Loading

Siempre hay otros: Sucesión, un as bajo la manga

Es harto complicado dejar de escribir sobre lo que todos los días se retrata enfrente de nosotros, y tan es así como antes nos preocupaban en demasía las calamidades de los virus, ahora hasta los payasos forman parte de esa fauna nefasta que ataca sin piedad la tranquilidad de todo un país, y no es aislado.
No está en chino el presente por el lado que se le mire. Las oportunidades siempre serán motivo de preocupación, porque nada es fácil; hacerse de un lugar en el entramado laboral con más y mayores competencias, puede formar parte de la queja, pero no se justifica.
Miles de egresados antes tuvieron que sortear años de estudios, de sacrificios, de horas sin dormir; dedicación para intentar alcanzar la excelencia; becas para los menos afortunados en lo económico, pero sobresalientes en las calificaciones que acreditan esos beneficios.
La educación y la reforma de Aurelio Nuño pasó a un segundo plano. Ahora son otros los pormenores de los temas que le dan sentido a la existencia de México, a la sobrevivencia en algunos Estados del país, por la mano de obra calificada, los requisitos para abrir un negocio, y los tiempos muertos para sacar a flote las autorizaciones, de manera legal y puntual, sin que medie un hecho de corrupción para acelerar los trámites.
Leemos en la prensa extranjera que se edita en nuestro país el calvario de hacer negocios; en promedio 30 días para la apertura de uno de ellos, quizá más en otros casos, y la Ciudad de México, Guerrero y Oaxaca se llevan las palmas negativas de este asunto.
No existen, al parecer, las facilidades para hacer negocios; se acusa la falta de homologación, y obvio, también se apunta que el gran talón de Aquiles es el consecuente pago de impuestos, donde se puede uno llevar hasta 361 horas anuales, mientras que el promedio en los países de la OCDE  es de 177 horas.
En la iniciativa privada está la clave, junto con la conexión que debe existir con los gobiernos de los Estados, para atraer inversión, donde destacamos a Campeche como una Entidad donde se privilegia la inversión, se brindan facilidades, porque en ello radica la creación de empleos que tanto perseguimos, en una lucha sin cuartel que todos debemos de dar.
Los jóvenes ocupan un lugar de privilegio. Son los grandes consumidores, la exigencia de la excelencia, en donde los bienes y servicios que se proporcionan deben de ser acompañados de calidad a prueba de verificaciones.
Campeche tiene un año renovando criterios y asumiendo retos importantes con todos los sectores productivos, donde el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, es el primero en escuchar, tender puentes de comunicación, y además considerar las inversiones en los anuncios, como lo ha afirmado, hacerlo cuando prácticamente sea un hecho irrenunciable la inversión, privada o pública.
Estamos viviendo tiempos de transparencia en Campeche, que nunca antes se habían visto; la rendición puntual de cuentas, dejar de lado la opacidad, son las claves de éxito de la actual administración estatal.
Los funcionarios públicos están perfectamente enchufados en sus temas prioritarios,;nada se deja de lado, porque la instrucción es precisa; tiempo completo para cumplir las metas, y objetivos de un Plan Estatal de Desarrollo ambicioso, porque se trata de crecer a mediano plazo, con la certeza de la viabilidad administrativa y la buena práctica de políticas públicas claras.
La hora de Campeche se siente con certidumbre, con la visión e inteligencia de quien conoce al Estado, de lo que le duele y le hace daño, y también las posibilidades de cómo salir adelante.
Tenemos fortalezas importantes en nuestros puertos y aeropuertos; el extenso litoral que nos cobija con su riqueza está a punto de liberar zonas para pesquerías, que detonarán en potenciales importantes para este sector social, tan disminuido en tres décadas. Vemos en Campeche un as bajo la manga de lo posible, donde se teje con firmeza y sobriedad; todo aquello que le sirve al país, a un México que debe voltear los ojos al sureste, ahí podemos encontrar muchas respuestas a nuestras vicisitudes actuales. Hay que ampliar la baraja de posibles, en un país donde la esperanza no debe agotarse.

En primera línea
La instrucción ha sido precisa; la Secretaria de Marina toma el control de la seguridad en el Estado de Veracruz; los esfuerzos federales deberán ir en comunión con los locales en estos días de transición para un nuevo gobierno.
Javier Duarte seguramente busca amparos, recursos que no van a detener su aprehensión, porque es enorme el daño que causó, y no hay peor ciego que el no quiere ver; huir es solo un recurso que retarda el proceso penal.

  • OPINIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Content is protected !!