Loading

Campañas

A partir del domingo último de abril es casi imposible no toparse con un candidato. Las campañas obligan a caminar, sudar y asolearse. El problema viene luego. Cuando ya están sentados en la silla por la que contendieron, sucede lo contrario: es casi imposible que atiendan a la ciudadanía.
Se acaba la empatía, la sonrisa, los abrazos, besos y apapachos y hasta los recorridos por el Municipio, Junta Municipal o Distrito. Las promesas y compromisos se los lleva el aire en la mayoría de los casos porque, hay que decirlo, muchos dicen hasta lo que no deben con tal de agradar, de obtener el voto.
Los reclamos más recurrentes de los ciudadanos son que solo se acuerden de ellos en campañas y terminadas éstas quienes obtienen los cargos de elección popular no regresan, pero sobre todo no cumplen.
Lo anterior quizá explique el por qué desde hace mucho tiempo ningún partido, ningún candidato, da por sentado el triunfo. Desde hace unos cinco lustros son más complicadas, más competidas, más cerradas las elecciones.
Lo cual no quiere decir que no jueguen a ganar; si no, que chiste. Una mayoría, sin embargo, va de comparsa con miras a obtener ganancias económicas y si se puede, política. Va para perder, pero personalmente ya ganó, aunque no voten por él o ella sus vecinos.
El asunto es que casi tres mil 500 candidatos a alcaldes, diputados locales y presidentes de las Juntas Municipales andan en labor de proselitismo; unos, con propuestas claras, concretas y viables. Otros, despistados o prometiendo hasta lo que no deben, como viene ocurriendo con quienes aspiran a ocupar una curul federal o local, que están ofreciendo regularizar predios, mejorar la seguridad y hasta calles. La mayoría, preocupados solo por la foto para subirla a las redes sociales.
Hay que agradecer que no estamos inundados de pendones, bardas, espectaculares y otra clasae de propaganda; que hasta ahora prevalece la cordura y la guerra sucia está decente.
Hay que reprochar que a ningún candidato se le ha escuchado propuesta alguna para prevenir el suicidio, que va en aumento y Carmen y Campeche ocupan el primero y segundo lugar, en tanto el Estado tiene un sitio nada envidiable a nivel nacional.
Hay que reconocer que, contrario a lo que esperábamos, el candidato del Partido de la Revolución Democrática, Alexandro Brown Gantús, si está haciendo campaña, si está caminando. Como lo están haciendo los independientes Jak Valle, Ricardo Valdivieso Mex, Isidoro Verdejo y Pedro Hernández Macdonald.
Las campañas van y de que habrá sorpresas, por supuesto que las habrá.
Conforme avancen los días y el uno de julio se acerque, se va a ir viendo la suerte de cada candidato.

“Oso” de Zavala

El candidato a la alcaldía del Movimiento de Regeneración Nacional, Manuel Zavala Salazar, hizo el osototote el primer día de campaña en el mercado “Pedro Sainz de Baranda”.
Como un auténtico merólico se paró en un área de venta de antojitos, que estaba repleta de comensales y más gente que se abría paso en el pasillo. Ya saben, la cantaleta de siempre, la que repite en cualquier escenario, la que más le gusta y apasiona: somos el verdadero cambio, vamos a poner fin a la corrupción y la impunidad, somos la diferencia.
Así dicen todos antes de llegar.
Para su sorpresa, literalmente lo ignoraron. Todos en lo suyo: comiendo o platicando con el de al lado. Por más arengas, por más que gritaba para ser escuchado, para llamar la atención, el espectáculo fue penoso; los dos colaboradores que iban con él no daban crédito a lo que estaban viendo.
Si no hubo aplauso, cuando menos rechifla, pero ni eso.
Hay políticos que se sienten agradecidos cuando hablan mal de ellos, porque aseguran que lo importante es que los tienen en cuenta.
A Zavala ni eso.
Como se dice coloquialmente, lo tiraron a loco.
Ni la sudada, ni el dolor de garganta que le quedó valieron la pena.
Ni los siete pesos que pagó en el camión para llegar al mercado.
Son ingaderas.

Fiscalización en tiempo real

Les está generando dolores de cabeza a candidatos la fiscalización en tiempo real que está realizando el Instituto Nacional Electoral y el Instituto Electoral del Estado de Campeche.
En reuniones privadas varios candidatos a alcaldes lo han externado; que les quieren revisar hasta el bóxer, para saber si no llevan propaganda impresa en el mismo.
Quien lo hizo público fue Yolanda Valladares Valle, candidata al Senado por la alianza PAN-PRD-MOCI, quien se quejó de que es exagerado y hasta incómodo.
Bueno, si piden transparencia, deben de predicar con el ejemplo; si piden que las cuentas sean claras, deben empezar por ellos, los candidatos.
Solo de esta manera pondrán saber y conocer los organismos electorales si los estados de cuenta presentados corresponden a la realidad, o como ocurre en la mayoría de los casos, rebasan los topes de campaña sin reportar el origen de lo gastado de más.
A quienes creemos más les va a perjudicar esta fiscalización en tiempo real es a quienes buscan la reelección: Salvador Farías González y Pablo Gutiérrez Lazarus. No tardan en aplicarles las primeras sanciones, sobre todo a este último que se ha descarado.
Gutiérrez Lazarus en días y horas hábiles anda haciendo labor de proselitismo, lo que le prohibieron las autoridades electorales.
Hasta donde sabemos, el lunes 30 de abril fue día de asueto para las instituciones educativas, no para los ayuntamientos. Pues ese día, 24 horas después de arrancar las campañas, el equipo de prensa de la candidata a diputada Nora Ayala, subió a las redes sociales y envió a los medios de comunicación un boletín en el que daba cuenta que en la caminata de ese día estuvo acompañada del alcalde, anexando varias fotos que mostraba el dicho.
Hay acusaciones públicas de dirigentes de partidos, sobre todo del PRD, de que también está haciendo uso de recursos del Ayuntamiento en la búsqueda de su reelección.
A muchos candidatos los va a meter en apuros y líos la fiscalización en tiempo real. La pregunta es si dará para quitar candidaturas.
El morbo por saberlo está impaciente.

Que no se repita caso PEMEX

Aquí lo señalamos domingos atrás y en la semana que termina lo hicieron los empresarios campechanos: que no se repita la historia de PEMEX.
Sería lamentable, penoso y reprochable.
No vimos los campechanos los beneficios de la industria petrolera, cuando de los recursos disponía el Gobierno Federal. Y ahora que la reforma energética la ha privatizado, se diga, lo que se diga, tampoco.
Todavía tenemos fresca en la memoria el mensaje del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, en el que garantizó que la reforma energética bajaría los precios de la gasolina, energía eléctrica y gas doméstico, entre otros. Hoy es todo lo contrario: hasta la industria que decían era de los mexicanos, nunca lo fue y no lo es.
Luego entonces se espera que, como señalamos en una entrega anterior, las instituciones educativas abran carreras acorde a las necesidades de esas empresas que se van a asentar en la Zona Económica Especial, así como que la iniciativa privada campechana, interesada en ser proveedor o prestadora de servicios, empiece a invertir en capacitación, porque no más no se les da, la siguen viendo como un gasto.
Sería lamentable que, una vez más, nos quedemos de espectadores.

Lo que se dice…

En la calle el sarcasmo anda a flor de labios.
A la foto que subió el secretario de Desarrollo Económico, José Domingo Berzunza Espínola, semanas atrás con la coordinadora del Departamento de Tratados, Inversión e Innovación de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO), Lucía Cardini, que resultó no ser ella, sumándosele a la serie de cuentos que ha inventado y que son el hazmerreir de los funcionarios estatales, ahora le agregaron que se hizo realidad un vaticinio: se terminaría primero el edificio de la UNID que el Bazar Artesanal, y eso que el primero es mucho más grande.
Así es, ya está el nuevo edificio de la Universidad, no así los locales para los artesanos, cuya conclusión la llevan posponiendo desde octubre del 2017 con pretextos diferentes.
¿Cuántos cuentos más?

El INAH

Las disposiciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia son exageradas y alejadas de la realidad.
Por lo mismo casonas antiguas se siguen cayendo y lo seguirán haciendo, convirtiéndose en escombro mientras no cambien, no traten caso por caso, en lugar de generalizar.
Lo que están propiciando es todo lo contrario al objetivo de su reglamentación, acabando con un patrimonio importante.
No puede exigírsele a una familia de escasos recursos económicos que a una casa vieja, si la quieren rescatar, la hagan como estaba originalmente. La razón es que no tienen el dinero para hacerlo, quienes lo tenga, ahí sí no se pone a discusión.
¿Pero cómo le exiges a una familia humilde o clasemediera, que la puerta de madera que tenía sea reemplazada por una similar, cuando estás hablando de que mide tres metros de alto por uno de ancho, de buena madera y que no baja de 30 mil pesos?
¿O cómo le exiges que mantengan el ventanal y el protector de metal, que juntos cuestan cuando menos 30 mil pesos?
¿Cómo le haces si no tienes para las vigas y viguetas interiores del techo, pero a cambio te piden sean simuladas, que implica cuando menos otros 10 mil pesos en un solo cuarto?.
Súmele una puerta principal y dos ventanales exteriores, más las que dan al patio.
Todavía no llegamos al resanado y reboco de paredes, techos, pisos, adornos, entre otros, que resulta todavía más caro, porque son construcciones enormes, requieren de un tratamiento especial y la mano de obra es lo que sigue de caro.
Siendo moderados, se gasta cuando menos 300 mil pesos, muy difíciles en estos tiempos de tener.
Con tanto requisito, tanta recomendación, que ata de pie y manos a los propietarios, cuando menos a la mayoría, el INAH no deja otra opción que dejarla caer, aun con las mejores intenciones de rescatar el patrimonio, de mantener vivo el recuerdo de los papás, de la infancia que allá transcurrió.
El Instituto debe empezar a suavizar sus normas y a modificar su reglamento. No es lo mismo exigir a una institución u organismo público, que dispone de un presupuesto venido del erario, a un particular cuyos recursos son limitados. Allí debieran poner a funcionar el criterio y ser flexibles.

En pocas líneas

LOS CANDIDATOS A alcaldes debieran empezar a demostrar sus deseos de servir, si es que los tienen. Laura Luna García, la candidata de la coalición PRI-Verde-PANAL para Escárcega, puso un buen ejemplo al ponerse a limpiar calles con su equipo de campaña. Estas acciones también dan voto y mandan un mensaje positivo al electorado…QUIENES DIGAN que no se puede bajar el precio de la gasolina mienten; lo hacen porque son beneficiados con vales o porque algún interés los une. Bájenle tres pesitos al IEPS y verán que sí se puede…LOS POLICÍAS VIALES están más dedicados a infraccionar a quienes se estacionan en rayas amarilla, que a quienes se la pasan hablando o mandando mensajes por el celular, lo que resulta peligroso y provoca accidentes casi todos los días. Si se paran unos 15 minutos en una esquina del Centro Histórico de San Francisco de Campeche, se darán cuenta de que la mayoría de los conductores viene usando el teléfono. Hagan la prueba…QUIEN TAMBIÉN viene haciendo una buena campaña es el candidato a diputado federal por el Primer D istrito, Jorge Chanona Echeverría…

  • OPINIONES
error: Content is protected !!