Loading

Siempre hay otros: Tiempos suspendidos a destiempo

El ejemplo sea bueno o malo, tiene una poderosa influencia.
George Washington

El ayer debe quedar atrás lo más pronto posible; no olvidar las enseñanzas de un pasado rico en anécdotas, pero en las pinceladas del espacio de atención sobrellevar a cuestas tan sólo lo inaudito.
Estamos a casi nada de conocer lo que veíamos hasta hace muy poco muy lejos. Las preocupaciones aumentan en algunos sectores de una sociedad dividida, polarizada, pero también poco tomada en cuenta.
México como país no puede irse en lo natural del cauce de una sola idea, menos someter a consulta temas primordiales para el curso de una historia que no va a iniciar su construcción ni el primero de julio, ni el primero de diciembre próximos.
Los organismos financieros internacionales no perdonan deudas, menos a los países que tienen argumentos vía sus productos en venta para pagar, como el petróleo.
Vaya, que el tipo de cambio debiera ser una preocupación, porque todo se encarece, pero no estamos reparando en esas cifras; nos subimos con relativa facilidad en el tren de las suspicaces esperanzas a largo plazo, y no hay tiempo en el destiempo, suspendido si acaso dos horas el domingo pasado.
Tenemos que regresar muy pronto a la realidad que permea, a soportar el vendaval de las tempestades de la madre naturaleza, pero además cobijar con pulcritud y memoria lo que sigue.
Nadie hoy puede predecir lo que pueda sucederse el día de las presidenciales. Los encuestadores con todo y gato, que andan desatados con números en los altibajos, hoy callan por la sorpresa, lo casi irrealizable; solo unos cuantos soñaron, pero también dudaron de la victoria dominguera más platicada ayer lunes.
El INE deberá garantizar de manera muy clara los datos que se haga llegar el día de la elección. No deben haber dudas, menos adelantos en los pronunciamientos; ello podría desatar una gran crisis social en algunos estados del país, tan propensos a la mecha corta.
Sin nombre y menos apellidos, cada cual conoce su ámbito de competencia, sus responsabilidades. Los aspirantes o candidatos deberán someterse estos últimos días a un ambiente de tranquilidad en el discurso, de invitar a votar en libertad, no a la coacción del voto.
Hoy existen demasiadas quejas en la FEPADE por la supuesta compra de votos. La judicialización de los asuntos va en aumento, se tiene que seguir trabajando en las reglas subjetivas de la competencia política.
Y cómo nada es para siempre, el tiempo se va agotando para hacer campaña. A ocho días estamos de la veda total de todos los candidatos; descansaremos del bombardeo por todos los sitios de comunicación posibles.
Obviamente al no estar reglamentadas las redes sociales, los aspirantes tendrán que tener mucho cuidado con quienes están en sus casas de campaña, para no ser motivo de una posible sanción.
El acelere está ahora mismo en su máxima expresión. Circula un número incalculable de noticias falsas, que deberán probarse, porque eso desestabiliza a los indecisos, y crea una atmosfera de tensión y sobre todo de incertidumbre.
Abstenerse es tanto como anular el voto. Seamos corresponsables del México que tenemos la obligación de seguir construyendo en paz; no es posible hacerle caso a una golondrina que no hace verano.

En primera línea

El escándalo fue mayúsculo, tanto que el candidato presidencial oriundo de Tabasco tuvo que referirse a los dirigentes que frustraron la alianza en Campeche.
En Carmen hubo de todo el día del mitin: partidarios de Miguel del Carmen Vadillo Gutiérrez hicieron presencia y fueron confrontados por quienes simpatizan con Ramón Ochoa. El partido del Trabajo y Morena en fuerte agarrón, de pronóstico reservado el 1 de julio.

  • OPINIONES

Historia Previa

Barandilla: Contabilidad extracontable

Historia Siguiente

Siempre hay otros: Tolerancia cero
error: Content is protected !!