Loading

El gigante Morena

El sentón duele y va a seguir doliendo durante años.
Llegó a las entrañas, pegó en la raíz.
Literalmente arrasó, como no había ocurrido en los últimos 30 años.

Nadie previó el tamaño del triunfo. Ni siquiera las cabezas del Movimiento Regeneración Nacional, como tampoco la dimensión de la derrota, que tiene al Partido Revolucionario Institucional agonizante y a cuatro más sin registro.
Sí, en contraparte, estaba clara la asunción a la Presidencia de la República de Andrés Manuel López Obrador.
No lo quisieron ver quienes no quisieron, ni quienes contendieron contra él, que hicieron nada para bajarlo de las preferencias. Se centraron en victimizarlo, en la cantaleta del “peligro para México”, que arrastran desde hace 12 años; en magnificar los errores que cometía y el efecto fue contrario: le allegaron más simpatías, le sumaron más votos, al grado que Enrique Peña Nieto lo aventajó con casi cinco millones en la elección de 2012 y en la del 1 de julio obtuvo 11 millones más, o sea 30 millones de votos.

Más información en la versión impresa…

  • OPINIONES
error: Content is protected !!