Loading

Siempre hay otros: Metamorfosis y tregua, sin embargo

Quien no es tentado no es probado, y quien no pasa por la prueba, no adelanta.
San Agustín

Un sueño de una vida mejor no está tras las fronteras de Norteamérica; quizá tampoco en algunas zonas del campo mexicano. Es innegable que las oportunidades se presentan con quien las busca, nada llega tocando nuestras puertas.
Dependiendo de las profesiones, si tenemos la salvaguarda de haber aprendido las lecciones de manera correcta. Además no todo es eso, hay quienes en el apego a los padres, hoy son triunfadores en sus espacios empresariales.
Nos han dividido en la política doméstica. Con la aprobación de las leyes electorales brotan como cascadas de agua en coladera en un chubasco los partidos políticos, que polarizan las ideas sanas y no miden las consecuencias de las confrontaciones por la lucha en el poder y su supervivencia económica.
Hoy estamos en México entre cuatro puntos cardinales, de tres colores y estatutos distintos el mismo número de aspirantes presidenciales, y uno en solitario de relleno, por las inoperancias de un sistema autónomo, que privilegie la honestidad.
Se reparten culpas a éstas alturas de las campañas políticas; efectivamente, faltan menos días, y los nervios invaden a algunos asesores; otros más disparan al aire literalmente, cuando han subido de tono los ataques contra suspirantes en zonas de riesgo.
La lucha es sorda; lo que se deja de decir también impactará. Los excesos a la larga tienen un alto costo, mucho más la mentira al no ser capaces de brindar las ofertas políticas disfrazadas de verdad.
Despertaremos el 2 de julio con un nuevo inquilino para Los Pinos, en una transición que no será tersa, sea cual fuere el electo por los mexicanos. El sistema electoral deberá resistir los embates del exterior y del interior; son mayúsculos los intereses de la otra mafia del poder, esa que permanece sumisa, pero al acecho de poder para joder al prójimo.
Cada tres años infinidad de personas mayores de edad sufren mutaciones, transformaciones políticas dignas de estudio, pero indignas a los ojos de los pensantes, porque la explicación es una sola; más poder para beneficios personalísimos.
Metamorfosis sin el sentido de la salvaguarda del respeto a los derechos de los demás, ante una estruendosa realidad que no asusta, pero donde tenemos la obligación de tomar nuestras precauciones.
No hay alarma por los desmanes que se puedan originar de un solo lado. Los resultados serán consecuencia de la cuenta ciudadana de los votos emitidos; además se ha ampliado la baraja para que haya menos nulos.
No es posible no plantearse una tregua, cuando los problemas de mayor envergadura nos abruman. Cada quien lleva agua a su molino y hasta se le recomienda que hacer al presidente en funciones.
Demasiados disparates, exclusión, desmantelamiento de lo creíble, y sin embargo, los cuatro afirman querer mucho a México, no a los mexicanos.
El discurso nos ha quedado a deber; las heridas abiertas desde los temas que ellos mismos han puesto en el debate nos embarra a todos. No todos somos corruptos, candidatos; hay dos tipos de mexicanos en este sentido, no hay transversalidad.
Muchos otros sueñan con un mejor país viviendo aquí, creciendo aquí, desarrollando potencialidades aquí, en suelo noble, donde las historias de vida dignas se suelen construir en silencio.
Los políticos no se retratan en los mismos espejos que el pueblo. Cada quien tiene sus objetivos, prioridades, pero también los acompañan los indeseables.

En primera línea

Podemos equivocarnos, todos los días algo no sale como lo planeamos, pero tenemos la obligación de asumir las consecuencias de nuestros actos. No se puede andar por el mundo como si nada pasara, y que seamos solo simples espectadores de procesiones de silencios. Hay que pronunciarse.

  • OPINIONES
error: Content is protected !!