Loading

Siempre hay otros: Huérfanos de la razón, abandonados

Un hombre que no ha pasado por el infierno de sus pasiones, nunca las ha superado.
Carl Gustav Jung

A pesar de las imaginarias ilusiones, desde las pretensiones abstractas en el universo de las cosas, son las personas aquellas que nos refrendan, con sus intenciones, acciones y determinaciones, lo que vemos como la gran injusticia hoy.
Esperanza acotada, palabra desgastada, inaccesible, impresentable en un discurso más, de esa política lastimosa de la actualidad, en el México que despierta todos los días con más muertos por todo lo indeseable; la pandemia que no se va del todo; la violencia que no para ni parará con abrazos superfluos, y la desigualdad que llega desde el poder, porque les sirve para mandar, decidir, pero sobre todo corromper.
Nada es para siempre hemos afirmado. Cada tres años cambiamos autoridades, en demarcaciones distantes, cercanas. Ayuntamientos, alcaldías, los nombres pueden varias, pero las personas, a pesar de las experiencias, las lecciones recibidas, no cambian, se vuelven más radicales, y además llegan con una sed de venganza en contra de una clase trabajadora vulnerable.

Más información en la versión impresa…

  • OPINIONES