Loading

De frente y de perfil: El blindaje de Moi Mansur

Conforme se acerca a su desenlace la tragicomedia veracruzana toma tintes peligrosos, en los que se asoman todo tipo de ilícitos y amagan con llegar hasta el extremo de delincuencia organizada.
Hace unos días circuló profusamente por las redes sociales la noticia de la muerte de Moi (Moisés) Mansur Cysneiros, víctima de manos criminales, la que fue desmentida al poco tiempo.
Esa noticia cimbró el melodrama veracruzano, ya que se trata de quien, supuestamente, es el principal prestanombres del ahora gobernador con licencia, Javier Duarte de Ochoa.
Dentro de todo esto se encuentra el tema de que Duarte de Ochoa fue registrado dentro del testamento de Mansur como heredero de varias propiedades, entre ellas la de Campos Elíseos en la que el mismo Duarte de Ochoa vivió durante un tiempo.
Mansur y Duarte son amigos desde sus años juveniles y del primero se mantuvo siempre la idea de que era el verdadero depositario de una millonaria fortuna acumulada por el entonces gobernador de Veracruz.
Era muy común escuchar que para hacer negocios con el Gobierno de Veracruz había que plantearlo a Moi Mansur.
De ahí que uno de los personajes más cercanos al gober Duarte de Ochoa siempre fue Mansur, aunque ahora el propio Moi Mansur lo niega y ante la eventualidad de un atentado en su contra, se refugia en el extranjero y desde allá manos misteriosas deslizan un video-confesión del empresario, en el que niega ser el prestanombres de Javier Duarte de Ochoa y da datos, supuestamente, precisos sobre la identidad de sus verdaderos prestanombres.
Ahora ante la eventualidad de que Miguel Ángel Yunes Linares dé a conocer datos precisos sobre el origen de una gran fortuna acumulada por Javier Duarte de Ochoa, sus familiares y amigos, Mansur se deslinda de él y lanza la piedra hacia los otros personajes, empresarios que le ayudaron a la acumulación de esa inmensa fortuna.
No se sabe si fue Mansur el que filtró el video o si solamente coadyuvó a la publicación del mismo, para curarse en salud, desviar la atención que sobre él se tiene o si lo hizo como salvoconducto para evitar se cometa en realidad un atentado en su contra.
Y es que el tema Veracruz corrupción continúa siendo el más relevante de cuantos existen en la actualidad. Tan grave es que pocos recuerdan que en Quintana Roo, el exgobernador Roberto Borge Angulo; en Chihuahua, César Duarte Jáquez; en Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, viven situaciones parecidas.
O que incluso hay una alerta roja por parte de Interpol en contra de Guillermo Padrés Elías.
Resulta más atractivo lo de Veracruz, donde la lucha en lodo que sostiene el gobernador con licencia, Javier Duarte de Ochoa y el gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares, amenaza con salpicar a otros personajes.
Ayer mismo los protagonistas de esta comedia de enredos, convertida en melodrama, fallaron a un supuesto debate al que retó Yunes Linares a Duarte de Ochoa.
La aceptación de Duarte de Ochoa se dio a la par de la negativa de Yunes Linares, con todo y que el convocante era él.
Javier Duarte se comprometió para asistir con todos los documentos que avalan la corrupción de Yunes Linares y, finalmente, también desistió, tal vez consciente de que la televisora ya tenía el testimonio virtual de Moi Mansur y lo harían víctima de una celada como la que vivió René Bejarano.
La negativa de Miguel Ángel se produjo antes, en medio de grandes especulaciones sobre el destino que tendrá el ganador de los comicios del cinco de junio y si podrá asumir el Gobierno del Estado el próximo uno de diciembre.
Para esa fecha, Yunes Linares amagó con conmocionar el mundo político nacional e internacional, dando a conocer noticias avaladas en documentos sobre la grave corrupción en el país, aunque luego lo redujo a Veracruz.
Al tiempo que Miguel Ángel amaga con dar a conocer esa información, se menciona que la PGR cuenta con un expediente en su contra, listo para ser detonado en cualquier momento.
Los dardos que se lanzan, tanto Yunes Linares y  Duarte de Ochoa en contra de uno y otro, muestra el nivel de la clase política mexicana, donde un solo señalamiento es capaz de todo.
Se acusan sin pruebas; se lanzan improperios; se amenazan con y de todo, sin que las autoridades inicien la averiguación necesaria o lo hacen con lentitud, dándoles la posibilidad de blindarse y conseguir los servicipos de los grandes despachos de abogados.
Una sola pregunta salta al imaginario ¿cómo pagarán esos grandes despachos, en el caso de un personaje que como Javier Duarte de Ochoa repite una y otra vez que vive de su salario, el mismo que ya no cobrará en los momentos más difíciles de su litigio?
Por lo pronto, el tema corrupción en Veracruz con el exgobernador y el próximo mandatario toma tintes policíacos y hasta de delincuencia organizada, donde además de los trapitos sucios y el lodo que lo rodea, saldrán diversos nombres conforme se acerque a su desenlace.
Con poco menos de 45 días por delante, la administración estatal de Veracruz se encuentra ante un grave dilema por la difícil situación financiera por la que atraviesa, aunado a la explosión de violencia e inseguridad que se vive en la Entidad.
Ahora que Moi Mansur comienza a desenredar la madeja veracruzana, habrá que esperar la respuesta de los personajes empresariales señalados por él mismo como los verdaderos prestanombres de Javier Duarte de Ochoa y la suerte que correrá la familia Macías, a la que pertenece la esposa de Duarte de Ochoa y si con su video, Mansur quedó exento de responsabilidades u obtuvo el blindaje esperado.
ramonzurita44@hotmail.com

  • OPINIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Content is protected !!