Loading

Siempre hay otros: Pretensiones, así están las cosas

El encanto…una de las cualidades esenciales que debe tener un escritor.
Jorge Luis Borges

Se gastó ese preámbulo que poco o nada nos ha dejado para el debate en corto, más imágenes que ideas, más irreverencias que soluciones, más de lo mismo de eso que habita en nuestro país cada cinco años y contando.
Desgaste natural de los que ya tienen muchos años en la política-electoral, más lo que se asumen en un empate técnico, que no los posibilita a alzarse como ganadores el 1 de julio próximo.
Los periódicos nacionales encabezan las supuestas malas prácticas del puntero tabasqueño, cuando fungió como jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y seguramente el listado es interminable para sus rivales políticos.
Nos cuesta mucho trabajo aceptar que no exista imaginación para el planteamiento de la realidad económica, de los vaivenes naturales por las abruptas caídas de las bolsas de valores del mundo, que vaya que nos pegan.
Los empresarios discrepan de un incremento a los salarios mínimos, ese que refleje en su poder adquisitivo el valor de su esfuerzo y trabajo.
Recomendaciones de la OCDE, más allá del bien o del mal, porque con algunos satisfactores de vida le bajaron rápidamente más de dos millones a la pobreza, índices que no nos significan un cambio en la política social.
Infinidad de temas se podrían abordar en el debate público, no cómodo ante las cámaras de televisión y una audiencia cautiva, pero eso es todo lo que tenemos; no hay más imaginación ni deseos de realizar un modelo en una democracia más participativa.
Desafortunadamente somos conformistas, en la mediocridad de los mínimos, en la arrebatinga de los votos de los indecisos, que irán a parar en los independientes que no representan ninguna posibilidad de triunfo electoral, sino resta a uno o dos de los tres competidores reales, no ficticios.
Un país crece cuando tiene buenas políticas públicas afirma José Antonio Meade, quien desea dignificar a la política. Ejemplos de ello hay muchos.
Ricardo Anaya va por esa lucha frontal contra la corrupción, sin mencionar la manera de enfrentarla; en la forma está el fondo, sobre todo a sabiendas que es un mal arraigado en la sociedad mexicana.
De López Obrador, rescatable el ánimo de seguir caminando por los vericuetos de un México que vaya que cambia día a día, que también se impone objetivos, porque cada mañana tenemos responsabilidades y debemos cumplir metas.
Así están las cosas, donde tenemos la obligación para discernir, de conocer el pensamiento de cada uno de los que aspiran a gobernar México, ni el puntero ni el tercer lugar están exentos de yerros, de cometer errores en el afán de un discurso que se gane a la audiencia.
Fueron mítines multitudinarios, observamos ocurrencias, perdones, lamentaciones, además compromisos de cara a lo que se viene en siete semanas más.
México está para mejores cosas, no deambular más, no perseguir más insomnios en el disparate de lo cursi y lo ridículo.
Se han ido las precampañas, y con ellas el todo de esa nada que no recordamos, más que pequeñas frases, que identifican más a los suspirantes por un poder político complejo y económico cuesta arriba.

En primera línea

Y el domingo pasado para algunos fue sorpresa, para otros quizá no, Al final de cuentas Jorge Rosiñol se registró como aspirante a la alcaldía de Carmen.

  • OPINIONES
error: Content is protected !!