Loading

Meade, el candidato de las propuestas

Al igual que los anteriores, el tercer debate dejó a los mexicanos con ganas de más

Los candidatos presidenciales pusieron sus cartas sobre la mesa; pidieron la confianza de los mexicanos para sus respectivos proyectos, aunque José Antonio Meade, más centrado, solicitó un voto razonado, reflexionado, porque está en juego el desarrollo del país por los próximos seis años, al concluir el tercer debate presidencial a 19 días de la jornada electoral del primero de julio.
Al igual que en los anteriores debates, los mexicanos se quedaron con ganas de más, a pesar de que los cuatros presidenciables hicieron más propuestas, sobre todo el aspirante de la coalición “Todos por México”, aunque continuaron con las acusaciones entre ellos; “El Bronco” haciéndose el chistoso y López Obrador presumiendo su primer lugar en las encuestas y que ni con este debate sus contrincantes van a remontar los 30 puntos de ventaja que les lleva.
Este tercer debate estuvo divido en tres bloques, con los temas “Crecimiento económico, pobreza y desigualdad”; “Educación, ciencia y tecnología”, y “Salud, desarrollo sustentable y cambio climático”, con preguntas que los propios mexicanos formularon a través de redes sociales y unos candidatos sentados en mesa redonda, con unos moderadores que en todo momento los interrumpieron.
El encuentro organizado por el INE se realizó en el Gran Museo del Mundo Maya de Mérida, Yucatán, y como en los dos anteriores debates, López Obrador siguió con su estrategia de comprometerse lo menos posible, no enfrentarse, escudarse en su posición en las encuestas y evadir posicionamientos claros y precisos, lo que obligó a José Antonio Meade y a Ricardo Anaya a ofrecer una posición más clara, mientras Jaime Rodríguez Calderón continuó con sus payasadas y hasta amenazar a sus rivales con meterlos a la cárcel apenas llegue a la silla presidencial. En contraparte, “El Peje”, en su actitud de amor y paz, señaló que no meterá a nadie al “bote”. “Ni siquiera a ti”, le dijo a Anaya.
Aprovechando su tiempo, López Obrador anunció más miembros para su gabinete: María Elena Álvarez, especialista en biotecnología, como directora del CONACYT, y a Jorge Alcocer como secretario de Salud, por su Premio Nacional de Salud 2015.
El panista Ricardo Anaya señaló que cuando sea presidente, Meade Kuribreña y Enrique Peña Nieto enfrentarán la justicia, pues se ya se pusieron de acuerdo con López Obrador para que gane la elección del próximo primero de julio.
Meade pidió que el INE investigue los recursos que López Obrador entregó a los damnificados del terremoto y Anaya le pidió al tabasqueño que renuncie a su candidatura, porque habla de corrupción y “es corrupto al beneficiar a sus propios constructores con contratos millonarios”.
En sus cierres, los cuatro candidatos pidieron la confianza de los mexicanos en sus respectivos proyectos. López Obrador dijo que está cerca una elección histórica para transformar al país y sacarlo del atolladero en que lo ha metido la mafia del poder.
El “Bronco” dijo que el 86 por ciento de los mexicanos considera que la selección de México perderá ante Alemania, “pero el Mundial no se ha jugado, ni la elección se ha realizado”, pidiendo que no voten por ninguno de los otros tres candidatos, “que son lo mismo; son quienes les han chupado su dinero y ya tenemos que jubilarlos”.
Anaya indicó que la mitad del país no quiere al PRI y la otra no quiere al “Peje”, exhortando a los mexicanos a salir a transformar al país, mientras que Meade Kuribreña fue más centrado al solicitar un voto razonado, reflexionado, porque está en juego el desarrollo del país por los próximos seis años.
Sin arriesgar más de lo que han hecho en los dos anteriores debates, los cuatro presidenciables abrieron su juego y los mexicanos tienen en sus manos la decisión de quién será el próximo presidente de México.  GK

  • CAMPECHE
error: Content is protected !!