Loading

Violenta represión en nueva marcha contra Maduro

Caracas, venezuela– La policía venezolana contuvo con gases lacrimógenos a los cientos de opositores que se movilizaron este día nuevamente hacia la Defensoría del Pueblo, en Caracas, para protestar contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.
La arremetida de la fuerza pública se concretó después que las movilizaciones previas concluyeron con tres muertos y cientos de heridos y detenidos. Las fuerzas del orden dispararon este jueves gases lacrimógenos cuando la marcha intentó avanzar hasta la autopista Francisco Fajardo, para tomar rumbo a la Defensoría del Pueblo.
El líder opositor Henrique Capriles, quien encabezaba la marcha, avanzó desde el municipio Chacao hasta la Plaza Brión, desde donde intentó avanzar por la tradicional ruta de la autopista.
Previamente, en uno de los puntos de concentración en el oeste de la ciudad, en la zona residencial de El Paraíso, las fuerzas de seguridad usaron bombas lacrimógenas contra el grupo de personas que se reunía para movilizarse.
La arremetida con gases disolvió la manifestación, que pretendía unirse con la marcha principal en Chacao.
El diputado opositor Simón Calzadilla denunció que la Guardia Nacional (policía militarizada) atacó la concentración lanzándole gases sin mediar una explicación.
“Cuando llegó más gente, arremetieron lanzando más bombas al cuerpo de los manifestantes Aquí estamos presentes, no es posible que esta sea la respuesta a una manifestación pacífica”, señaló.
Las movilizaciones contra el gobierno de Maduro continuaron a pesar de que la masiva demostración del miércoles terminó con un saldo de tres muertos, que se sumó a las seis víctimas mortales contabilizadas desde que comenzaron las protestas, el pasado 4 de abril.
La oposición dijo que la marcha tenía el objetivo de entregarle a la Defensoría del Pueblo una carta en la que expone sus reclamos: la destitución de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que firmaron dos sentencias que despojaron a la Asamblea Nacional (congreso) de sus atribuciones, un cronograma de elecciones y la solución a la escasez de alimentos.
Las sentencias fueron suprimidas parcialmente, pero los diputados siguen acusando a los magistrados de haber dado un golpe de Estado.
Capriles repudió la acción de las autoridades contra los manifestantes, que dijo, solo piden elecciones y la restitución del hilo constitucional.
Agregó que la comunidad internacional “está clara de lo que pasa en Venezuela”, mientras Maduro sigue aplicando un “paquete de autogolpe” como llama a las polémicas sentencias del TSJ contra la Asamblea Nacional. Notimex

 

  • MUNDO
error: Content is protected !!