilusiones ópticas en el descaro, promesas que nunca se cumplirán, como aquel que gana una elección y grita a los cuatro puntos cardinales que cumplirá sus tres años en el cargo, y no lo cumple; o lo que es peor, lo hace tan mal, porque deja de lado sus responsabilidades, para procurar sus intereses personales, y todavía se quiere imponer a una reelección.
No podemos los ciudadanos en México seguir permitiendo que los legisladores se auto complazcan, con leyes laxas, sin velar por la sociedad en su conjunto, sirviendo al Poder Ejecutivo en turno, a sus elucubraciones, sueños despóticos, y asalto en despoblado en una democracia perfectible, pero que hoy adolece de defensas.
No hay separación de poderes, los partidos políticos son meros instrumentos de posiciones y enlistados, en los reacomodos de colores y alianzas, que al final de cada proceso matiza la realidad y sirve para dejar huérfana la voluntad del pueblo.
Y para rematar la dictadura perfecta, se pretende anular a los organismos autónomos, con de pretexto de que han beneficiado a particulares de asociaciones y la danza de cientos de millones con destino final incierto, que supone acusaciones sin fundamento que le han calentado el oído al supremo, y que ya ha determinado iniciativas para disolver esos entes autónomos, que si bien no son perfectos, si han ayudado en el transitar de un país con más equilibrios, a pesar de los candados la información pública en el caso del INAI.
No podemos perder la memoria, porque representa olvidar y no debemos olvidarnos cómo estábamos hace 10 años, hace 20 años, hace dos años; que teníamos y que tenemos, hacia donde vamos en una ruta que se traza a complacencia de una sola persona, lo cual es un riesgo mayor.
Ya fuimos testigos de lo que sucedió en el vecino país del norte, con un populista que ha dejado huérfanos al menos en cinco familias, con igual número de muertes, por su irresponsabilidad, cinismo demencial y ambición de poder. La historia empieza a Juzgar a Donald Trump, mientras otros que se retratan en el mismo espejo lo defienden por la vulnerabilidad a sus “libertades” en las redes sociales.
No todo está perdido, mientras la buena salud nos siga acompañando a los mexicanos, mientras el discurso se cuelgue a sí mismo medallas y trofeos imaginarios, porque no hay claridad hoy en las conciencias de un país sumido en la desnutrición, el pragmatismo y la vanidad.
A tiempo para cambiar el rumbo de nuestra propia historia, no con una vacuna que quizá está muy lejos de nuestro alcance, porque no se cuenta con la capacidad ni siquiera para el diseño de un programa certero de vacunación a los más vulnerables, sino que se corrompe la gratuidad y la puesta en marcha de una campaña que adolece de humanismo ante la primera línea que combate el virus en hospitales, clínicas y domicilios.
Hemos sido siempre ingratos con ese sector salud, al cual le debemos ser el pilar de la atención a los que menos tienen, a pesar de las carencias en fechas recientes y la negación a lo que todos vemos mal.
Desaparecer medicamentos, programas y simular ayudas, es parte de una sincronía de errores de proporciones inimaginables, que nos dejarán miles de muertes más.

En primera línea

Es un alto honor recibir una llamada vía celular desde Ciudad del Carmen la tarde de ayer martes 12, y escuchar del otro lado de la línea una aspiración legítima para poder seguir apoyando a la gente.
Colonias marginales en la isla y el Municipio, que requieren de sensibilidad, pero además del conocimiento de las necesidades; gracias amiga por compartir tu momento.

  • OPINIONES

error: Content is protected !!