Loading

Barandilla: El dinero y la confianza

La economía de un país o de una persona se compone de diversos elementos, entre otros del dinero. Este elemento es tan importante para la realización de todas las actividades, que en realidad se presenta como objetivo y fin de los esfuerzos laborales y profesionales. Tener o no tener dinero, hace la gran diferencia para la realización de los planes y objetivos de vida, hasta el punto de no importar lo arduo de las tareas a realizar con tal de que la paga sea atractiva. Así el éxito o el fracaso están vinculados al dinero y al poder que representa.
Que el dinero mueve al mundo, es quizás una verdad evidente, pero si lo pensamos con cuidado, en realidad se trata de una ficción mundialmente aceptada; al simplificar los mecanismos de intercambio para la satisfacción de necesidades, el dinero ha permitido superar el trueque haciendo eficiente y variado el horizonte de posibilidades de satisfactores y de precios.
El componente interno y subjetivo que sostiene al dinero como instrumento de intercambio de bienes y servicios es la confianza en la eficacia de ese instrumento, de manera que el dinero supone una unidad de valor contable que permite determinar el precio de los bienes y servicios que se pueden adquirir; además el dinero es un depósito de valor, esto quiere decir que en el tiempo se conserva el valor que nominalmente está asignado en los billetes y las monedas, lo que permite el ahorro.
La confianza en el respaldo del dinero que circula en el mundo, remite de manera inmediata a la fortaleza o la debilidad económica del país que lo emite. Es en ese sentido que se estima a ciertas monedas fuertes o débiles, y esto nos permite distinguir al menos dos perspectivas de la naturaleza del dinero. Por una parte, se encuentra el dinero mercancía, es decir aquel que tiene un valor extrínseco, independientemente que se use o no; un clásico ejemplo de este tipo es el oro que lo mismo puede usarse en joyería, que en la fabricación de monedas y no pierde su valor, otro tanto ocurre con la plata.
También existe el así llamado dinero fiduciario o de circulación corriente, el que se encuentra en las carteras y los bolsillos de todas las personas; fiduciario viene de fiducia, fe, confianza; las monedas y los billetes que se emiten en un país, en realidad no tienen el valor que nominalmente muestran y sin embargo sirven como eficaces vehículos de intercambio de bienes y servicios. La base de su circulación es la confianza de los usuarios.
Vale la pena recordar que en 1971, el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, dispuso que el dólar se convirtiera en la moneda fiduciaria pura; esto quiere decir que se terminó con el modelo anterior de convertibilidad de moneda de Estados Unidos en oro y el volumen del comercio y la importancia como acreedor después de la Segunda Guerra Mundial, se tradujeron en que el dólar se convirtiera en la moneda de referencia de intercambio mundial; la trascendencia de esta decisión ha permitido el gran avance económico de ese país, al tiempo que ha favorecido el desarrollo del mundo en el contexto de la economía global. La estabilidad de dólar como moneda fiduciaria mundial, hasta hoy ha descansado en la confianza mundial en el sistema legal de ese país y desde luego en la credibilidad económica del gobierno.
El dinero es mucho más que los billetes y monedas, es además un estado mental de certeza en el valor del patrimonio que se posee; la representación nominal de una cantidad de dinero impresa en un billete o en una operación bancaria electrónica es muestra del elemento subjetivo que llamamos confianza en quien emite la moneda y en los usuarios que tienen en ella un medio de intercambio funcional, seguro y cotidiano.
Sin dejar de reconocer la significación en la vida humana que supone el dinero, es necesario considerar que no es el objetivo de la vida, sino un medio para realizarla en condiciones de dignidad; el dinero no es ni puede producir la felicidad, porque tener y ser son dos posibilidades irreductibles de la condición humana; cuanto más dinero tiene una persona, más quiere. En lugar de llenar un vacío, con frecuencia el dinero crea otros. En la perspectiva de mejor ser y de tener con suficiencia, que sea para todos un feliz y mejor año 2018.

  • OPINIONES

Historia Previa

RIP al 2017
error: Content is protected !!