Loading

Siempre hay otros: La vida y las sociedades humanas

Sufrimos más con lo que nos imaginamos, que con lo que en realidad sucede.
Pilar Morey Bulbena

Por supuesto que es mejor el ahora que el mañana. La frase para hacer después las cosas es inevitable que puede quedarse en el tintero de las inoperancias; quizá los mexicanos por ello no sobresalimos más allá del primer recuadro.
Estamos ante la definición casi perfecta del filósofo español Daniel Innerarity, que afirma: “Una sociedad indignada prefiere votar a quien le administra su rabia; en lugar de votar a quienes les prometen solucionar sus problema”.
Y nos ubicamos en México ante esa inminente posibilidad, que no debe asustarnos, por más videos y mensajes de texto que recibimos. El criterio en la madurez es uno solo, definimos el mañana en el ahora, los arrepentimientos y las frustraciones no nos colapsarán como en 1998.
Necesitamos personas que se quejan menos en las sociedades actuales, brindándose en el esfuerzo compartido, criticando lo menos posible, horas muertas en la ociosidad, sin aportaciones en ningún sentido.
Construir y contribuir en lugar de destruir; en sentido contrario, nada tiene un final feliz, y es que la felicidad es parte de ese rompimiento de la rutina.
Resolver en la suma de ideas, no en las confrontaciones por el uso y abuso del poder político, ese que se presta para servir en la confianza, en las sumatorias de una vida en el servicio público para los ciudadanos, aquellos que les urge resolver, en lugar de ser envueltos en el marasmo del mañana lo vemos.
La política es una forma de vida también, que va junto con pegado con quienes adoptan criterios únicos, con variables a favor de los que disienten, y someten a consulta en foros los temas que intentan superar con ello las diferencias.
El desgaste natural en los años en los cargos públicos contrasta con la diferencia de las nuevas generaciones, inmersas en las redes sociales, donde existe un público cautivo, el más inventado, máquinas que responden al pago para satisfacer egocentrismos.
Estamos ante una posible renovación de la mal llamada clase política, donde no caben todos, y se simulan pleitos en las cofradías para al menos intentar no pasar desapercibidos al perder, porque la pluralidad impera por encima de la dádiva.
Ante el nuevo rostro de las sociedades humanas del siglo XXI, no le creemos a las tendencias, dudamos de la veracidad del embrujo seductor de un INE esquivo, millonario por nuestros impuestos, y sumiso ante un Tribunal Federal Electoral que le ha dado severos reveses, por el desconocimiento de las leyes electorales.
Vaya lío tener que pagar ahora también 120 millones de pesos, por un error, involuntario creemos entender, de empleados del INE con los votos de connacionales en el extranjero y su destino final, que quizá no cuenten, ni marquen una diferencia para levantarle la mano al próximo presidente de México.
Y la graciosa huida del Bronco, sin caballo o con caballo, millonarios recursos y uso de servidores públicos de Nuevo León para recabar las firmas, esas que lo hicieron candidato, para abandonar la responsabilidad como independiente que le confirió el pueblo neolonés, y ahora con las manos en la masa solo una multa insignificante. Nada hoy es un delito grave, es irrisorio, lamentable.
La democracia debe irse perfeccionando, no permitiendo los consabidos excesos de los que delinquen con relativa facilidad.
Basta ya de tanta queja sin eco, de convocar al voto inútil que no llegará a las boletas electores. Somos flojos, no participamos para competir de mejor manera, transparente, sin juegos perversos de corruptelas.
Los programas sociales cada vez se blindan más, no son asistencialistas en su inmensa mayoría, porque la inversión debe hacerla cada beneficiario. Ahí es donde deben cambiar los criterios de los recursos empleados para salir de la pobreza extrema.

En primera línea

Veracruz con ruido innecesario, una golondrina no hace veranos, los implicados en posibles desfalcos o irregularidades ya estaban. Llama la atención la reactivación de los procesos en pausa prolongada hasta antier.
Inglaterra y México en un proceso de extradición, con claros tintes de conflicto de intereses, más entre el primero y segundo lugar por la gubernatura veracruzana.

  • OPINIONES
error: Content is protected !!