Loading

Siempre hay otros: El que se mueve no sale a cuadro

El camino más noble no es someter a los demás, sino perfeccionarse a uno mismo.
Sócrates

El fin de semana pasado no fue la excepción. Aprendimos en el natural tránsito de la vida rutinaria nuevos conceptos que se suman a las inoperancias en su mayoría, pero que también nos hacen reflexionar hacia dónde vamos como país.
Bien dicen que la ignorancia es tan grande, que los ladrones no roban libros siquiera, y agregaría que hay que respetarse en el pensar distinto de los demás, viéndolos a los que compiten desde afuera, en donde los contrastes son notorios.
Quienes se asumen ganadores no han ganado nada; es más, pondrán en el escaparate cada vez más el andamiaje que los acompaña, que los seduce como el poder y alimenta sus egos como el dinero del presupuesto público.
Los políticos pobres, no son pobres políticos. No los hay simplemente, todos gozan de cabal salud financiera, nada les falta de lo material, y buscan afanosamente la confianza de un pueblo que ha caído en desgracia.
Quien afirme lo contrario miente, dirían los clásicos. Por ello se entiende perfectamente que Margarita Zavala haya renunciado al financiamiento público a que tiene derecho, al acreditar con firmas de los ciudadanos su inscripción en la boleta electoral del primero de julio próximo.
Ricardo Anaya pasa de presunto implicado en triangulación de recursos para adquisición, construcción y venta de una nave industrial, a fajador; ahora que levantaron el veto para realizar debates entre los aspirantes, retó al tabasqueño a uno de ellos, con frases fuera de lugar.
Como fuera de lugar se sentía en su registro un Arturo Núñez, que todavía hoy se ha de estar preguntando al ocurrente que firmó ese híbrido de frente donde tratan de mezclar el agua y el aceite.
Ubicado en la mayoría de las tomas del discurso del aspirante del PAN-PRD y Movimiento Ciudadano, al gobernador de Tabasco, antes priista, se le notaba incómodo, a disgusto, y cuando aplaudía la mayoría, su miraba se perdía, y sus manos nunca se juntaron para emitir aplauso alguno.
Donde por cierto no asistieron al INE la mayoría de los gobernadores “afines” al chico maravilla, que se afirma que será bajado de la contienda para subir a Miguel Ángel Mancera.
Todavía puede pasar lo inimaginable; las tendencias son reversibles con talento, pero además con el pleno convencimiento de que no están intentando vender un producto, sino un proyecto para México, pero pareciera que se les olvida a los asesores, que son más figurines que solución para los aspirantes.
Tiempos aquellos que los que hoy esperan aparecer en las listas plurinominales finales al Senado y a la Cámara de Diputados se guardaban para no ser motivo de ningún comentario, y aparecer como por arte de magia en la que se presenta ante el Instituto.
La incomodidad se irá acrecentando; no todos están con quien deberían estar, y pareciera que el discurso de vuelve hueco, sin sentido, al acusar a una autoridad de inventar delitos, en lugar de permitirse explicar de manera convincente hasta los posibles moches que hoy le echan más tierra.
Entre azul y buenas noches las repeticiones tarjeta-acordeón en mano, de quien presume de solvencia económica, pero no acredita la moral.

En primera línea

Debates abiertos por ahora, pero con quien quieres debatir se niega a hacerlo, y esa es una mala señal.
Nunca el que va a en primer lugar acepta confrontar las ideas, menos aun esperando que salgan trapos sucios antes del 30 de marzo.

  • OPINIONES
error: Content is protected !!