Loading

Siempre hay otros: Administración de expectativas

En el mundo real, ese que gira las 24 horas de cada día alrededor del sol, donde no pocos afirman que lo hace más aprisa el planeta tierra, como parte del calentamiento global y la perforación de la capa de ozono, entre otras linduras producidas por la incapacidad del hombre, y el abuso de su entorno, estamos lejos de la realidad.
Hoy se afirma que los medios de comunicación debieran  procurar la unidad para garantizar la libre expresión de las ideas, en una saludable convivencia armónica, en la pluralidad de las ideas, expuestas con temor muchas veces.
La crisis petrolera nos cimbra a todos por igual; no hay distinción de nada; despidos de personal, liquidados, injustificados o justificables, logran percibir un eterno viacrucis de quejas, que se afirma no tienen un final cercano.
Los reportajes en la prensa nacional hablan del abandono de una flota camaronera que otrora fue la fortaleza en las exportaciones, que le dejaban al país, cientos de millones de dólares en divisas, que sirvieron para construir infraestructura.
No hay mayor defensa que la supremacía de la importancia en los temas naturales de la existencia, esa que no admite más errores, sea del partido político que fuere, del Estado de la República que se trate, la gente común observa como todos los trenes pasan de largo.
En una democracia que se permite tomarse en serio, tenemos la obligación de conducirnos con la verdad, sin excesos, en esa medianía juarista, quizá tan aplaudida de repente, pero escasa en el presente, donde el despilfarro continúa.
Y es que es complicado administrar las expectativas del mediano plazo, esas que serán las candidaturas para aspirar a la Presidencia de la República, donde ya casi todos están en el exposición diaria y mediática, haciendo cada cual su parte, de acuerdo a cada libreto, donde solo falta el toque de realismo.
Demasiado lejos nos queda observar a Ricardo Anaya confrontarse con Margarita Zavala, porque los dos desean fervientemente el poder político presidencial, no para apoyar el tema de la seguridad, ni resolver los grandes temas nacionales; eso no está en la agenda panista.
Los azules hoy acusan todo lo que realiza el priismo y les parece negativo. Todos son corruptos en los partidos políticos, afirma la exprimera dama panista, unos más que otros y otros menos que aquellos.
Así como no les preocupa la pobreza, menos el desempleo, ni la liquidación a los exbraceros, los derechos humanos o la transparencia y rendición de cuentas, incisos que desde luego rehúye abordar López Obrador en cada gira alrededor de lo que fue su sol, para él solo.
Ahora sin tribus, compite contra su egocentrismo, su narcisismo, como Ricardo Anaya, quien acabará siendo el abanderado panista, cerrándole el paso a la que puntea en las encuestas truqueadas.
Y no menos mal le va al exdirector de la Comisión Federal de Electricidad, de quien un día no muy lejano se conocerá como fue que llegó a la dirigencia nacional del PRI, con todo y credencial que lo acredita priista, y de la que muchos dudan todavía que sea cierto.
No van bien las cosas en su recorrido nacional, donde escucha a una parte de  esa militancia que está administrando expectativa, donde será fundamental para poder posesionarse en el escenario político, de las alternancias de gobiernos democráticos, tener la sensibilidad de influir en el cambio de rumbo, no para complacencia de los detractores, que no son enemigos del PRI, sino críticos de una organización que debe estar en constante renovación de todo.
En Oaxaca le fue muy mal, apuntan los medios impresos, a pesar de que a toda persona molesta esperar, los oaxaqueños esperaron más de cuatro horas; los menos permanecieron a pie firme, pero eran los contrarios a la dirigencia estatal, tan lejana de la realidad política, donde Alejandro Murat Hinojosa recuperó ese territorio para el tricolor, donde tiene la gran oportunidad de ser factor que incida en el ánimo de una ciudadanía golpeada por todos lados.
No es ni debe ser de colores de los partidos. Los ciudadanos tienen sus propias ideologías, creencias, fortalezas y debilidades, en el entramado natural, que lucha todos los días por hacerse de los espacios políticos, los menos para ayudar al prójimo, los más para pasar de largo.

En primera línea
Dicen que los payasos están asustando, cometiendo delitos, abusando de la bondad de sus rostros de varios colores, mientras hay escepticismo en el tema.
Mientras eso sucede, otros que lucran pintándose la cara también, graban agresiones tardías en contra del enemigo gringo de México, y solo nos provoca risa.

  • OPINIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Content is protected !!