Loading

Reforma al CFF, una amenaza para el contador-auditor: España

Sancionarían con suspensión y hasta prisión a quienes no informen cuando un contribuyente sea incumplido

La Reforma al artículo 52 del Código Fiscal de la Federación (CFF) representa una amenaza para el contador-auditor, porque contempla sancionar con la suspensión por tres años y hasta prisión a quienes no informen cuando un contribuyente incumpla con sus obligaciones o realice algún tipo de delito fiscal, consideró el presidente del Colegio de Contadores de Campeche, Augusto René España España.
El especialista afirmó que la autoridad estaría excediéndose con transferir a los contadores dicha responsabilidad, cuando el trabajo de auditor no es tan riguroso en el aspecto de conocer o lo que hace mal o deja de hacer el contribuyente.
“La auditoría normalmente se hace a través de pruebas selectivas para efecto de revisar la contabilidad de los contribuyentes, por lo tanto, la autoridad está dejando los aspectos de independencia del contador para proporcionarle información correspondiente”.
España España puntualizó que la finalidad de una auditoría no es detectar fraudes ni cuestiones que los contribuyentes dejen de hacer, sino opinar acerca de la razonabilidad que guardan los estados financieros de una empresa.
“Al hacer el examen o la revisión que conlleva la auditoría es a través de pruebas selectivas, donde normalmente siempre se seleccionan los rubros de mayor importancia o de mayores montos, y si en los menores montos que no se revisan hay algún problema que el contribuyente no haya declarado, como no es trabajo del auditor hacer una auditoria al 100 por ciento de la empresa, pues no se va  a detectar esas anomalías que tenga el contribuyente, por lo tanto la independencia y el certidumbre de la información que proporciona el auditor es vulnerable por parte de esta reforma que se le está haciendo al artículo”.
Reiteró que la autoridad se está excediendo para efectos de que el auditor proporcione esa información cuando no la conoce y si no lo llega a detectar cómo va informar, pero contempla a quienes no informen cuando un contribuyente incumpla con sus obligaciones o realice algún tipo de delito fiscal, la suspensión por tres años y hasta prisión de tres a seis años.
“Normalmente los contribuyentes siempre ocultan algo, y no lo dicen todo, ya sea porque no se les acuerda en su momento o porque la situación no llegó a más y la pudieron resolver en su momento, para cuestiones de ellos, pero para cuestiones de fisco no quedó resuelto y no lo informan, pues el auditor se queda atado de manos porque si el cliente no te proporciona esa información que vas a informar, no lo puedes detectar con las pruebas que tú haces para efecto de llevar a cabo tu trabajo, por lo que sí es una amenaza para la actividad”.

  • CAMPECHE